• La reactivación de actividades como el comercio y el turismo han impulsado el uso de estos dispositivos en varias naciones, pero los expertos sugieren que se dé prioridad al lavado de manos y al uso de mascarilla. Foto: Omar Prieto, gobernador de Zulia

Con la expansión el covid-19 por el mundo surgió la necesidad de crear herramientas para combatir la pandemia. Mantener la higiene personal y la limpieza de los espacios es una prioridad en esta lucha. 

En establecimientos comerciales y turísticos de todo el mundo se han implementado túneles y cabinas de desinfección para contribuir con esa higiene. Sin embargo, expertos aseguran que su uso no es tan beneficioso como aparenta. 

¿Qué es una cabina desinfectante?

Son estructuras en forma de cabina, túnel o arco que rocían a las personas desde diferentes ángulos con productos sanitizantes. Estas sustancias están compuestas por alcohol, cloro o amonio.

Varios médicos venezolanos se han pronunciado con respecto a estas estructuras. Los especialistas insisten en que la instalación de estos dispositivos no ayudan realmente a la erradicación del virus. 

blank
Esas son medidas efectistas para aparentar y mostrar que se está haciendo algo, pero científicamente no tienen ningún impacto”, aseguró el epidemiólogo Luis Echezuria, en entrevista para El Diario.

De acuerdo con el especialista, pasar por estas cabinas puede darle una falsa sensación de seguridad a los ciudadanos, por lo que podrían dejar de seguir medidas de prevención que son mucho más efectivas como el lavado de manos y el uso de mascarilla. 

El motivo por el que estas desinfecciones no reducen el riesgo de contagios es que solo ocurren de forma superficial y la transmisión del virus se da principalmente cuando alguien contagiado expulsa gotículas de fluidos al toser, estornudar o hablar. 

Las pequeñas gotas pueden entrar al organismo a través de ojos, nariz y boca, por lo que para ambos casos es recomendado el uso constante de mascarillas. 

La Organización Panamericana de la Salud (OPS) señaló, en un documento sobre estos dispositivos, que para que el producto desinfectante logre eliminar el virus debe entrar en contacto con él por más de cinco minutos, lo que no ocurre en los túneles sanitizantes. 

Efectos adversos

Echezuría explicó que el uso de las cabinas de desinfección tendría algunos efectos secundarios como alergias y afecciones de la piel. 

La Organización Mundial de la Salud (OMS) sugiere que rociar sustancias desinfectantes sobre las personas puede perjudicar su salud. El organismo internacional indica que el contacto con estos químicos causaría irritación ocular o cutánea. 

Por su parte, la Organización Panamericana de la Salud (OPS), dirigida a las políticas de salud de la región, emitió un comunicado en el que advierte que la exposición en las cabinas sanitizantes podría afectar la vía respiratoria y la digestiva.

El organismo indica que este tipo de limpiezas pueden realizarse en superficies inanimadas que no estén cubiertas de polvo, de lo contrario no funcionará la desinfección. 

Posiciones internacionales 

Ante la popularidad que adquirieron los túneles y cámaras de desinfección, las autoridades de salud de varios países se pronunciaron con respecto al uso de estos dispositivos. 

blank
Si bien es una iniciativa con buena intención, no cuenta con evidencia científica que haya evaluado los potenciales riesgos sobre la salud ni tampoco con estudios que respalden su efectividad», aseguró Adriana Estrada, subdirectora de Salud Ambiental del Ministerio de Salud y Protección Social de Colombia en un comunicado.

El texto de la institución colombiana surgió luego de que se comercializaran en esa nación productos que garantizaban eliminar 99% de los virus, reseñó el portal Colombia Check. 

El Ministerio de Salud de Colombia también publicó una guía en la que recomienda erradicar el uso de sistemas de aspersión de productos desinfectantes. 

En Perú, el Ministerio de Salud advirtió que los túneles de sanitización son ineficaces en la eliminación del coronavirus y que causan irritaciones en ojos y piel. Sin embargo, la contraloría de ese país detectó que 27 municipios invirtieron recursos en estos dispositivos para espacios públicos y mercados. 

«Si estos túneles rocían alcohol, puede resultar irritante para la persona; si expulsan lejía, entonces tendría un efecto corrosivo y en caso de que expidan amonio cuaternario, que es un componente químico de uso hospitalario, podrían dañar la piel o los ojos. Además, el sistema aspersor de varios de estos túneles puede favorecer la diseminación de agentes infecciosos», dijo Elmer Quichiz, director ejecutivo de la Dirección General de Salud Ambiental al portal Salud con Lupa.

Otros métodos de desinfección falibles 

La sanitización de espacios abiertos como plazas y parques tampoco representan un apoyo en la lucha contra el coronavirus, debido a que puede tener el mismo margen de error que las cabinas de desinfección. 

La OMS no considera las calles y aceras como reservorios del covid-19, por lo que no recomienda gastar recursos en su desinfección. Además, señala que en espacios con áreas verdes es poco probable lograr la limpieza de toda la materia orgánica. 

El organismo insiste en que la suciedad ya presente en las calles desactiva el desinfectante, lo que hace esta práctica ineficaz. 

blank
La pulverización de desinfectantes, incluso al aire libre, puede ser nociva para la salud de las personas y causar irritación o daños en los ojos, las vías respiratorias o la piel”, añade la institución internacional.

Expertos nacionales e instituciones internacionales coinciden en que las medidas básicas de prevención son las mejores aliadas en la protección contra el coronavirus. El distanciamiento físico, el lavado de manos y el uso de tapabocas se mantienen como los principales factores de protección durante la pandemia. 

Noticias relacionadas