• Las empresas que deseen desplegar FTTH deben contar con la aprobación de Conatel para poder prestar el servicio

Competencia. Eso es lo que se necesita, de acuerdo con William Peña, periodista y experto en tecnología, para que la fibra hasta el hogar (FTTH por sus siglas en inglés) pueda estar al alcance de los venezolanos y el servicio se pueda masificar y así permitir precios similares a los de la región.

El experto comenta en exclusiva para El Diario que la oferta de conexiones a Internet de alta velocidad representa una gran oportunidad para que se cree un escenario en el que se propicie la competencia entre privados. Afirma que en una economía sana esto es fundamental para que se produzcan mejores ofertas que beneficien a los suscriptores.

No descarta que empresas relativamente pequeñas comiencen a ofrecer este tipo de servicios; no obstante, aclara que eso va a estar ligado estrechamente al músculo financiero del que dispongan estos nuevos actores.

Eso va a depender mucho de las posibilidades que tengan los operadores entrantes y, por supuesto, del músculo financiero. Hay que recordar que para poder hacer este tipo de inversiones se necesita una habilitación administrativa que la tiene que otorgar la Comisión Nacional de Telecomunicaciones de Venezuela (Conatel), que después de estudiar los proyectos habilita a las empresas para que puedan ofrecer servicios”, explica.

El experto sostiene que en Venezuela hay actualmente cerca de 150 empresas que cuentan ya con los permisos requeridos para poder ofrecer servicios de Internet. Ello incluye prestadores de servicio tanto en el ámbito nacional como regional o local. Asegura que algunas de ellas se encuentran en Caracas y que estas podrían estar en capacidad de realizar las inversiones para el despliegue de la fibra óptica.

Las VGT

Para que pueda suceder es necesario que las empresas hagan uso de las Vías Generales de Telecomunicaciones (VGT). Estos son los ductos subterráneos, propiedad de Cantv, por donde tendrían que desplegar los cables de fibra óptica.

“Toda empresa que quiera desplegar fibra o que quiera hacer inversiones tiene que pagar una especie de arrendamiento a Cantv y ser autorizado por Conatel”, indica.

Cuenta que en distintas zonas del país algunas empresas han optado por desplegar, de forma ilegal, fibra óptica a través de las VGT sin contar con la permisología requerida y sin pagar por el uso de las mismas.

Peña señala que es imprescindible que estas prácticas sean atacadas tanto por el Estado venezolano como por parte de Cantv, pues afectan a las empresas que sí cumplen con el marco legal y pagan por el uso de las VGT.

Internet inalámbrico “barato”

Una de las ofertas de Internet que se ha popularizado en el país, al menos en algunos sectores que cuentan con divisas, es el servicio de Internet inalámbrico (WISP por sus siglas en inglés). Estos proveedores prometen conexiones de hasta 100 megabit por segundo (Mbps), casi cinco veces más rápida que la ofrecida por Cantv en su mejor plan, sin la necesidad de cables.

Sin embargo, los costos de instalación lo convierten en un servicio prohibitivo para gran parte de la población, pues los mismos pueden superar los 750 dólares. Dicho monto no contempla el pago de la primera mensualidad, que puede llegar a cotizarse entre 60 y 120 dólares aproximadamente según el paquete contratado.

Recientemente, algunos de estos WISP han comenzado a ofrecer descuentos tanto en los montos requeridos para la instalación, como en los diversos planes que ofrecen. Esta situación, a juicio de Peña, obedece a la competencia que se está produciendo en el sector debido a la gran cantidad de prestadores de servicio y a su necesidad de atraer nuevos clientes.

Añade que dichas rebajas no están asociadas a la implementación del servicio de FTTH en el país.

Inversión

¿Qué se requiere para masificar el Internet por fibra óptica en Venezuela?

William Peña sostiene que el despliegue de la fibra óptica es un proceso que implica cuantiosas inversiones, es por esta razón que las empresas que pretenden ofrecer el servicio de FTTH tienen que garantizar tener un retorno de su dinero.

En algunos casos están hablando con todos los habitantes de edificios ofreciéndoles el servicio. Las instalaciones no pueden ser para clientes únicos porque no es rentable. Por eso están atendiendo a edificios completos y tratando de lograr una afiliación masiva, que comprometa a los suscriptores a cancelar los altos costos de la instalación y de las mensualidades”, explica.

Apunta que, a la fecha, la empresa que cuenta con un mayor despliegue de fibra óptica en en Venezuela es Inter, con cerca de 14.000 kilómetros de cableado, distribuidos por las principales vías del país. No obstante, dicho cableado solo llega hasta los nodos, pues desde allí se conecta a las casas vía cable coaxial (cobre), razón por la que las velocidades son significativamente menores a las de la fibra hasta el hogar.

Dice que es precisamente en ese último tramo, entre el nodo y el cliente, en el que durante los últimos años Inter ha presentado mayores fallas. La razón de ello es la alta degradación en la que se encuentran los cables de cobre, lo que trae como consecuencia interrupciones en el servicio.

Argumenta que la causa de la falta de reposición de estos tramos se debe a que la empresa no ha estado en capacidad para asumir esa inversión. 

Un avance

“Ahora han comenzado a mejorar el tema tarifario y ya están empezando a hacer mejoras en gran parte del país y están desplegando fibra directo al hogar en algunas zonas. Pero eso pasa por un incremento en el valor desde el punto de vista del pago del servicio”, apunta.

Esto ha sido posible debido a que, de acuerdo con Peña, Conatel permitió que la cableoperadora elevase sus tarifas para ajustarlas a la realidad del país.

Afirma que existe una relación directa entre la rentabilidad y la capacidad, tanto de Inter como del resto de las empresas, de afrontar inversiones de mejora y expansión del servicio. Considera que al romperse este equilibrio comienzan a producirse desmejoras en el servicio tal y como se ha evidenciado en el país durante los últimos años, cuando las compañías no han sido capaces de mantener sus redes.

Cree que esto debe servir como enseñanza a los venezolanos para comprender que un servicio de calidad requiere tarifas acorde a ello.

Es importante que el ciudadano entienda que tiene que pagar los servicios, que se les olvide que aquí los servicios son regalados y que son gratis. Tienen que sacarse ese chip de la cabeza. Si tú quieres tener buenos servicios, tienes que pagar”, sostiene.

Más dinero, menos velocidad

El experto en tecnología señala que al comparar el precio del Mbps de otros países de la región con respecto a Venezuela es posible apreciar cómo las tarifas que se ofrecen en este último son mucho más costosas.

¿Qué se requiere para masificar el Internet por fibra óptica en Venezuela?

Apunta que en el país pueden conseguirse empresas que ofrecen conexiones de 5 Mbps por precios que pueden oscilar entre 40 y 50 dólares; mientras que en Colombia por unos 20 o 25 dólares es posible contratar un servicio de 200 Mbps.

“No estamos a la par con respecto a la región, estamos muy por encima”, sentencia.

Sin embargo, cree que los precios se irán reduciendo a medida que la cifra de usuarios vaya en aumento, pues ello se traducirá en que los costos se abaraten para los prestadores de servicio.

Esta disminución de precios redundará en que un mayor número de venezolanos pueda tener acceso a conexiones de alta velocidad sin que ello signifique pagar más que en otros países de la región.

Noticias relacionadas