• ¿Cómo es la formación de las juventudes de los partidos políticos en Venezuela? ¿Quiénes son? ¿Cómo piensan? ¿Cuáles son sus aspiraciones de cara al futuro? ¿Qué oportunidades tienen de crecer en el contexto venezolano actual? En la segunda entrega de este seriado, El Diario busca dar con las respuestas a esas interrogantes, entrevistando a jóvenes promesas de distintas formaciones políticas del país. En esta entrega conversamos con ocho integrantes de VP

Un papel pegado en la puerta de la sede municipal de Voluntad Popular (VP), en la avenida Solano de Caracas, dice: “Estoy contigo, no te canses que yo jamás lo haré”. La nota está firmada por Leopoldo López, coordinador nacional y fundador de la tolda naranja, actualmente exiliado en Madrid. Una figura de cartón del dirigente alza su puño al fondo de la sala, acompañando al equipo juvenil del partido. En esas palabras probablemente encuentran aliento en medio de la intensa lucha política que hoy libran desde la oposición.

Son un grupo grande, más de lo esperado. Ocho jóvenes que desde temprano ya estaban en la oficina, la cual mantienen bajo estrictos protocolos de seguridad por la amenaza de  allanamiento que recae sobre su sede principal en Los Palos Grandes por parte del régimen de Nicolás Maduro. Al tomar asiento, el grupo asemeja más una reunión de amigos, en la que la única etiqueta es vestir alguna prenda o detalle de color naranja. Se ríen, envían mensajes de texto y se atropellan entre sí al hablar.  

El centro del cuadro lo preside Hasler Iglesias. No es para menos, pues además de ser el mayor, es el coordinador nacional de Juventudes. Viste una chaqueta tricolor y todas sus expresiones reflejan la misma calma de su habla. A su derecha está Hayber Farías,  responsable nacional operativo, el segundo puesto más importante en la rama juvenil. Reiteradamente desinfecta sus manos y tapabocas mientras habla, siempre animado. Seguidos están Carlos Marcano, miembro del equipo nacional, y Luis Miguel González, responsable juvenil en Caracas.

A la izquierda está Jesús Mendoza, quien tiene el tercer cargo más alto dentro de la Juventud del partido como coordinador nacional de Ideas. Es puntual en sus intervenciones, lo más claro y preciso posible. A su lado está Luis Martínez, también miembro de la dirección nacional e igual de reservado con las palabras. La única mujer del grupo, Deylys Laura Ferrera, es coordinadora operativa en la Dirección regional de Caracas.

Detrás de ellos, al fondo, está sentado el actual presidente de la Federación de Centros Universitarios de la Universidad Central de Venezuela (FCU-UCV), David Sosa. Apenas culminó una fase de aislamiento preventivo por sospecha de covid-19, por lo que cumple el distanciamiento social y en ningún momento se retira el tapabocas.

Los líderes del mañana (Parte II): Voluntad Popular
Foto: Víctor Salazar / @Vaskdc

Hasler Iglesias

Que sea el más experimentado le vale el título de coordinador nacional de Juventud de Voluntad Popular. Es ingeniero químico, estudiante de Gerencia Pública en el Instituto de Estudios Superiores de Administración (IESA) y de una especialización en Política Petrolera en la Universidad Central de Venezuela (UCV). De esta casa de estudios fue presidente de la Federación de Centros Universitarios (FCU), cargo que desde entonces le ha dado un rol más protagónico en los medios de comunicación. Es de hablar pausado y, sobre todo, siempre cuida las formas institucionales. Tiene 29 años de edad.

Progresismo a la europea

Para ser Voluntad Popular un partido inscrito en la Internacional Socialista –ellos mismos lo reconocen–, a los jóvenes les cuesta decirlo claramente: después de pasear sus respuestas por la “democracia interna”, por la “familia” que son, por la meritocracia, por la diversidad o por la visión social que tienen, admiten que son una formación de centroizquierda. Progresista. Así también se identifican ellos. Siempre con la necesidad de aclarar, eso sí. Insisten que no son como el socialismo del siglo XXI, ni como el comunismo ni como los “progresistas” aliados del régimen chavista.

El primero que pone los puntos es Hasler, no sin antes tratar de evadir las etiquetas. El debate ideológico en la oposición, dice, pasa a un segundo plano cuando se trata de confrontar a un régimen. “El foco en este momento es que ninguna ideología va a poder implementar ningún tipo de política hasta que no salgamos de esto. Creo que eso habla mucho de la dinámica política opositora”. De allí que muchos jóvenes se identifiquen más con los partidos políticos por su forma de luchar que por sus ideales, opina. Y aprovecha para lanzar el mantra de VP: elecciones con condiciones; diálogo solo para poner los términos de la transición; presión de calle indispensable; y presión internacional para complementar.

