• Factores en la oferta y demanda siguen apuntalando el precio del dólar, por lo que la divisa estadounidense se afianzará a final de año como unidad de medida y medio de pago

Venezuela galopa y con fuerza hacia una economía multimonedas, con una tasa de cambio oficial para el dólar que desde el pasado viernes 25 de septiembre superó el salario mínimo, al ubicarse en 414.379 bolívares, monto que con los ochos ceros que le quitaron por reconversión monetaria de 2008 y 2018 se traduciría en Bs 41.437.900.000.000 (cuarenta y un billones cuatrocientos treinta y siete mil novecientos millones de bolívares). 

Así, la unidad monetaria del bolívar encuentra pulverizado su poder de compra. El economista Luis Zambrano explica en entrevista para El Diario que, con la devaluación del bolívar, se seguirá afianzando el uso del dólar para las transacciones y como unidad de cuenta y reserva de valor, así como otras monedas como el euro y el peso colombiano. Sin embargo, afirma que el bolívar se preservará para transacciones menores y vía electrónica. 

“La razón es porque en Venezuela el Estado (…) sigue siendo un agente importante en términos relativos en la economía. El régimen sigue dependiendo del financiamiento monetario y como el Banco Central de Venezuela (BCV) solo puede producir bolívares, entonces seguirán pagando sueldos y salarios en bolívares, haciendo transferencias monetarias a través de sus programas de subsidios en moneda nacional”, afirma. 

Economía venezolana se hundirá más en lo que resta de 2020 | Foto cortesía

“Nueva estrategia”

Y es que, en términos relativos, el régimen de Nicolás Maduro depende más que nunca del financiamiento monetario en la medida que los ingresos fiscales petroleros han desaparecido y la tributación del Impuesto sobre la Renta (ISRL) se ha reducido por la contracción de la economía interna, que desde 2014 ha caído en más del 70%, según Zambrano. 

“Eso se traduce en una erosión significativa de la base de tributación y por lo tanto de la recaudación impositiva”, sentencia.

Por esa razón, la estrategia que aplicó el régimen, ante la caída de los ingresos y en vista del repunte de la hiperinflación en 2018 y 2019, fue tratar de reducir el crédito bancario al mínimo, subiendo el encaje legal a casi 100% para evitar un impacto mayor en la inflación. 

La nueva emisión de bolívares se hace por la vía de expansión de la base monetaria, fundamentalmente financiamiento monetario del Banco Central de Venezuela, y redujeron al mínimo el multiplicador bancario. Entonces, la expansión de la liquidez es explicada casi un 100% por la expansión de la base, porque los bancos dejaron de crear dinero vía crédito”, dice el economista.

Repunte del dólar

Zambrano explica que los factores de oferta que mantendrán el incremento del dólar en lo que resta del año también serán los mismos que han venido acrecentando la tasa de cambio en los últimos meses. Por un lado, la caída significativa en el ingreso de divisas producto de la baja de los ingresos petroleros, y por otro la reducción en el nivel de reservas internacionales que deja al BCV sin capacidad para intervenir en el mercado a través de la manipulación en la oferta de divisas del mercado paralelo. 

Según estadísticas del BCV, para el cierre de la cuarta semana de septiembre de 2019 las ya mermadas reservas internacionales de Venezuela se ubicaban en 7,9 millardos de dólares, mientras que para el mismo periodo de 2020 cerraron en 6,3 millardos de dólares, una reducción de 20%.

Otro factor coyuntural que ha apuntalado el precio de la divisa ha sido el descuento aplicable a los requerimientos de encaje que debe cumplir la banca, establecido a través de una circular conjunta entre el BCV y la Superintendencia de las Instituciones del Sector Bancario (Sudeban), que establece que se descontará un  monto  equivalente a Bs 30 billones a los requerimientos de  encaje  totales a partir del 18 de septiembre de 2020 y hasta el 17 de septiembre de 2021.  

Circular Metodología de Cál… by El Diario

La medida fue malinterpretada, según el economista Zambrano,  porque consideraron que por reducción de encaje se iba a producir una expansión del crédito y que con el financiamiento de la banca se iba a presionar el mercado de divisas.

La figura que utilizó el BCV fue una exoneración parcial y de una sola vez de una parte del encaje. Se creó un espacio allí (…) de expansión de crédito bancario ciertamente, pero que el gobierno (régimen de Maduro) espera utilizar para su propio financiamiento a través de colocación de bonos o papeles sobre los mismos bancos”, detalla el también analista financiero.

Una alternativa

Por su parte, el economista Víctor Álvarez cree que la reciente medida de liberar Bs 30 billones semanales de 90% de las captaciones del público, que los bancos están obligados a congelar bajo la figura del encaje legal, sí permitirá reactivar los préstamos a la producción y el consumo, pero también se convertirán en dólares para proteger su poder de compra. 

“Adicionalmente, esto tiene un impacto inevitable sobre los préstamos en bolívares que están indexados a la tasa de cambio”, aseveró Álvarez durante una entrevista para El Diario.

Así, reitera el economista, “la mayor demanda de divisas ejercerá una presión de la tasa de cambio, que aumentará mientras el BCV emita dinero a empresas públicas y a Pdvsa para pagar nóminas a proveedores y contratistas, quienes también se protegerán de la hiperinflación comprando divisas”.

Esa dinámica mantendrá una parte de la economía funcionando en bolívares, pero la transacción del sector privado de la economía, tanto formal como informal, es medida en dólares. Por tanto, la divisa estadounidense como unidad de medida y como medio de pago irá creciendo.  

Noticias relacionadas