• En la investigación de la ONG se detectó que la destrucción de la actividad económica y el proceso de dolarización ha llevado al crimen organizado a concentrarse en los segmentos que tienen acceso a moneda extranjera

En el más reciente informe divulgado por el Observatorio Venezolano de Violencia (OVV) se señala que la dolarización de la economía venezolana ha propiciado nuevos modelos de negocios delictivos: extorsiones, robos, secuestros en donde lo usual es ejecutar operaciones en divisas. 

Los extorsionadores cobran a los negocios que “protegen” en dólares; los secuestradores tasan el rescate de sus víctimas en dólares; los ladrones de viviendas preguntan por dólares y los policías y militares corruptos exigen en los peajes de las carreteras la contribución para el “cafecito” en dólares. El delito en Venezuela está dolarizado”, informó el director del OVV, Roberto Briceño- León, en la presentación del referido informe, el martes 29 de diciembre.

Explicó a la prensa especializada que “los estudios muestran que a mediados de año 67% de las transacciones económicas en el país eran realizadas en moneda extranjera. En su mayor parte en dólares estadounidenses, aunque en las zonas de fronteras ese porcentaje podía alcanzar 80% y se incluía de manera importante el peso colombiano o el real brasileño. La pérdida de confianza en la moneda nacional y la merma de su función de intercambio, ha llevado a una dolarización de la economía”.

Violencia más letal que la pandemia

En el informe la ONG también reportó que durante el 2020 se registraron 11.891 fallecidos por causas violentas. Eso se traduce en una tasa de 45,6 muertes de este tipo por cada 100.000 habitantes.

“Este año 2020, Venezuela ha sido azotada por dos epidemias: el covid-19 y la violencia. La violencia resultó 11 veces más letal que el covid-19”, explicó el profesor Roberto Briceño León, director del OVV.

Briceño León especificó que 91% de las víctimas fueron hombres, 68% tenían entre 18 y 40 años de edad y 99% tenían nacionalidad venezolana. Además, indicó que se incrementó el uso de armas blancas y disminuyeron las muertes por armas de fuego.

Advirtió el sociólogo que “la destrucción de la actividad económica y el proceso de dolarización, ha llevado al crimen organizado a concentrarse en los nichos económicos que logran sobrevivir y que tienen acceso a moneda extranjera, y de los cuales pueden extraer una renta: tiendas de tecnología, de automóviles, de repuestos de automóviles o de equipamiento del hogar; clínicas privadas y comerciantes importadores, son lugares donde pueden encontrar abundantes dólares acumulados y guardados, pues esas divisas no son depositadas en las bóvedas de los bancos”.

Las pesquisas del OVV señalan que a los dueños y gerentes de los referidos comercios se les solicita el pago de la extorsión, “y luego se les ha amenazado con mensajes de teléfono primero y con la explosión de granadas en sus puertas después”.

Los micronegocios

Refiere la investigación hecha por académicos de las universidades más reconocidas del país que en el año 2020 se dio también una dolarización del pequeño comercio y del empleo informal. Los albañiles, los jardineros y las trabajadoras domésticas cobran en dólares. También lo hacen las trabajadoras sexuales. 

“Todo el que puede dolariza su actividad. En los barrios de Caracas y las principales ciudades del país, el alquiler de las casas pobres se fija en dólares y la compra-venta de los llamados ranchos se realiza libremente y ahora el precio se fija en dólares y en efectivo. Esta difusión de la moneda extranjera ha llevado también al surgimiento de nuevas oportunidades para el delito depredador pequeño, aunque su expansión ha sido lenta por los efectos de la paralización del país y la cuarentena”, dijo Briceño-León.

Noticias relacionadas