Pero ante la insistencia, retoma: “(…) sin dudas en lo particular y en los grandes debates del partido, nos ubican en la centroizquierda. No en la izquierda socialista, revolucionaria, ni mucho menos, jamás en la vida, sino una izquierda democrática, reformista”. Una centroizquierda, amplía: “Donde se respetan las libertades de las personas, se valora y se impulsa al sector privado, pero sin que el Estado descuide la satisfacción de las necesidades básicas de la población”. Agrega también el rol determinante del petróleo –según él, ningún otro partido lo plantea–  que tendrá en la reconstrucción del país. Políticas de “avanzada” y de “vanguardia” en los derechos.

Los líderes del mañana (Parte II): Voluntad Popular
Foto: Víctor Salazar / @Vaskdc

David sale de las fronteras venezolanas para ejemplificar. Su modelo son los Estados europeos o Canadá. Dice creer en el Estado social y de derecho, que brinde mejores posibilidades a la población especialmente en salud y seguridad. También en la economía social y de mercado, y allí su inspiración son países como Canadá, Alemania o Francia que, si bien admite que cada país tiene mayor o menor intervención del Estado con respecto a otros, cualquier acercamiento de Venezuela a estos modelos son positivos. Para ello, insiste con el punto de Hasler –y en el que todos van a coincidir–, primero hay que recuperar la democracia. Una vez logrado el objetivo, añade, hay que hacer pactos de gobierno a la alemana: la centroderecha con los socialdemócratas.

Hayber vuelve a su nicho petareño. El país, opina, debe avanzar hacia una sociedad de emprendedores, donde el esfuerzo y el mérito den resultados sin intervención del Estado. Jesús, por su parte, se define como de centroizquierda, sin dar mayor precisión; enfoca el debate hacia algo que, apunta, debe renovarse: la Constitución. Eliminar la reelección indefinida, reformar el sistema político, garantizar la libertad económica, incluir la agenda Lgbti. La lista la sigue Luis Miguel; menciona que se debe modificar los poderes de la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ).

David Sosa

Su primer acercamiento con la política a nivel de partidos fue en la campaña presidencial entre Hugo Chávez y Henrique Capriles. Es el vivo ejemplo del político apasionado. Ha transitado el camino estudiantil desde todas sus bases. En el colegio fue secretario general del Centro de Estudiantes. Ahora es presidente de la FCU de la UCV donde estudia Ciencias Políticas. De sus 25 años de edad, ocho ya los ha dedicado al activismo político. Su experiencia es evidente: antes de empezar, advierte que tendrá que salir del encuentro unos minutos debido a que tiene otra entrevista; para intervenir levanta la mano y, una vez que tiene la palabra, suelta un discurso largo, más rico de contenido que de oratoria. Es ya dentro de las juventudes de VP una de las caras más reconocidas.

Formados desde temprano

De acuerdo con su página web, el equipo de Juventudes de Voluntad Popular está compuesto por tres frentes: Comunitario, Estudiantil y por la Diversidad. Cada uno de ellos cubre una arista en la formación política de sus militantes desde campos como la resolución de problemas vecinales, la lucha en liceos o universidades y la defensa de los derechos del colectivo Lgbti.

Hasler reconoce que la persecución que sufre el partido, sumado al éxodo masivo de jóvenes por la crisis humanitaria en Venezuela, han provocado la deserción de sus militantes, por lo que no maneja una cifra precisa de los equipos juveniles dispuestos en 232 de los 335 municipios del país. No obstante, Hayber aporta que según el registro de sus últimas elecciones internas realizado en 2017, contaban para ese entonces con la participación de más de 15.000 activistas.

En cuanto a su formación, Hasler explica que en 2017 implementaron un nuevo modelo llamado Escuela de Líderes, el cual consta de un ciclo de talleres de cuatro a seis meses de duración, donde los jóvenes no solo se empapan de la doctrina y valores del partido, sino que también reciben clases de economía, historia, gestión pública, diseño de políticas públicas, planificación estratégica y comunicación política. Igualmente, les imparten cursos sobre federalismo para empoderar a las direcciones regionales y estudiar sus contextos locales.

En Voluntad Popular parecen creer en la extensión de la juventud, pues la edad máxima para pertenecer a esta rama del partido es de 30 años de edad. El propio Hasler se encuentra a meses de alcanzar ese límite reglamentario. Son varios los años en los que un militante puede pertenecer al equipo juvenil, sobre todo si se tiene en cuenta que en VP el activismo puede ejercerse desde los 16 años.

Hayber menciona que justamente el Frente Estudiantil de la Juventud posee una división enfocada en la Educación Media y Diversificada, donde todos sus integrantes son adolescentes que dan sus primeros pasos en la política. También recuerda que para las elecciones internas de 2017 se planteó la posibilidad de permitir votar a los menores de edad, aunque sin posibilidad de postularse. Luis completa que la idea se descartó, pues los jóvenes no figuraban como votantes en su base de datos, al no estar inscritos aún en el Registro Electoral.

Los líderes del mañana (Parte II): Voluntad Popular
Foto: Víctor Salazar / @Vaskdc

Jesús dirige la Coordinación Nacional de Ideas, la cual se encarga de organizar talleres formativos complementarios dictados por expertos. Allí ven “materias electivas” sobre diferentes temas fuera del programa principal, para los cuales invitan a diputados o miembros del equipo principal del partido, además de especialistas no relacionados a la organización. “No tenemos problemas con invitar a personas de otros partidos, como por ejemplo Delsa Solórzano (líder de Encuentro Ciudadano), o el periodista Luis Carlos Díaz, que es una persona independiente que puede hacer una ponencia en seguridad digital”, completa Mendoza.

