• Al exportero del Portuguesa FC lo amenazaron de muerte con una pistola mientras entregaba un pedido. Este hecho quedó registrado en un video que causó indignación en las redes sociales | Foto: Referencial

Oswaldo Girán jugó en el fútbol venezolano como arquero y formó parte de la Vinotinto sub-20. En vista de la crisis que golpea al país se fue a Perú, con el objetivo de conseguir una mejor calidad de vida. Sin embargo, el pasado 20 de febrero fue víctima de un intento de homicidio mientras entregaba un delivery como empleado de la empresa Rappi.

La justicia peruana dictó nueve meses de prisión preventiva para Roberto Valdivia Osorio, el sujeto que amenazó con una pistola a Girán en el distrito de San Isidro, en Lima. El hecho quedó registrado en un video que causó indignación en las redes sociales, ante los casos de xenofobia que se han reportado en contra la comunidad venezolana que migró a Perú.

El repartidor venezolano cuenta en exclusiva para El Diario que Valdivia Osorio lo invitó a pasar a su domicilio aquel sábado para recibir un pedido. Él se negó a esta petición por el protocolo de la empresa frente al covid-19. Además, el sujeto estaba armado, sin camisa, en aparente estado de ebriedad.

En eso, Girán le hizo señas a un compañero de Rappi que estaba entregando un delivery en la misma calle y le pidió que grabara lo que estaba ocurriendo. De acuerdo con su relato, el acusado propinó un disparo al aire, le apuntó en la cabeza y le dijo insultos xenófobos. 

“Me dijo que porque los venezolanos estaban matando a los peruanos él no me iba a tener miedo. Me intentó dar dos tiros, pero la pistola se le encasquilló”, indica el venezolano, quien aprovechó que el agresor estaba extrayendo el proyectil de la recámara del arma para subirse a la moto y escapar.

Oswaldo comenta que mientras él se alejaba Valdivia Osorio le accionó el arma, pero ya estaba lejos. Previamente, una vecina de la comunidad le dijo: “Corra, hijo; porque él, desde temprano, está lanzando disparos”. Si la pistola hubiera funcionado, asegura, probablemente lo habrían asesinado.

“He contado con mucho apoyo. Muchos peruanos me han dicho que cuento con ellos y que los disculpara, que ellos no son así. Pero yo no guardo rencor, son cosas que pasan. A lo mejor, ese señor hizo eso porque se encontraba en estado de ebriedad. Gracias a Dios no pasó nada malo”, enfatiza.

Oswaldo Girán de arquero

De la Vinotinto sub-20 a hacer delivery en Perú: la historia de Oswaldo Girán
Foto: Cortesía

Su carrera como arquero profesional comenzó en 2010 con el Portuguesa FC, que en ese momento marchaba en segunda división. El cuadro rojinegro consiguió el ascenso al año siguiente y Oswaldo tuvo la oportunidad de debutar en la máxima categoría, bajo la dirección técnica de Jhonny Castellanos.

Entre 2011 y 2013 jugó cedido para Llaneros de Guanare. En ese momento se ganó el llamado de Marcos Mathías —entonces seleccionador de la Vinotinto sub-20— en algunos módulos de preparación para el Campeonato Suramericano que se disputó en Argentina, en 2013.

A pesar de que su nombre no estuvo en la lista Vinotinto para el certamen juvenil, Oswaldo Girán llegó a coincidir con Darwin Machís (actualmente en el Granada CF), Víctor García (Alcorcón), Renzo Zambrano (Portland Timbers), Gabriel Benítez (Atlético Venezuela), Manuel Arteaga (Zamora FC) y Eduardo Herrera (Academia Puerto Cabello).

De la Vinotinto sub-20 a hacer delivery en Perú: la historia de Oswaldo Girán
Foto: Cortesía

Luego de aquellos pasos por la Vinotinto sub-20, Girán regresó al Portuguesa; el equipo descendió a la segunda división y de ahí se marchó al Atlético El Vigía. Fueron muchos factores, asegura, los que influyeron en colgar los botines como arquero profesional.

El Vigía estaba pasando por un momento muy desagradable. Por motivos económicos y las deudas abandoné el club a mitad de temporada. Me sancionaron por seis meses y terminé mi carrera como arquero. Además, la situación del país ya se estaba complicando, así que decidí migrar”, explica el portugueseño.

Oswaldo llegó en junio de 2018 a la capital peruana, donde unos primos lo recibieron. “Me costó irme, porque tuve que separarme de mi hija (ahora de seis años de edad) y de mi madre, pero me tocó hacerle frente a la realidad que estaba viviendo el país”, complementa.

Delivery en Perú

De la Vinotinto sub-20 a hacer delivery en Perú: la historia de Oswaldo Girán
Foto: El Comercio

El hombre de cabello corto se ganaba la vida dirigiendo entrenamientos para arqueros o jugando en un equipo a nivel amateur. Sin embargo, a causa de la pandemia, se tuvo que dedicar a hacer delivery con Rappi Perú.

“Para nadie es un secreto el tema (de la xenofobia) que se está viviendo ahora en Perú. Hay como una guerra entre bandas delictivas. Lastimosamente, las personas sanas e inocentes pagamos los platos rotos de las acciones que están haciendo los demás, tanto venezolanos como peruanos”, considera.

Oswaldo Girán logró escaparse de la muerte aquel 20 de febrero. A raíz de este episodio, junto con otros repartidores, impulsó una campaña de cero violencia, como rechazo a los actos de xenofobia. “Todos somos hermanos, podemos vivir juntos. Espero que esto sirva de ejemplo y podamos llamar a la paz”, sentencia.

Noticias relacionadas