• Amenazados por la violencia y el hambre en el país, millones de venezolanos han tenido que dejar el territorio. El 22 de noviembre, 16 menores de edad fueron deportados de Trinidad y Tobago y permanecieron 48 horas en altamar y a la deriva. Estos son los últimos detalles sobre este caso. Foto principal: Reuters

Las autoridades de Trinidad y Tobago embarcaron en dos peñeros a 29 migrantes venezolanos para deportarlos a Venezuela. Algunos de los niños viajaban para buscar atención médica. Es el caso de Alicia, de 9 años de edad, quien posee una válvula en el corazón, y de su hermano Said, de 5 años de edad, quien sufre de un soplo en el mismo órgano. Ambos fueron expulsados junto a su madre, Nelisbeth Contreras, de acuerdo con una denuncia realizada por Félix Marcano, padre de los dos niños. 

Sus familiares pasaron dos días sin saber su paradero. Pudieron comunicarse vía telefónica con el grupo y avisaron que estaban en territorio venezolano, específicamente se encontraban en un caño del Orinoco en la costa del estado Delta Amacuro.

Horas después, en medio de una creciente presión de la opinión pública, la Corte Suprema de Trinidad y Tobago ordenó su retorno a la isla y fueron embarcados de nuevo hacia el archipiélago, donde se habían quedado sus familiares. 

Viajaron en las mismas balsas y llegaron el martes 24 de noviembre. Un día después su caso fue presentado bajo los procesos legales correspondientes. Un tribunal decidió la noche del miércoles 25 de noviembre que los venezolanos podían permanecer en Trinidad y Tobago hasta que se resuelva su proceso de deportación, dijo el abogado Gonzalo Himiob, director de Foro Penal.

El grupo de migrantes venezolanos fue enviado a una instalación oficial que sirve como “refugio” para cumplir con la cuarentena ante la pandemia de covid-19 y permanecerán en ese lugar por al menos 14 días hasta que la corte tome una nueva decisión sobre el caso.

Organizaciones internacionales condenaron el caso 

Amnistía Internacional solicitó al gobierno trinitario garantizar los estatus internacional para proteger a los niños y las personas que buscan refugio huyendo de la crisis venezolana.

Venezolanos en Trinidad y Tobago

Más de 40.000

venezolanos

50%

se encuentra en situación irregular

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) también mostró su preocupación por la situación y exhortó a Trinidad y Tobago a garantizar el ingreso de venezolanos que buscan protección internacional por razones humanitarias.

En unos términos similares, Liz Throssell, portavoz de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, se expresó en un comunicado enviado a los medios este miércoles, y subrayó que todos los refugiados y migrantes, independientemente de su estatus, tienen derecho a ser protegidos y que sus derechos humanos sean respetados.

Los migrantes venezolanos llegaron por primera vez a las costas trinitarias el 17 de noviembre y fueron detenidos a su llegada. El 22 de noviembre fueron deportados en un peñero que no tenía la respectiva identificación y que presentó fallas en un motor media hora después de zarpar, denunciaron familiares. 

Luego de que una corte trinitaria ordenara revertir la decisión, los migrantes volvieron, pero tras su segunda llegada se les detuvo nuevamente.

El ministro de Seguridad Nacional de Trinidad y Tobago, Stuart Young, indicó el martes en una rueda de prensa que cualquier migrante ilegal que ingrese a la isla será declarado “indeseable” inmediatamente después de arribar, y se le aplicará lo que establecen las leyes de ese país para retornarlos hacia Venezuela.

Young no admitió que fueran niños los que iban en la embarcación. Durante toda su intervención se refirió a ese “un supuesto caso”. Incluso se preguntó si alguien había visto la partida de nacimiento de los menores de edad.

“Asumiendo que la historia sea verdad, cómo terminaron esos niños en esa embarcación sin sus padres. Es una bandera roja típica de tráfico de personas y es algo que estamos combatiendo”, dijo el funcionario. 

“Algunos niños vomitaron y están débiles”

Entre los testimonios recabados por medios de comunicación de Trinidad y Tobago, se pudo conocer que estuvieron en el mar 48 horas a la deriva.

Sobrevivimos como pudimos en el mar. No hemos comido, nos picaron las plagas, algunos de los niños están resfriados, vomitaron y están débiles, pero gracias a Dios pudimos llegar”, le dijo Cristian Mendoza, uno de los venezolanos retornados, al medio local Trinidad y Tobago Newsday.

David Smolansky, comisionado de la Secretaría General de la Organización de Estados Americanos (OEA) para los Migrantes y Refugiados Venezolanos, indicó este miércoles que los niños detenidos aún no han podido ver a sus padres desde su retorno a la isla. En ese sentido, exigió garantizar la reunificación familiar y que se evite otra deportación.

Foto: Reuters

En un video difundido por BBC Mundo, grabado este miércoles por una de las detenidas, se ve a las mujeres y niños del grupo de los 29 migrantes venezolanos en custodia en una estación de policía.

“Todos estamos en una sola celda, estamos prácticamente apretados, no tenemos espacio”, dijo quien captó las imágenes. “Este niño que tenemos aquí tiene dolor de barriga desde hace cuatro días, con vómitos y diarrea. Por aquí está la menor, de cuatro meses”, dice la venezolana. 

De acuerdo a estimaciones del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur), a Trinidad y Tobago han migrado en los últimos años al menos 35.000 venezolanos que huyen de la compleja crisis que azota al país. Los venezolanos continúan huyendo del territorio en peñeros a pesar de poner en riesgo sus vidas. El alto costo de la vida, así como la falta de alimentos, medicinas y servicios básicos los obliga a buscar una mejor calidad de vida en esta isla, siendo la primera opción de muchos por su cercanía a las costas venezolanas. 

Noticias relacionadas