Incluso antes de la pandemia de covid-19, todos estos talleres de la Escuela de Líderes y la Coordinación Nacional de Ideas se realizaban de manera remota. Aunque procuran hacer al año dos o tres encuentros presenciales, la virtualidad forma parte de la dinámica del partido, bien por razones económicas o logísticas, como por seguridad propia. Desde hace años sus encuentros con Leopoldo López y otros líderes de la tolda han tenido que ser a través de una pantalla, desde el exilio, la clandestinidad o el arresto domiciliario.

Hayber Farías

Estudiante de Ingeniería Informática, lleva a su parroquia Petare en cada una de sus acciones y aspiraciones. Enérgico, mantiene al hablar la misma sonrisa que el difunto exconcejal del municipio Sucre, Edmundo Rada, quien fue su mentor en la política y lo introdujo a las filas de VP en 2015. Durante las elecciones internas de 2017 fue electo para formar parte de la selección nacional de Juventudes, donde actualmente se desempeña como responsable nacional de Operaciones. Tiene 24 años de edad.

Referentes civiles

Poniendo en claro sus ideales, les sale con mucha más naturalidad mencionar a sus referentes históricos. No solo no eluden hablar de historia, sino que en cierto punto parecen disfrutarlo. Las ideas son más claras. Si alguno se adelanta y menciona a una persona, otro amplía en la idea o se refiere a otro líder histórico.

Leer más  Mural del Santo Cristo de La Grita: inauguran la obra que fusiona arte y fe

Jesús se adelanta y propone dos nombres. El primero es José María Vargas. “No solo es el primer presidente civil, sino que representa un poco la historia política de Venezuela que es que siempre la bota militar ha querido pisotear el poder civil”, comenta. Después Hasler lo mencionará también por el episodio en el que le dice al general Pedro Carujo que el mundo es del hombre justo y no del valiente. El segundo es Eleazar López Contreras, el único militar que se nombra en la tanda. De este último, Jesús destaca que “tuvo la posibilidad de ser un nuevo dictador”, pero sentó las bases para la democracia y para que “Venezuela realmente entrara en el siglo XX”.

Otro nombre valorado es el de Juan Germán Roscio. “Fue un prócer independentista que jamás alzó un fusil, sino que a través de la civilidad y las leyes logró formar, plasmar y materializar la República”, comenta Luis Miguel. Deylys agrega luego de quien define como su personaje favorito: “Lo más tremendo es que siempre fue una persona que estuvo detrás del telón, que no fue muy visible, pero tuvo un rol importante en ese momento histórico”.

Los líderes del mañana (Parte II): Voluntad Popular
Foto: Víctor Salazar / @Vaskdc

Luis Miguel suma al debate a Rómulo Betancourt. Demonizado por algunos por su pasado comunista e ideología socialista, y por otros por ser uno de los artífices de la llamada “Cuarta República”, los jóvenes lo reconocen como un líder. De él destaca que tuvo “la grandeza” de combatir a la guerrilla, de promover la Reforma Agraria, de no reelegirse y de permitir la alternabilidad democrática. David “retuitea” el comentario y agrega que, incluso como dirigente estudiantil, se identifica con su figura. Todos los que menciona están ligados, de alguna u otra forma, a ese ámbito.

“Vivió una dictadura de aproximadamente 30 años, todo el proceso de cuando estuvo (Juan Vicente) Gómez. Después vivió los gobiernos con tendencia a la democratización de Eleazar López Contreras e Isaías Medina Angarita, pero fueron ambientes en los que en Venezuela no había plenas libertades, y él no solamente vivió esa época, sino que además luego tuvo la sapiencia, la visión democrática de instaurar un país donde esas diferencias se pudieran subsanar con elecciones, transiciones democráticas que nunca habíamos visto en nuestro país”, dice sobre Betancourt. Sin embargo, no mencionó el rol de Acción Democrática en el derrocamiento de ese gobierno democrático de Medina Angarita.

David nombra también a Raúl Leoni y a Édgar Sanabria. Al primero lo destaca por ser presidente de la Federación de Estudiantes de Venezuela en el año 1928 y por ser el segundo presidente de la era democrática después de Betancourt. Y al segundo porque, a pesar de que solo estuvo en el poder durante tres meses al mando de la Junta de Gobierno postdictadura perezjimenista, impulsó la Ley de Universidades. Lo considera una prueba de que por muy corto que sean los gobiernos, en las transiciones pueden tomarse decisiones importantes para el destino del país.

Otros con los que es fácil identificarse desde Voluntad Popular, dice Hasler, es con Leonardo Ruiz Pineda y Antonio Pinto Salinas. Secretarios de Acción Democrática en la dictadura de Pérez Jiménez, cree que son fuente de ejemplo a seguir por su lucha. “En alguna medida estamos viviendo momentos similares y son buena fuente de inspiración para seguir en este entorno de crisis”.

