• El bolívar físico representa actualmente menos del 3% del dinero circulante en Venezuela, según datos de Ecoanalítica. El director de la firma, Asdrúbal Oliveros, comenta para El Diario que el régimen debe replantear y modificar los términos del encaje legal

Venezuela sigue a merced de la improvisación y las malas decisiones en materia financiera. Muestra de ello es que 2020 cerró como el séptimo año consecutivo -con cerca del 32%- de contracción económica. En 2019 fue de 25% y en 2018 18%.

Con una reducción general de la economía de 80% desde 2013 y prácticamente sin renta petrolera, el régimen de Nicolás Maduro se ha visto obligado a flexibilizar el férreo control cambiario. Sin embargo, mantiene un encaje legal que, según la firma Ecoanalítica, afecta la liquidez monetaria y la capacidad crediticia.

En el contexto hiperinflacionario que vive el país, las transacciones en divisas -especialmente en dólar por ser una moneda dura- representan el 70% de las operaciones, según datos de la agencia Bloomberg.

Sin embargo, Ecoanalítica señala que en las últimas semanas en Venezuela se ha observado una “fuerte escasez” de bolívares. “…la circulación de dinero proveniente del ente emisor ha mostrado en 2021 un recorte de 20 puntos porcentuales (pp) adicionales respecto a su nivel al cierre de 2019, solo en las primeras cinco primeras semanas del año”, detalla la firma en su página web.

Aunque la llegada de la pandemia a Venezuela en marzo de 2020 provocó desempleos y la paralización de actividades económicas en diversas áreas, esta no influyó negativamente en la disponibilidad de bolívares. Así lo explicó para El Diario Asdrúbal Oliveros, director de Ecoanalítica.

Asdrúbal Oliveros, director de Ecoanalítica. Foto: Cortesía.
Liquidez. En economía, es la capacidad que tiene un activo de generar ganancia. El grado de liquidez determina la velocidad en que el activo se vende o se intercambia por otro. El activo más líquido es el dinero en efectivo, por su gran facilidad de intercambio sin importar el momento.

El especialista detalló que el dinero en efectivo en el país –en el caso de los bolívares– apenas representa poco menos del 3%; mientras que el 97% lo compone el dinero electrónico.

“La pandemia del covid-19 ha afectado todo, pero en realidad, el problema base es el encaje legal”, indicó Oliveros. Haciendo referencia a la retención de bolívares por parte del Banco Central de Venezuela (BCV).

En este sentido, explicó que el encaje legal que existe actualmente es “draconiano” y sumamente limitante para los bancos, que apenas pueden disponer de poco más de 20% del dinero en efectivo que ingresa. El porcentaje restante queda retenido por el ente emisor.

Esto produce en los bancos, a juicio del economista, una “situación crítica que no es sana para el sistema financiero”.

¿Qué es encaje legal?

Es una medida económica mediante la cual, el Banco Central de Venezuela (BCV) mantiene retenido un porcentaje de los recursos monetarios que fueron depositados por personas y entidades bancarias particulares. Este dinero debe ser almacenado en efectivo, dentro de bóvedas, a fin de mantener la liquidez.

Asimismo, mencionó que al no poder utilizar suficiente dinero en efectivo –casi todo apartado para el encaje legal–, los bancos nacionales se ven limitados para realizar todas las operaciones que permiten un eficiente manejo del dinero en el país.

Esto, a su vez, da paso a otra problemática: la tensión en el mercado bancario.

Foto cortesía

Tensión interbancaria

Muchos bancos en algunos momentos tienen déficit de caja; no cuentan con los suficientes bolívares para poder cumplir con sus obligaciones y eso los lleva entonces a tener que acudir al mercado interbancario. En general, casi todo el sistema financiero está en esas condiciones de estrés, en esa situación crítica porque el nivel de encaje legal que tiene hoy la banca venezolana es muy significativo”. Asdrúbal Oliveros, director de Ecoanalítica.

El economista detalló que, por ejemplo, de cada 100 bolívares que obtiene la banca, esta realmente puede hacer uso de 22 aproximadamente. El resto está “encajado”, retenido por el BCV. 

También recordó que anteriormente han existido tensiones por los préstamos entre bancos, aunque en los últimos tres años se ha agravado la situación considerablemente a causa de los cambios efectuados al encaje legal. De hecho, en 2018 el encaje legal fue de 100%.

Luego en 2020 hubo una tímida reducción al 93% que, de acuerdo con los expertos en materia económica, sigue sin fomentar el crédito bancario.

Solución a la liquidez y tensión

Olivares considera que la principal medida para mejorar la liquidez y aliviar la tensión bancaria es una reconsideración y revisión del encaje legal. Esto debido a que sus términos son muy rígidos.  

En la medida en que se pueda resolver el problema del encaje, los resultados se podrán percibir casi inmediatamente, porque esos fondos están allí, solo que están retenidos. Se liberan esos fondos y de alguna manera puede adecuarse mejor la actividad bancaria y crediticia de los bancos”, mantuvo.

Ecoanalítica señala que es necesario incrementar la liquidez en bolívares para aliviar la tensión del mercado interbancario. 

La firma representada por Oliveros ha reflejado que es más frecuente que los ciudadanos acudan a mercados de cambio de divisas informales para obtener bolívares. Esto se debe al porcentaje de la población que continúa enfrentando altos gastos en la moneda nacional; así como aquellos que prefieren emplear bolívares en vez de divisas por motivos de ahorro o rentabilidad.

Noticias relacionadas