• Arnaldo Machado, médico de Tiburones de La Guaira, indicó a El Diario que para iniciar el campeonato el Estado llevará el control de las pruebas PCR a los peloteros. También confirmó que Caracas, Maracay y Valencia son los escenarios planteados como sedes burbuja | Foto: ESPN.com

Pareciera que existe una carrera contrarreloj para que se escuche la voz de Play Ball en Venezuela. A pesar de que el régimen de Nicolás Maduro anunció que el 15 de noviembre sería la fecha de inicio para el campeonato, hasta la fecha, se mantiene un silencio sepulcral en la Liga Venezolana de Beisbol Profesional (LVBP).

Debido a la pandemia por covid-19, las medidas de bioseguridad son claves para abrir el telón del circuito. Arnaldo Machado, médico de Tiburones de La Guaira, explica que para inaugurar la campaña en la LVBP primero se debe realizar pruebas a los peloteros y luego aislarlos en una locación burbuja.

La LVBP viene trabajando desde hace varios meses en todo lo que tiene que ver con el protocolo de seguridad y la logística para la temporada. Ese protocolo se basa en el que armó la Major League Baseball (MLB). Lo que se hace es copiar y personalizar un modelo que terminó siendo exitoso”, afirma Machado en exclusiva para El Diario.

El sistema burbuja consiste en mantener aislados a los jugadores en un grupo cerrado. Eso garantiza que haya la menor cantidad de contacto posible con algún contagiado, de manera que los picos de infección sean mínimos y se proteja la salud de los involucrados.

“Los peloteros se trasladaban del hotel al estadio y del estadio al hotel en las Grandes Ligas, sin tener ningún tipo de visita. Eso es lo que se está planteando en la LVBP. Si se cumple, habrá una temporada exitosa. No podemos improvisar ni saltar tiempos”, comenta el médico de Tiburones.

Locaciones burbuja

Foto: LVBP.com

Machado confirmó que Caracas, Maracay y Valencia son los escenarios planteados como sedes burbuja. Sin embargo, la LVBP está a la espera de que la la Oficina de Control de Bienes Extranjeros de Estados Unidos (OFAC) levante las sanciones contra Tigres de Aragua y Navegantes del Magallanes.

Magallanes y Tigres están vetados, no cuentan con el visto bueno de la OFAC para incorporar a su personal que hace vida en las Grandes Ligas y sus filiales, debido a que son organizaciones vinculadas con gobernaciones y alcaldías relacionadas con Maduro.

“La LVBP está preparada para montar el sistema burbuja. En Venezuela ya se implementó para la Liga Futve y la Superliga de Baloncesto. La logística ya está armada, solo falta finiquitar algunos detalles”, manifiesta el galeno.

Independientemente de que no existe una decisión sobre la presencia de público en los estadios de beisbol, Nicolás Maduro pidió que se evaluara un protocolo para permitir un aforo de 30%. Esta medida se podría aplicar para el fútbol y el baloncesto.

Para Machado, el ingreso de público en la LVBP podría darse para el tramo final de la temporada burbuja, tal como ocurrió en la MLB.

“En las Series de Campeonato y en la Serie Mundial vimos una presencia limitada del público, con el uso de tapabocas, distanciamiento físico y grupos reducidos de personas. Recordemos que el virus tiene un comportamiento agresivo en espectáculos masivos”, plantea. 

Pruebas PCR en la LVBP

Foto: LVBP.com

El médico del equipo escualo confesó que el Estado se encargará de testear y presentar los resultados que arrojen las pruebas PCR en la LVBP.

“Como ente prestador de salud, el gobierno se reservó el derecho de llevar el control de los test de coronavirus. Eso se habló en una de las reuniones de la liga. El gobierno ofreció el número de pruebas necesarias para que haya un testeo de forma regular, por lo menos cada 48 horas. Esperemos que eso se cumpla”, dijo.

En caso de que un pelotero, gerente, técnico o árbitro dé positivo por covid-19, este se aísla de manera inmediata. Luego se testea o se hace un estudio epidemiológico con todas las personas con las que este haya tenido contacto, indica Machado.

Al contagiado se le hacen evaluaciones médicas de manera constante en el hotel o el sitio de aislamiento con pruebas PCR. Dependiendo de su condición, se decide trasladarlo o no a un centro asistencial”, complementa.

Considera que en las Grandes Ligas costó controlar el covid-19 en un principio, en vista de que no hubo entendimiento de los peloteros para respetar las normas de bioseguridad, pues el sistema burbuja fue violentado.

Estado físico de los peloteros

Foto: LVBP.com

Al especialista en traumatología le preocupa las condiciones en las que los peloteros se van a presentar para el comienzo de la LVBP. La mayoría están inactivos desde enero. Tampoco tuvieron actividad física porque los gimnasios estuvieron cerrados en los primeros meses de la cuarentena.

“Los equipos no enviaron trabajo físico. Algunos jugadores se contactaron con el cuerpo médico de manera voluntaria para ser monitoreados con algunas rutinas de trabajo. Ellos pudieron haber hecho ejercicio en la casa, pero tienen nueve meses sin batear, lanzar y llegar al timing”, argumenta Machado.

Según su criterio, el tiempo promedio de las prácticas en la LVBP es de 14 días. “Ahora la pretemporada podría reducirse a diez días y tendríamos otros cuatro para realizar las pruebas. Con este apuro, se podrían producir lesiones. Por eso se está manejando la aplicación de los rosters”, añade.

Para empezar con las prácticas, los peloteros que se realizarán las pruebas serán aislados. Si el resultado de la PCR da positivo, el jugador se mantiene en cuarentena y queda sin la posibilidad de ingresar al terreno de juego.

“Hay que entender que tenemos que seguir cuidándonos del covid-19. Los atletas están expuestos a presentar afecciones pulmonares y cardíacas por este virus. Aquellos peloteros que se contagiaron durante la cuarentena deben ser evaluados por cardiología, para saber el estado en el que se encuentran”, advierte.

Más allá de que el régimen confirmó el inicio de la temporada de beisbol en el país, la LVBP no se ha pronunciado al respecto. También se desconoce el calendario y la normativa para el torneo. “Esperemos que tengamos una temporada satisfactoria, en la que no se ponga en riesgo la salud de los jugadores”, sentencia Machado.

Noticias relacionadas