Hayber se permite una licencia para volver, de nuevo, a Petare. Viene a la actualidad. Si va a hablar de referencias, dice que debe nombrar a Enrique Mendoza, aunque hoy estén “en diferentes aceras por el accionar político de cómo enfrentar a la dictadura”. Aun así, de él resalta la capacidad de gobernar el estado Miranda, “de lo bien que logró conectar el tema de la empresa privada con la ejecución de sus políticas públicas para el estado y el municipio”, y de cómo afrontar las diferencias sociales.

Luego de hablar de la actualidad, el debate histórico se cierra volviendo a los orígenes de todo y lanzando un presagio del futuro. Para Carlos, Francisco de Miranda es el principal héroe por su anhelo de libertad y de igualdad ya no solo en Venezuela, sino en otros países del mundo como Francia o Estados Unidos. De la época contemporánea no menciona a ninguno. Se inspira en la frase del historiador Rafael Arráiz Lucca sobre la Generación del 28 “el general (Gómez) los metió en la cárcel, pero sin darse cuenta los metió en la historia”, para ensalzar a la generación a la que él pertenece:

“Yo creo mucho en que ahorita a nuestros compañeros, o a nosotros mismos, nos dan dado palos, nos ha gaseado, o nos han metido presos, pero de una u otra forma nos están metiendo en la historia y yo creo que esta generación es la que está llamada a cambiar de una buena vez el rumbo del país”.

Jesús Mendoza

Tiene 26 años de edad y es estudiante de Odontología en la UCV, donde forma parte de la FCU como consejero universitario. Antes de sumarse a la Juventud de VP el 19 de febrero de 2020, tuvo una trayectoria de cuatro años entre luchas estudiantiles y partidistas con otras organizaciones políticas.

El motivo de pertenecer

Más allá de la ideología que comparten –a pesar de sus esfuerzos por no querer ubicarla en algún espectro–, para los jóvenes es también motivo de pertenecer a Voluntad Popular la vocación de poder que aseguran tiene el partido. En este punto, David, en una de las pocas veces que lo nombrarán durante el encuentro, menciona a Leopoldo López. Quizás sea redundante mencionarlo tan seguido: en la sede hay al menos tres figuras de cartón tamaño real del líder opositor, así como un póster con su imagen de 2014 que pide su libertad y que cubre toda una pared. De Juan Guaidó, exrepresentante del partido y presidente interino de Venezuela, no hay rastro alguno.

Lo que le atrajo de VP a David tiene mucho que ver con López. Le cautivó su forma de gobernar en el municipio Chacao, en Miranda, en contraposición con la gestión del entonces presidente Hugo Chávez. Un modelo que define como referencia para todos los caraqueños. “Fue un gobierno en el que se implementaron políticas progresivas, políticas de bienestar social, y además se impulsó, algo que creo que todos nosotros compartimos, la necesidad de que en Venezuela se pueda generar trabajo, progreso y desarrollo económico. Ese fue el primer acercamiento a Voluntad Popular”, explica. Y allí menciona una diferencia con los otros partidos opositores. “Este es un partido que se creó para transformar a Venezuela y no es algo que estamos diciendo como una proyección a futuro, es que ya lo hemos hecho”.

Los líderes del mañana (Parte II): Voluntad Popular
Foto: Víctor Salazar / @Vaskdc

Para Hayber, el atractivo de ser parte de la formación naranja pasa por la democracia interna. Sostiene que este aspecto es lo que “lo diferencia muchísimo” de los otros partidos políticos (desde Primero Justicia dijeron lo mismo de sí mismos). “Esta es una organización que nos da la oportunidad de crecer desde las bases, el construir equipo y de llegar a los espacios de representación gracias a eso. No es un partido tradicional donde las autoridades se nombran a dedo, sino que nos da la oportunidad de construir y de llegar a. Lo segundo, que es un partido bastante mixto. Es una formación que se nutre de distintos liderazgos”, añade.

De allí en más, los argumentos se hacen similares. Deylys dice que su motivo para pertenecer a VP radica en las oportunidades de formación y de trascender que brinda el equipo, sin importar la religión, el sexo, el estrato social u otro aspecto. Luis explica que tienen visión de país, al contrario de otras formaciones que, señala, nacieron como una respuesta a otro modelo. Y cierra David con otro aspecto con el que coinciden los demás: la inclusión de las personas Lgbti en sus filas.

Luis Martínez

Empezó a militar en VP a los 14 años de edad, cuando apenas se había fundado el movimiento de Redes Populares que luego dio paso a la tolda naranja. Actualmente tiene 25 años de edad y forma parte del equipo nacional de su Juventud. Es estudiante de Geoquímica de la UCV.

Diversidad sin debate interno

Hablar de progresismo, de derechos humanos, de diversidad y de libertades es también hablar de temas como el aborto, la eutanasia, el feminismo o el matrimonio igualitario. No obstante, y a pesar de que los ocho jóvenes de Voluntad Popular remarcan la inclusión de la comunidad Lgbti en sus bases –refieren, cómo no, que de sus filas salió la primera mujer transgénero diputada de la Asamblea Nacional (AN), Tamara Adrián-, reconocen que internamente todos estos son debates que no se dan ni dentro de la oposición ni dentro del partido.

