• Miles de peruanos salieron a las calles para exigir la salida del gobierno de transición que lidera Manuel Merino. La situación dejó dos muertos y la renuncia de varios ministros. Foto: EFE

La zozobra política en Perú alcanzó este sábado 14 de noviembre un punto álgido con una nueva y masiva movilización contra el gobierno de transición de Manuel Merino. La dura represión dejó al menos dos muertos que abonan tanto el sólido rechazo a su figura como su cada vez mayor debilidad.

Foto: EFE

Decenas de miles de peruanos marcharon por calles y avenidas de todo Perú en una movilización de rechazo espontánea. Fue coordinada tan solo a través de redes sociales. Sin líderes ni portavoces, muy diversa, mayoritariamente joven y con una dominante presencia femenina.

1. Dos muertos

En Lima, la marcha desató duras escenas de violencia y represión que se saldaron con dos fallecidos. Se trató de un joven de 25 años de edad con una herida por arma de fuego en la cabeza y otro de 24 años de edad con cuatro impactos de proyectiles de arma de fuego.

Foto: EFE

Merino, muy duramente criticado y expuesto como el ejemplo de la política que los peruanos quieren desterrar del país y por su pésima gestión de las protestas, tendrá que responder ahora ante una tragedia que solo servirá para solidificar la masiva oposición en su contra.

Foto: EFE

Hasta ahora el presidente transitorio no se ha pronunciado por estas muertes, pero sí lo hizo su antecesor, Martín Vizcarra. Lamentó los decesos y culpó directamente de ellas a “la represión de este gobierno ilegal e ilegítimo”.

Aún sin los jóvenes fallecidos, y más allá de los números, esta marcha marca un hito en la vida política de Perú. Ya hubiera supuesto una presión extra sobre Merino, que ha visto como algunos ministros han dimitido tras haber asumido el cargo hace dos días. También sus aliados en el Congreso que lo auparon a la presidencia comienzan a distanciarse de su gobierno.

Foto: EFE

2. Mayor fuerza

La movilización fue, si cabe, mayor que la que el jueves 12 de noviembre. En Lima volvieron a verse las mismas imágenes de apoyo masivo a las protestas en la céntrica plaza San Martín. Allí se congregaron más de 15.000 personas a las que añadir varios miles más que marcharon en otros lugares de la capital.

Tal y como en ocasiones anteriores, hubo graves disturbios en el entorno de la sede del Congreso de la República. El lugar estaba protegido por varios círculos de policías, con disparos de perdigones y bombas lacrimógenas.

Foto: EFE

Uno de esos disparos fue el que causó la muerte del joven.

Además, hubo varios heridos, algunos de gravedad. Esto según pudo verse en las transmisiones de televisión y a través de las redes sociales.

A falta de valorar aún el alcance de la represión, que la Defensoría del Pueblo calificó como “uso indebido de fuerza”, todo parece indicar que las escenas vividas en el corazón de la capital peruana tendrán consecuencias para un Ejecutivo muy cuestionado por su manejo con mano dura e intransigente de esta situación.

Foto: EFE

El carácter descentralizado y acéfalo de la protesta dejó también marchas y concentraciones menores, pero también muy nutridas, en prácticamente todos los distritos de la capital, donde los incidentes brillaron por su ausencia.

En el quinto día consecutivo, que la movilización congregara a un número mayor de personas parece ir en contra de las previsiones del gobierno, cuyos responsables estimaron que la gente “ya se cansaría” de protestar. Sin embargo acudió en masa pese a la amenaza de represión.

Foto: EFE

3. “Constitucionalidad”

Antes del inicio de las marchas, el nuevo presidente y su primer ministro Ántero Flores-Aráoz salieron a defender la “constitucionalidad” de su gobierno de transición. El mismo surgió tras un juicio político contra Vizcarra que contó con el apoyo de 105 de los 130 diputados del Congreso.

En su primera, y muy breve, aparición ante un medio de comunicación peruano Merino insistió en la tesis del Ejecutivo de no dar credibilidad a la movilización y no asumir los reclamos de la población.

Así, llegó a indicar que él prestaba “respaldo a la juventud” que protestaba, si bien interpretó de forma un tanto forzada que el clamor popular era por la situación económica y social causada por el covid-19.

Nada en la movilización de esta jornada permite sostener esa tesis, pues el principal reclamo ha sido la preocupación por la situación de la democracia en el país y subrayar la ilegitimidad del gobierno de Merino.

“Merino, NO eres mi presidente”, “Merino, el pueblo te repudia”, “No me representas”, “Merino usurpador” o, más crudamente, “Me orino en Merino” y “Fuera, mierda”, han sido los lemas recurrentes de estos días que se repitieron en la jornada de hoy.

Foto: EFE

4. Renuncias y escisiones en Perú

La presión hacia Merino y su gobierno, formado por técnicos y políticos de marcado carácter conservador y derechista, comenzó a llegar también por parte del Congreso de Perú, que puso al presidente en el poder pero que ahora parece responder a la exigencia ciudadana.

A los anuncios ya conocidos de que varias fuerzas que apoyaron la destitución de Vizcarra ahora evalúan hacer lo mismo con Merino si atiende el pedido de dimisión que ya llega de miembros de su propio partido, como el alcalde de Lima, Jorge Muñoz.

El vicepresidente del Congreso, Luis Valdez, que ejerce de manera interina las funciones de presidente del Congreso mientras Merino es presidente de la República, también exigió la renuncia del mandatario. Anunció una reunión de la junta directiva de portavoces para evaluar al renuncia de la mesa directiva del hemiciclo.

Foto: EFE

Si dimite la mesa directiva del Congreso, el parlamento deberá elegir una nueva de consenso entre las distintas fuerzas que asuma la Presidencia de Perú hasta las elecciones de abril de 2021.

Varios partidos ya retiraron este sábado su apoyo a una comisión parlamentaria que iba a seleccionar los candidatos para formar el Tribunal Constitucional. Un órgano clave en esta crisis y que el gobierno de Merino quería llevar a cabo pese a su carácter de transición y pese a que las elecciones generales que renovarán el Congreso se harán en menos de cinco meses.

5. Dimitir ¿Por qué?

Poco antes de la marcha, Flores-Aráoz declaró ante la prensa que pese a las protestas, que había dicho no saber a qué se debían, el presidente no pensaba dimitir por que muchos peruanos lo respaldan.

“Tiene millones de peruanos que lo respaldan. Lamentablemente están en sus casas. No los invitaría a salir”, dijo en declaraciones al Canal N.

Foto: EFE

Flores-Aráoz pidió “tranquilidad” y conversar con aquellos que se encuentran en contra de la sucesión presidencial, pues “la política es diálogo, no imposición”.

Las escenas tanto de unidad y objetivo común multitudinario para desbancar al gobierno de Merino como de violencia innecesaria e innegable, que fue transmitida en directo por medios de comunicación y redes sociales, hablan lamentablemente un intento de imposición, que los peruanos en las calles no parecen aceptar.

Con información de EFE

Noticias relacionadas