• El 20 de octubre de 2020 al Padre José Manuel de Jesús Ferreira lo asesinaron en San Carlos, estado Cojedes. La Iglesia católica ha sufrido en los últimos años el asesinato de varios clérigos por la inseguridad en Venezuela

La misa vespertina del 20 de octubre de 2020 en la iglesia San Juan Bautista, ubicada en San Carlos, estado Cojedes, había terminado. Los feligreses se disponían a salir del recinto luego de haber escuchado la plegaria del sacerdote José Manuel de Jesús Ferreira. El presbítero salió a caminar por los alrededores de la iglesia. En ese momento, mientras algunos residentes de la zona lo acompañaban en la caminata, un grupo de delincuentes, pistola en mano, lo interceptaron para robarlo. Ferreira se resistió al asalto y, ante la negativa, los delincuentes le dispararon varias veces hasta matarlo.

Los feligreses, que habían escuchado minutos antes el cántico religioso de la voz de José Manuel Jesús de Ferreira, fueron testigos del asesinato. Según el informe presentado por el Observatorio Venezolano de la Violencia en el año 2019 el estado Cojedes tuvo 50 muertes violentas por cada 100.000 habitantes. Por su parte, Martín Garza, coordinador del Observatorio Cojedeño de la Violencia, informó que el padre José Manuel de Jesús Ferreira se convirtió en la víctima 113 de la delincuencia en la entidad en el transcurso de este año. 

La sociedad cojedeña mostró su consternación ante el asesinato de un ciudadano querido por todos. Muchos se acercaron la tarde de este 21 de octubre a las inmediaciones de la iglesia San Juan Bautista para mostrar sus condolencias. La eucaristía velatoria del padre José Manuel de Ferreira se realizará en la iglesia Inmaculada Concepción, Catedral de San Carlos. 

Monseñor Polito Rodríguez Méndez, emisario de la Arquidiócesis de Cojedes, publicó un comunicado a través de las redes sociales de la organización para demostrar su pésame y acompañamiento. “Dejamos en manos de Cristo Juez y Señor este acontecimiento. Del mismo modo las autoridades competentes ya están realizando su trabajo”, puntualizó.

Sacerdotes asesinados en los últimos años

El más reciente asesinato provocó distintas reacciones en la sociedad venezolana. El 22 de enero de 2020 hallaron en una zona boscosa del poblado de Rubio, ubicado en el estado Táchira, el cuerpo del presbítero Jesús Manuel Rondón Molina. Un joven de 17 años de edad confesó el asesinato ante las autoridades. Declaró que el sacerdote abusó sexualmente de él durante cuatro años y lo amenazó de abusar sexualmente de su hermano de 10 años de edad. Ante la situación el joven decidió secuestrar a Molina y, luego, asesinarlo. 

En ese momento la Conferencia Episcopal Venezolana (CEV) emitió un comunicado de doce puntos en el cual repudió el delito del sacerdote, al mismo tiempo, condenaron la acción violenta escogida por el adolescente. Además, reconocieron las denuncias presentadas anteriormente contra Molina, que estaba siendo investigado por la organización clerical. Tenía prohibido el trato con menores de edad durante la investigación. 

El 9 de julio de 2018 al sacerdote Irailuis José García Escobar, de 38 años de edad, lo asesinaron en la ciudad de Barquisimeto, estado Lara. Al llegar a la casa parroquial fue interceptado por varios delincuentes de la zona para robarle la camioneta. Escobar se resistió al robo y murió. El Cuerpo de Investigaciones Penales y Criminalísticas (Cicpc) capturó al asesino, Rainer José Rodríguez Ramírez, ese mismo día en una persecución donde resultó herido un funcionario de ese organismo. 

Foto: Irailuis Escobar

El 16 de octubre de 2014 el sacerdote Jesús Erasmo Plaza de 79 años de edad y Luis Heriberto Sánchez de 84 años de edad, del Colegio Don Bosco de la ciudad de Valencia, estado Carabobo, fueron secuestrados en sus habitaciones por dos menores que los apuñalaron hasta la muerte. Los asaltantes tenían 13 y 15 años de edad respectivamente en ese momento.

“Como hacia la medianoche, se metieron a la residencia de los salesianos del Colegio Don Bosco de Valencia dos atracadores. Mataron a mansalva en sus habitaciones al sacerdote Jesús Plaza y al hermano Luis Sánchez”, comunicó el presbítero Luciano Estefani.  

Foto: cortesía

En el suceso resultaron heridos los sacerdotes David Rafael Hernández y José Luis Salazar. Ambos atestiguaron ante el Cicpc que, luego del doble homicidio, los jóvenes se llevaron computadoras portátiles, teléfonos celulares y vasos consagrados. 

El 17 de febrero de 2013 asesinaron al presbítero José Ramón Mendoza Vasquéz de 45 años de edad en la ciudad de Barquisimeto. Mientras el semáforo de la avenida Ribereña estaba en rojo un grupo de delincuentes salió de la maleza a los lados de la vía para asaltarlo y, posteriormente, asesinarlo dentro del vehículo. 

En los últimos años varios sacerdotes han sido asesinados en el país por la creciente violencia social. El caso de José Manuel de Jesús Ferreira es uno de los tantos que han pasado en los últimos años. Todavía los responsables del asesinato no han sido detenidos por los organismos competentes. 

Noticias relacionadas