En ese sentido, Carlos hace un mea culpa largo, puntual y, sobre todo, honesto. Argumenta que desde VP debieron aprovechar la figura de Adrián y de Rosmit Mantilla, primer diputado abiertamente homosexual, para llevar más debates al hemiciclo de la AN. Hubiera servido, dice, para abrir el debate no solo en su partido, sino en las otras formaciones; para que los temas llegaran a la sociedad.

Creo que no hay una prioridad en estos temas. Entendemos el contexto nacional, pero al final estas cosas se podrían tratar en paralelo (…) En el ámbito de gestión, creo que a nuestras alcaldías les ha faltado ese nivel de innovación hoy día contra la homofobia, izar la bandera Lgbti en las alcaldías. Esas son cosas que hubiesen dado un gran impacto, hubiesen llevado la discusión al público, y hubiesen puesto un paso más adelante hacia una nueva sociedad. Creo que esos han sido los errores del partido y no discutirlo internamente, más allá del matrimonio igualitario, como son la eutanasia, la legalización del aborto, creo que nos falta. Es un error y es algo negativo que en verdad deberíamos asumir”, dice.

No obstante, Luis cree que el partido avanza en estos temas conforme avance la sociedad, y no viceversa. Considera que la venezolana, a diferencia de la argentina –por poner un ejemplo–, es una sociedad principalmente conservadora, con muchos tabúes. “Estamos avanzando hacia allá y nuestro partido está como en la sintonía”, dice, y no cree que sea estrictamente negativo.

Hasler, Luis Miguel y David se acercan más a la opinión de Carlos. David considera que se debe fomentar la discusión en torno a estas ideas para generar mayores consensos. El segundo cree que son debates positivos que ya se deben producir en lo interno –las diferencias de opiniones enriquecerán el debate, opina- y en la sociedad. El primero reconoce que, más allá del matrimonio igualitario, todavía no ha debatido los otros tópicos mencionados. El partido, señala, no tiene una postura clara al respecto. Aun así, cada uno de ellos tienen muy claras sus posiciones al respecto. Todo lo que digan son opiniones personales. 

Leer más  Luis Fonsi: "Despacito" solo trajo cosas buenas a mi vida
Los líderes del mañana (Parte II): Voluntad Popular
Foto: Víctor Salazar / @Vaskdc

— Para ser más precisos: matrimonio igualitario, ¿sí o no?

Inmediatamente después de un “sí” al unísono, se escucha un solo “no”. Todos voltean. Es Deylys.

— ¿Por qué?

— Particularmente, yo asisto a una iglesia. Pero más allá del tema religioso, como estudiante de Derecho también lo traigo a colación. En el articulado de la Constitución habla del tema de la familia y me parece que -tal vez más adelante cambie mi opinión-, hay que verlo detalladamente y cómo se va a regularizar esto en nuestras leyes. Porque sí es verdad, tenemos una sociedad bastante cambiante, pero yo creo que es importante que antes de nosotros poder tomar una decisión (…) tenemos que hacerle un estudio a nuestra sociedad y de acuerdo a esto decidir, porque hay muchas personas que no están de acuerdo. Por ejemplo, cómo va a afectar a los venezolanos y cuáles serán las consecuencias. Pero yo, particularmente, no estoy de acuerdo.

—¿Pero no es esa una decisión individual?

—Es mi decisión individual, es lo que yo pienso no como partido, sino como estudiante de Derecho, como creyente de la palabra de Dios. Yo no comparto eso. Tengo amigos espectaculares que son homosexuales, los respeto hasta allí, pero ellos conocen mi posición y siempre lo voy a mantener a pesar de que sí vaya contra la corriente, pero siempre va a ser mi posición.

A pesar de mencionar a la Iglesia y a Dios en sus respuestas, dice creer, al igual que el resto de sus compañeros de partido, en la división entre el Estado y la Iglesia.

Donde sí hay unanimidad es en el debate sobre el aborto. Todos están de acuerdo en que sea seguro, legal y gratuito; aunque dejan claro que su apoyo es según bajo qué condiciones se despenalice. La primera en tomar la palabra nuevamente es Deylys y demuestra que sabe separar entre religión y algunas políticas públicas. Su aprobación de esta práctica pasa por una regularización adecuada. Que no sea tan liberal como para que se convierta en un método anticonceptivo. Hayder coincide y menciona, sin dar detalles de algunas, las condiciones bajo las cuales considera debe ser posible: si fue producto de violación, si es necesario porque pone en riesgo la salud de la mujer o el tiempo de gestación.

David cierra el tema del aborto con una visión más completa. Opina que este es un tema que reivindica los derechos de las mujeres. La negativa al aborto, dice, forma parte de las construcciones sociales para “aplastar” sus libertades y la manera como desarrolla su vida. Por ello considera que la despenalización debe ir de la mano, además, con la presencia del Estado para educar a la sociedad y promover los anticonceptivos.

