• La cadena de farmacias acordó este lunes 22 de febrero, con actores del régimen, bajar sus precios y activar un “sistema” para dar vuelto en divisas

El Ministerio para el Comercio Nacional (MinComercio) de Venezuela sostuvo una reunión este lunes 22 de febrero con la cadena de farmacias Farmatodo. Allí acordaron que la empresa debe bajar los precios de sus productos y crear un sistema para dar cambio en divisas. 

“Siguiendo instrucciones de la ministra Eneida Laya nos encontramos en la sede de Farmatodo. Llegamos a una serie de acuerdos”, escribió en su cuenta de Twitter Daniel Gómez, viceministro de Política de Compras y Contenido Nacional de MinComercio.

La reunión se efectuó luego de que se registraron varias denuncias en las redes sociales. Los usuarios manifestaron no estar de acuerdo con los precios de los productos que expenden en Farmatodo. También expresaron molestias por la falta de cambio en dólares, algo que no solo sucede en la cadena de farmacias sino en la mayoría de los establecimientos en Venezuela debido a la dolarización informal que se está llevando a cabo en el país.

¿Qué son los precios congelados? Es cuando el Estado de un país prohíbe que el precio de venta de determinados productos o servicios exceda de una cantidad específica, que generalmente es acordada por el gobierno.

MinComercio y la Superintendencia Nacional para la Defensa de los Derechos Socioeconómicos (Sundde) habían advertido en años anteriores a la cadena de farmacias Farmatodo que debía bajar los precios o vender los artículos de la cesta básica de acuerdo con la lista de precios congelados. 

Medidas similares

Estas medidas también se han solicitado a casas de estudio y otras empresas. El 18 de febrero de este año se conoció que SimpleTV había ajustado sus tarifas luego de mantener conversaciones con MinComercio.

El 17 de febrero representantes del Ministerio de Educación Universitaria, la Sundde y la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB) se reunieron para acordar los costos de matrícula, la cual fue ajustada la semana anterior a 10 dólares por unidad de crédito, anclada a la tasa oficial del Banco Central de Venezuela (BCV).

Fiscalizaciones Sundde Entre el 15 y 19 de febrero de 2021, la Sundde reportó que llevó a cabo 487 fiscalizaciones en todo el país. De esta cifra, 384 son establecimientos relacionados con el sector alimentación, 30 del farmacéutico y 73 de otros comercios.

En 2019 la Sundde y MinComercio flexibilizaron las medidas de fiscalización y no ordenaron en ese momento normas en los precios. Para abril de 2020 el régimen de Nicolás Maduro volvió a exigir que se fijaran los costos de 27 artículos. Desde entonces las inspecciones a comercios se han vuelto constantes. No solo para supervisar los costos, sino también para verificar que los establecimientos reciban pagos en divisas aplicando la tasa oficial del BCV. 

Pagos en dólares y sus retos

De manera informal, la economía en Venezuela se ha ido dolarizando. A esta realidad se han adaptado comerciantes y empresarios del país. No obstante, como se trata de una dolarización promovida por los ciudadanos y no oficialmente por el régimen de Nicolás Maduro, no se cumplen los mecanismos eficientemente. 

Farmatodo. Medidas similares a otros comercios
Foto cortesía

Actualmente es común que en los comercios de Venezuela se cancele con divisas extranjeras. Los establecimientos trabajan con precios en dólares, pero no cuentan con las distintas denominaciones de esta moneda, que en la actualidad es la que reina en la economía venezolana, seguida por el peso colombiano (que lo usan con más frecuencias en la zona fronteriza).

Al no tener billetes de baja denominación para el vuelto, los establecimientos piden a los consumidores comprar más productos hasta llegar a una cifra exacta para poder dar cambio.

Control de precios y escasez de productos

En 2014 empezaron a escasear algunos productos de la cesta básica como la harina de maíz y azúcar. A partir de 2015 y hasta 2017, esta crisis se intensificó y en los mercados del país los anaqueles permanecían vacíos casi en su totalidad. Esto generó que cuando en los establecimientos tenían algún producto de los escaseados, los venezolanos realizaran filas para poder comprar el producto. 

Foto archivo cortesía

En 2018, esta situación cambió y ya los alimentos podían encontrarse en los comercios. Sin embargo, la hiperinflación ha ocasionado que el poder adquisitivo de los ciudadanos disminuya y la capacidad de comprar los productos quede sujeto a solo algunos de los productos esenciales.

Noticias relacionadas