• Las consultas preventivas y de emergencia por eventos cardiovasculares disminuyeron 50%, de acuerdo con el presidente de la Sociedad Venezolana de Cardiología, José Miguel Torres Viera

Un infarto al miocardio puede ser una afección letal. Usualmente por costumbre o miedo los venezolanos acudían a Emergencias inmediatamente cuando tenían sospechas de un ataque al corazón. Con la pandemia por covid-19 eso cambió. 

José Miguel Torres Viera, presidente de la Sociedad Venezolana de Cardiología (SVC) estimó que las consultas preventivas y por eventos cardiacos se redujeron 50% en comparación con otros años. El cardiólogo aseguró que esta cifra es alarmante. 

blank
La pandemia ha sido algo tan sorpresivo y de tal magnitud que ha distraído a las personas que requieren atención de la patología cardiovascular, que sigue siendo la primera causa de muerte en el mundo. Esta disminución de las consultas va a tener una repercusión a largo plazo sin duda”, dijo Torres en entrevista para El Diario.

El especialista explicó que la mayoría de los infartos deben ser tratados con un cateterismo de emergencia, debido a que estos eventos suelen ocurrir por la obstrucción de una vena coronaria.

Sin embargo, el médico alegó que los pacientes que presentan estas afecciones están consultando con 24 o 48 horas de retraso por miedo a contraer covid-19 en un centro de salud. 

Cateterismo

Es un procedimiento que consiste en introducir una delgada sonda llamada catéter hasta el lado derecho o izquierdo del corazón desde un brazo o desde la ingle. Este procedimiento permite hacer un estudio del flujo de sangre y paralelamente tratar las obstrucciones de vasos sanguíneos.

“Estos retrasos hacen que ahora los cardiólogos veamos complicaciones que no veíamos antes, porque la enfermedad crónica ha evolucionado y sus consecuencias son mayores”, detalló el especialista. 

Día Mundial del Corazón. En el año 2000, la Organización Mundial de la Salud declaró el 29 se septiembre como Día Mundial del Corazón, con el objetivo de impulsar campañas de prevención y control de enfermedades cardiacas durante esta fecha.

Un obstáculo al que se pueden enfrentar los pacientes con enfermedad cardiaca crónica es la falta de camas en los hospitales. Esto debido a que hay una sobredemanda de atención para personas con covid-19. 

Esto podría evitar que un paciente con infarto o ACV sea admitido en un centro de salud y prolongar la espera de atención clínica. 

Un miedo justificado

Torres explicó que el miedo al coronavirus por parte del paciente cardiaco es comprensible, debido a que los medios de comunicación y especialistas en salud advierten que personas con condiciones de salud crónica pueden desarrollar síntomas más graves al contraer covid-19. 

blank
Nosotros no podemos contener el miedo de las personas porque de verdad esta enfermedad es algo muy grave y lamentablemente terminamos nadando en un mar de inseguridades”, agregó el médico.
Trombosis venosa profunda. Ocurre cuando se produce un coágulo de sangre en una o más venas profundas del cuerpo. Generalmente aparece en las piernas.

El cardiólogo indicó que el covid-19 desestabiliza la enfermedad cardiovascular y aumenta la posibilidad de que aparezca trombosis venosa profunda. Recomendó no suspender los tratamientos indicados para esa condición. 

“Aunque los pacientes con enfermedad cardiaca crónica tienen más posibilidad de sufrir complicaciones por covid-19, la mayoría de ellos salen satisfactoriamente de la enfermedad”, añadió. 

El especialista advirtió que el coronavirus puede causar una lesión cardiovascular, pero estos son casos muy poco frecuentes. 

La cuarentena y el sedentarismo 

La cuarentena como medida preventiva es una aliada para combatir el covid-19. No obstante, que se haya prolongado por tanto tiempo no es beneficioso para la salud. 

El cardiólogo aseguró que la necesidad de cumplir con las tareas de la nueva normalidad lleva a las personas a estar más tiempo sentados y frente a las pantallas. Esta falta de movimiento físico podría ser muy dañina para la salud cardiovascular. 

blank
Dos variables muy importantes que los cardiólogos debemos evaluar es la cantidad de actividad física y el aumento de peso. Cuando las personas están resguardados en sus hogares por recomendación médica disminuye potencialmente ese movimiento y en consecuencia hay un aumento de peso”, aclaró Torres.

El vocero de la SVC detalló que estos dos factores producen mayor inflamación en las venas, resistencia a la insulina, deterioro en la función endotelial de los vasos, trastorno de lípidos en la sangre, descontrol de la presión arterial y aumentos en la demanda del trabajo miocárdico. 

¿Cómo mejorar la salud cardíaca?: 

  • Moverse más frecuentemente dentro de casa 
  • Crear una rutina de ejercicios adecuada 
  • Disminuir el tamaños de las porciones de los alimentos 
  • Reducir el consumos de carbohidratos y azúcares refinados 
  • Monitorear los cambios de peso

Emociones a flor de piel

Un aspecto que ha caracterizado a la pandemia es los efectos que tiene en las emociones. El aislamiento voluntario u obligatorio da una sensación de soledad que podría convertirse en depresión. Estos trastornos también pueden ser detonantes de eventos cardíacos.

“Lamentablemente esta falta de contacto, padres que pasan tiempo sin ver a sus hijos o abuelos sin ver a sus nietos incrementa el riesgo de causar depresión y en consecuencia un importante riesgo cardiovascular”, argumentó el cardiólogo.

El especialista comentó que la mayoría de los infartos ocurren en fechas asociadas a momentos tristes o de melancolía como el aniversario de la muerte de un familiar. En el mundo, gran parte de estos eventos suceden en Navidad o Año Nuevo.

¿Sirve la telemedicina cardiológica?

Especialistas atentos para tratar una dolencia cardiovascular
Foto referencial

José Miguel Torres Viera indicó que la telemedicina tiene sus aspectos positivos y negativos. Insistió en que es una modalidad de consulta que llegó para quedarse. 

blank
Sin duda es una forma muy práctica de mantener comunicación médico – paciente, porque disminuye los costos operativos y no tiene limitaciones en el tiempo ni en la distancia. A pesar de eso la consulta presencial es muy importante y es difícil de reemplazar”, aclaró.

El cardiólogo señaló que la telemedicina puede ser una herramienta para seleccionar qué pacientes ameritan consulta presencial y cuáles pueden monitorear a distancia. 

El presidente de la Sociedad Venezolana de Cardiología resaltó la importancia de no dejar de lado la prevención del coronavirus y de otras patologías. Insistió en que los chequeos médicos no deben suspenderse, pero sí realizarse con todas las medidas de bioseguridad posibles. 

El especialista advirtió que si no se atiende la salud cardiovascular en el contexto de la pandemia, las consecuencias podrían ser muy graves y reflejarse en una ola complicaciones que serían mucho más difíciles de atender a largo plazo. 

Lo mismo ocurre con los accidentes cerebro vasculares (ACV). El paciente con ese evento necesita recibir en las primeras cuatro horas una sustancia antitrombótica que impide que el accidente llegue con fuerza al cerebro. 

Noticias relacionadas