“Por eso uno de los lemas que apoyo es el de ´educación para poder decidir, anticonceptivos para no abortar -porque yo creo que nadie en su sano juicio quiere pasar por una situación así-, y el aborto para no morir’. Sencillamente es una práctica que está sucediendo en clínicas clandestinas, en espacios donde la mujer no tiene garantizados sus derechos, uno de ellos a la vida (…) creo que ellas no deben ver arriesgada su vida por un Estado que no les garantice sus derechos humanos”, explica.

Donde hay menos consensos es en la eutanasia (muerte asistida). Deylys y Hasler se oponen esgrimiendo que es apoyar el suicidio; que el sufrimiento, en mayor o en menor medida, forma parte de la vida. Aun así, opinan que se debe estudiar la posibilidad. De momento creen que es negativo. Luis Miguel y David, en cambio, se muestran favorables. Ponen como regla que se debe permitir cuando la persona está desahuciada, está bajo una inminente muerte, o padece una enfermedad grave. No se trata de valores morales o creencias individuales, dice David, sino de solidaridad con la otra persona.

Carlos Marcano

Comunicador social egresado de la Universidad Monteávila, casa de estudios en la que actualmente se desempeña como profesor. Tiene 26 años de edad y desde 2012 es militante de VP. Al igual que sus compañeros, fue electo en 2017 como miembro del equipo nacional de Juventudes. También trabajó en la Alcaldía de El Hatillo, su municipio natal, durante la gestión de David Smolansky.

Temple ante la amenaza

Pasan en Venezuela cosas absurdas, anormales. Una de ellas es que cuando hay persecución política, incluso los más jóvenes tienen experiencias. Desde su fundación, VP ha sido de los partidos más perseguidos por el régimen chavista. Con esta amenaza conviven sus militantes desde el momento en el que ingresan a la formación política. Aunque no le quitan seriedad al asunto, algunas anécdotas las comentan entre risas irónicas. Otras las narran con la tristeza de una marca todavía presente.

Con algo de amargura, Hasler comenta que al menos el 80% de los presentes en la sala fue detenido alguna vez durante su militancia, o fue víctima de algún tipo de persecución u hostigamiento.

“Una mamá, cuando tú le dices que vas a entrar en política, se asusta. Y cuando le dices que vas a militar en Voluntad Popular, se pone peor. Cuando tengo un evento político, una actividad comando, evito decir a dónde voy. Siento que, si les digo a mis familiares, se van a poner peor. Ellos se enteran de las cosas que yo hago por las redes sociales. Yo creo que todos tenemos familiares que te dicen ‘vete del país, ¿qué vas a hacer aquí?’. No entienden cómo es que decimos que no nos queremos ir. Lo respetan, pero no lo entienden”, comenta Jesús. Mientras habla, el resto acompaña con sonrisas y asienten con la cabeza. Todos han pasado por lo mismo.

Foto: Víctor Salazar / @Vaskdc

Hayber cuenta que hubo días en los que le escondieron las llaves del carro y las camisas del partido para que no saliera a la calle. Corría el año 2019 cuando su mamá se arrodilló para pedirle que dejara la política y se fuera del país. Fue en un funeral. El de Edmundo Rada, exconcejal del municipio Sucre, en Miranda. Fue asesinado con un tiro en la cabeza. La versión del régimen es que se trató de un crimen por cuestiones personales con la que era su pareja, aunque sus familiares y colegas del partido sostienen que la culpa es del régimen. Hayber lleva una franela blanca con su imagen estampada como recuerdo de quien lo inició en la política.

Han llegado también a acosar a sus familiares. Una vez, comenta Hasler, dejaron panfletos en las afueras de su casa amenazándolo de muerte. La única que estaba era su mamá. Al día siguiente pusieron la denuncia ante la Fiscalía. “A pesar de que se preocupa, es un tema de familia de no perder la dignidad”, asegura. Caso similar vivió Deylys en el año 2019, cuando después de organizar una protesta en su comunidad por los apagones, dos integrantes de un colectivo –grupos paramilitares del régimen-, dos efectivos de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) y varias mujeres del consejo comunal la amenazaron con represalias, advirtiendo que sabían dónde vivía y quiénes eran sus familiares.

“A pesar del miedo, del amedrentamiento, seguimos aquí. A pesar de que nuestro coordinador nacional está afuera, de que muchos están afuera, que mi homólogo, Roland Carreño, hoy está preso acusado de una cantidad de cargos por administrar los recursos que son naturales en el partido. El país lo vale. Cualquier sacrificio vale la pena”, concluye Luis. Todos coinciden. Seguirán en la lucha. 

Luis Miguel González

Jocoso e informal al hablar, es el responsable juvenil de la tolda naranja en Caracas. También es el presidente del Centro de Estudiantes de Derecho de la UCV y vicepresidente operativo de la plancha universitaria Iuris. Tiene 22 años.

