• Dolarización de los precios y falta de protocolos de bioseguridad es lo que se evidencia en los establecimientos de los centros comerciales y en medio de ello, niños haciendo fila junto a sus padres para ingresar a las tiendas 

Al ingresar en un centro comercial en Caracas lo primero que hay es un guardia de seguridad que toma la temperatura de las personas y dispensa alcohol en las manos. Este es el único aspecto de bioseguridad que se cumple. 

Venezuela enfrenta una severa crisis económica, política, social y humanitaria, pero aun así los ciudadanos no dejaron a un lado la tradición de “estrenar” ropa para Navidad y Año Nuevo. Pero lo que se vive es una realidad completamente contraria a la que se acostumbra a ver en las noticias. 

Foto: El Diario

El equipo de El Diario realizó un recorrido por los principales centros comerciales de la ciudad de Caracas. En los establecimientos de prendas de vestir las filas eran largas, al menos 30 o 40 personas esperaban para entrar. También muchos niños se encontraban en la fila junto a sus padres esperando para ingresar. 

Foto: El Diario

¿Cuánto hay que invertir para poder vestir a los niños el 24 y el 31 de diciembre?

El Diario realizó las comparaciones y estos son algunos de los precios: 

Niñas: Vestidos y faldas entre $20 y $35, blusas en $20, suéteres y jeans entre $20 y $25. Calzado con precios que oscilan entre $15 y $30. 

Niños: Suéteres, chemise y camisas entre $15 y $30, pantalón de jean o de tela entre $15 y $25. Calzado entre $15 y $30.

Total de gastos

$150 – $190

En prendas de vestir y calzado para niños

$160 – $200

En prendas de vestir y calzado para niñas

En una conversación informal con una de las consumidoras, esta expresó que a pesar del costo de la vestimenta estaba dispuesta a hacer el esfuerzo porque “su hijo lo merecía”. El niño muy contento salía del probador de la tienda para mostrarle a su mamá cómo le quedaba el pantalón, al tiempo que señalaba una franela con el casco de Darth Vader y le hablaba en voz baja. 

Foto: El Diario

En ciertos establecimientos, los productos no tenían el precio en las etiquetas. Había que ir directamente a la caja y preguntar los precios. En muchas de las tiendas no existía la desinfección de las manos o la toma de la temperatura; sin embargo, se podían leer carteles en la entrada y el interior que especificaban el uso obligatorio del tapabocas. 

Algunas de las tiendas en los centros comerciales El Recreo, Tolón y Sambil tenían descuentos desde 30% hasta 50%. En estos comercios es donde más se observaron colas de compradores. 

Foto: El Diario

Unas navidades costosas para los niños

Entre la ropa, los juguetes y la decoración navideña, el monto de dinero a invertir en estas celebraciones decembrinas es alto. En recorridos previos realizados por periodistas de El Diario, se pudo constatar que los precios de juguetes como figuras de acción de Marvel, muñecas, carros a control remoto, balones de fútbol y sets de maquillaje, en el centro de Caracas, varían entre 5 y 50 dólares.

Mientras que en el oeste de la ciudad, los precios de los juguetes varían entre $1 y $25. Por estos precios los consumidores pueden adquirir desde muñecas de plástico y cochecitos hasta bates y patinetas. Algo que es un poco más accesible para aquellas personas que sobreviven con un salario mínimo de 1.200.000 bolívares mensuales.

Foto: José Daniel Ramos @danielj2511

En el este del área Metropolitana de Caracas, se vive, en este ámbito, una situación diferente, Los precios de las figuras de acción de superhéroes y muñecas varían entre $10 y $150. Las bicicletas tienen precios que van desde los 200 dólares hasta los 520. 

Por otro lado, los pinos decembrinos cuestan entre 100 y 250 dólares en el este de la capital. En el oeste, los precios no difieren mucho, pero los adornos son mucho más caros, desde $40 y hasta $160. 

Foto: Víctor Salazar / @Vaskdc

En comparación con años anteriores, donde la crisis golpeó fuertemente, la celebración navideña para este 2020 aunque pinta ser costosa, también pareciera que en esta ocasión los venezolanos tiene un poder adquisitivo un poco más alto. Algunos se pudieron permitir realizar compras decorativas, juguetes y estrenos para los niños. 

Noticias relacionadas