• La entidad internacional considera que los grandes perdedores serán los viajeros si no hay reapertura de la conectividad aérea. Entretanto, el régimen de Nicolás Maduro evalúa solicitudes de empresas privadas nacionales para cambio de rutas

La abrupta interrupción de vuelos entre Venezuela y Panamá encendió las alarmas no solo entre las empresas de transportación aérea y de viajeros. Los gremios nacionales e internacionales están activos para intentar mediar entre el gobierno panameño y el régimen de Nicolás Maduro para que se reactive la conectividad.

Este miércoles 16 de diciembre se pronunció la Asociación de Transporte Aéreo Internacional (IATA, por sus siglas en inglés) para hacer un llamado a las autoridades de aviación de Panamá y Venezuela. Pide “que restablezcan urgentemente los vuelos entre ambos países”, después de que se suspendieron desde el 13 de diciembre.

La entidad, cuya sede regional está precisamente en Panamá, destacó en un comunicado público que “esta interrupción no pudo haber llegado en un peor momento. Venezuela tenía una conectividad aérea internacional muy limitada incluso antes de la pandemia del covid-19. Los vuelos recientemente reiniciados desde y hacia Panamá se convirtieron en un salvavidas tanto para los pasajeros como para la carga. Cortar este vínculo antes de la temporada de viajes de vacaciones —y en un momento en que la demanda de productos farmacéuticos necesarios para luchar contra la pandemia está en su punto más álgido— tendrá consecuencias nefastas”.

Comunicado por suspensión de vuelos

Peter Cerdá, vicepresidente regional de IATA para las Américas, añadió en el documento que “los planes de los viajeros se verán gravemente afectados, ya que muchos se encontrarán varados, mientras que la carga esencial no podrá ser transportada o se retrasará masivamente”.

Se trata de medicinas, alimentos, así como equipamiento para las industrias venezolanas, que han comprado en el exterior materias primas y repuestos.

Entendemos que los gobiernos están priorizando la protección de sus ciudadanos ante el covid-19. Sin embargo, el sector de la aviación ha estado trabajando con organizaciones mundiales como la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI) y la Organización Mundial de la Salud (OMS) para garantizar que la aviación pueda funcionar con seguridad durante la pandemia”, dijo Cerdá”.

El ejecutivo agregó que IATA ha estado cooperando con las autoridades de toda América Latina para garantizar que las fronteras puedan reabrirse bajo condiciones de seguridad para los viajes aéreos. Además, está dispuesta a ayudar a aplicar medidas alineadas en todo el mundo que permitan la reapertura del corredor aéreo entre Panamá y Venezuela.

El régimen evalúa tras suspender vuelos

Horas antes del pronunciamiento de la IATA, el presidente del Instituto Nacional de Aeronáutica Civil (INAC), Juan Manuel Teixeira, informó que el régimen consideró la suspensión de ciertas rutas internacionales “para evitar la propagación del covid-19 en el país, y garantizar la salud del pueblo venezolano”.

Vuelos suspendidos
Foto: Reuters

Teixeira detalló que “el presidente Nicolás Maduro el pasado 13 de diciembre anunció la suspensión de algunos destinos, debido que a pesar de implementar los protocolos de bioseguridad, ingresaron al país un gran número de pasajeros contagiados que no son tolerables”. Agregó: “Evaluamos la apertura controlada de los destinos. Quedan operativas las rutas desde y hacia México, Bolivia y Turquía; destinos que le permiten a los pasajeros conectividad con otros países”.

Asimismo,  Teixeira informó que las aerolíneas continúan operando. “Estamos recibiendo y analizando sus propuestas. Debemos vigilar a los pasajeros y evaluar la apertura controlada; en virtud de los resultados y del monitoreo se irán tomando las medidas”, dijo.

ALAV pide reestablecer conexiones con Panamá y República Dominicana

La Asociación de Líneas Aéreas de Venezuela (ALAV) también se sumó a la solicitud de reanudación de vuelos entre Venezuela, Panamá e incluso República Dominicana. En un comunicado enviado a El Diario, el presidente ejecutivo de la entidad privada, Humberto Figuera, informó que dirigió una comunicación al Instituto Nacional de Aeronáutica Civil (INAC) solicitando el restablecimiento de las operaciones aéreas en las rutas Venezuela-Panamá y Venezuela-República Dominicana.

“Entendemos y respetamos que la gestión de combate y protección frente al covid-19 que mantiene el Ejecutivo Nacional es de vital importancia. Sin embargo, existe una cantidad importante de pasajeros que habían adquirido boletos para viajar en las rutas suspendidas, que suman más de 50 mil pasajeros hasta el 14 de enero de 2021, fecha hasta la cual estaría vigente la suspensión”, dijo Figuera“.

Dijo que a estos pasajeros “se agregan los miles de compatriotas que se encuentran en el exterior esperando desde el inicio de la pandemia –ocho meses– para poder regresar a Venezuela, y que reclaman cupo para hacerlo, pero que nuevamente ven frustradas sus ilusiones y necesidad de retorno”.

Figuera fue enfático en afirmar que en Venezuela hay un período de flexibilización de las medidas de restricción por pandemia, “lo cual contrasta con la suspensión de operaciones aéreas. En este sentido, solicitamos la reconsideración de las autoridades competentes para que permitan el reinicio de los vuelos en las rutas aquí mencionadas, y en las frecuencias que sean las permitidas con base en los convenios bilaterales entre las naciones y la reciprocidad acostumbrada”.

Finalmente expresó que las aerolíneas necesitan reanudar sus operaciones para no seguir comprometiendo su estabilidad económica. “Después de ocho meses sin poder volar (…) la movilización dentro o fuera del país constituye un derecho humano fundamental, y la aviación es parte de la solución”.

Noticias relacionadas