Visión de futuro

Soñar con un futuro democrático en Venezuela no es difícil para los ocho jóvenes detrás de la mesa. Cada uno habla sobre los temas que le apasionan: Hasler de los servicios públicos y acceso al agua, Jesús de la educación, Luis de la reconstrucción de la industria petrolera y Carlos de la seguridad ciudadana. Cada uno parece tener claro en qué desea contribuir una vez se haya cumplido la hoja de ruta propuesta por Juan Guaidó de cese de la usurpación, gobierno de transición y elecciones libres.

Para Luis Martínez, lo primero que debe hacerse en el país una vez restituido el hilo constitucional es atender la emergencia humanitaria. Aunque suene como lo más lógico que hay que hacer, es tajante en que se le debe dar urgencia a la situación hospitalaria y a los casos de desnutrición presentes en varias comunidades. También afirma que se debe frenar el deterioro de las universidades y la escalada de violencia de los grupos armados que operan en los sectores populares y rurales.

Otra propuesta obvia viene de parte de Hayber, quien ve la necesidad de priorizar el tema económico, incluso por encima del humanitario. Para él, una vez resuelta la crisis medular de la sociedad venezolana, otros problemas como la alimentación, salud y universidades serán más fáciles de abordar. Sobre este punto, Luis Miguel aporta un par de sugerencias: dar preferencia a los productos nacionales sobre las importaciones y eliminar las trabas burocráticas a los comerciantes y campesinos.

Foto: Víctor Salazar / @Vaskdc

Carlos aterriza en propuestas más concretas. No necesita rebuscarlas mucho, pues ya están enmarcadas en el Plan País que el gobierno interino de Juan Guaidó desarrolló para actuar una vez superado el régimen de Nicolás Maduro, en las siguientes 90 horas, 90 días y 90 meses. Explica que el próximo gobierno deberá tomar medidas como asegurar ministerios clave como el de Economía y Finanzas, Salud, o el Despacho de la Presidencia, así como las televisoras públicas  “para que se pueda facilitar una transición, se pueda llevar el mensaje”. Una vez hecho esto, tocaría intervenir las industrias básicas con prioridad en la generación de energía eléctrica y la producción de petróleo.

Señala que para garantizar la efectividad de la transición democrática, será no necesario, sino obligatorio, pasar por un proceso de negociación con piezas clave del régimen de Maduro que estén dispuestas a colaborar, así como con los funcionarios policiales y militares que se pongan del lado de la justicia. Ir por una vía rupturista y de persecución a ciegas es en su opinión un riesgo para la estabilidad de la nueva república.

“Que en el país no quede una fragilidad inmediata como pasó el 11 de abril de 2002, que la transición duró 24 horas y luego todo se acabó. No hay que cometer los mismos errores de ir contra todo el que apoya a Maduro, sino buscar los puentes de entendimiento”, razona.

Deylys Laura Ferrara

Estudiante de Derecho de la UCV, también hace política estudiantil como secretaria de Cultura del Centro de Estudiantes de su escuela. En su cuenta de Twitter señala que Dios es lo primero en su vida y es la más risueña del grupo. Con 22 años de edad forma parte de la sección Juvenil regional de Caracas, donde funge como coordinadora operativa en su parroquia La Pastora.

El partido y lo estudiantil

Hasler y David poseen opiniones muy diferentes y, a su vez, cercanas en cuanto al papel que juega el movimiento estudiantil en la política nacional. Ambos conocen bastante bien las responsabilidades de su lucha, sobre todo desde un bastión tan importante como la UCV. Mientras Hasler fue presidente de la Federación de Centros Universitarios (FCU) de esa casa de estudios entre 2015 y 2017, David actualmente lleva esa misma batuta, que antes de él ocuparon dirigentes como Stalin González o los hermanos Juan y Rafaela Requesens. 

Leer más  Luis Fonsi: "Despacito" solo trajo cosas buenas a mi vida

Hasler se apartó temporalmente de su militancia en Voluntad Popular durante el tiempo que estuvo en la FCU. Para él, lo mejor cuando se ocupa un cargo dentro de un gremio o sector (en este caso el estudiantil) es poder tomar decisiones libres de ataduras e intereses partidistas. De este modo, asegura, pudo tener un mayor campo de acción con diferentes organizaciones con las que seguramente no habría podido trabajar de haber estado comprometido con una sola directriz política.

Considera que es precisamente la injerencia que los partidos tienen sobre las planchas universitarias un problema que suele hacer más daño que bien a la causa de las reivindicaciones estudiantiles. Reconoce que es imposible hacer política solo, y muchas veces el éxito de una campaña depende de con quién se está y los apoyos recibidos; sin embargo, muchas veces los partidos van “demasiado lejos” en su búsqueda de apadrinados entre los liderazgos en los centros de estudiantes.

“Creo que fue un error de parte de los partidos el haberse metido tanto dentro del movimiento estudiantil, desde hace muchos años. En alguna medida eso ha dañado la propia dinámica estudiantil”, comenta.

En medio de esa tensión entre la agenda de la política nacional partidista, y la agenda interna de la universidad, dice que el papel del dirigente estudiantil es saber aprovechar esa alianza con las toldas para encontrar un punto de equilibrio que beneficie a ambas partes. En este sentido, cree importante no confundir la militancia con la subordinación. “Es distinto meterse en un partido que hacer lo que digan los partidos”, apunta.

Foto: Víctor Salazar / @Vaskdc

Una visión diferente aporta David sobre la lucha desde las aulas. Su estreno en la FCU estuvo marcado en 2019 por la reactivación de las movilizaciones del movimiento estudiantil en la calle, y afirma que su politización es más histórica que coyuntural. Evoca desde la icónica generación de 1928 que se alzó contra la dictadura de Juan Vicente Gómez, hasta los estudiantes que protagonizaron las protestas previas al derrocamiento de Marcos Pérez Jiménez. En el caso de estos últimos, fueron formados desde la clandestinidad por Acción Democrática, Unión Republicana Democrática (URD) y el Partido Comunista de Venezuela (PCV).

Creo que esa simbiosis entre el mundo estudiantil y partidista siempre ha existido, porque el movimiento estudiantil es naturalmente político. No solamente luchamos por nuestras reivindicaciones estudiantiles, sino además contra las injusticias que se presentan en la sociedad. Los estatutos de nuestras organizaciones incluso así lo dicen y lo especifican. Los partidos y nuestras organizaciones son correas de transmisión que pueden ir en una u otra dirección, tanto para hacer lo que los partidos te manden, como para utilizar a los partidos como herramientas para llevar adelante tus políticas”, explica.

Al igual que Hasler, David se separó de sus responsabilidades con la tolda naranja al asumir la presidencia de la FCU-UCV, y aunque ya no tiene voto en la toma de decisiones, todavía asiste a las reuniones y da sus opiniones cuando lo amerita. La diferencia está en que ahora busca desde el Movimiento Estudiantil impulsar proyectos que utilicen a los partidos opositores como medio para construir políticas al servicio de los jóvenes en lo político, asociativo y reivindicativo.

Uno de estos proyectos fue la Confederación de Estudiantes de Venezuela (Confev). Creado en 2019, agrupa a 37 universidades públicas, experimentales, privadas y autónomas de 16 estados del país. Aunque la plataforma apoya al gobierno interino de Juan Guaidó en acciones de calle pacíficas, también vela por sus propios intereses, como cuando lograron en febrero de 2020 la suspensión de la medida cautelar del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) que obligaba a la UCV a realizar elecciones de autoridades sin garantías.

Sosa asegura que los estudiantes se han unido para tener más participación no solo en temas reivindicativos como la aprobación de un Fondo para la Educación, Ciencia y Tecnología por parte de la Asamblea Nacional, sino incluso también en la toma de decisiones dentro del seno de la oposición.

“En la Consulta Popular la tercera pregunta vino desde los estudiantes, no vino desde los partidos políticos. Nosotros nos impulsamos, nos unificamos y dijimos es necesario que exista esta pregunta. Y presionamos a los partidos políticos literalmente, tuvimos que amenazar incluso con salirnos de la consulta si no sucedía, pero lo logramos”, asevera.

Esa tercera pregunta, incorporada por el Parlamento luego de modificar las dos anteriores, fue “¿Ordena usted adelantar las gestiones necesarias ante la comunidad internacional para activar la cooperación, acompañamiento y asistencia que permitan rescatar nuestra democracia, atender la crisis humanitaria y proteger al pueblo de los crímenes de lesa humanidad?”.

Liderazgo de cara al futuro

En Voluntad Popular es claro que sus jóvenes aspiran en algún momento tomar las riendas no solo del partido, sino también del país. Los dirigentes juveniles no dan rodeos para decir cuáles son sus expectativas en la política. Todos tienen claro los cargos que les gustaría ocupar una vez restituida la democracia, y, quizás lo más importante, qué es lo que harán en caso de resultar electos.

Deylys Ferrara. Foto: Víctor Salazar / @vaskdc

Deylys es la primera en responder. Acuerdan tácitamente hablar siguiendo el orden en el que están sentados en la mesa. Para ella el liderazgo es la capacidad de servir para ver y desarrollar los talentos y potencial de la gente. Su pasión por el Derecho la motiva a querer ser una gran abogada, y aunque prefiere decidir según como vayan los tiempos, su camino está donde pueda trabajar con las leyes. La Asamblea Nacional sería, en su opinión, un espacio ideal para ejercer esta área.

Jesús Mendoza. Foto: Víctor Salazar / @vaskdc

Jesús comenta entre risas que es raro ver a un estudiante de Odontología dedicarse a la actividad partidista, pero es porque ve su futuro profesional y su vocación social separadas por razones éticas. Argumenta que la política es un servicio a la sociedad del que sus dirigentes no deberían lucrarse, y reniega de ser un político de oficio pendiente de ocupar cargos como medio de vida. Es preciso al fijar su objetivo en el Parlamento, y aún más específico en su plan: integrar la Comisión de Desarrollo Integral para proponer reformas a la Ley Orgánica de Educación y la Ley de Universidades.

Luis Martínez. Foto: Víctor Salazar / @vaskdc

Luis también ve su futuro en el hemiciclo del Palacio Federal Legislativo, pero no como diputado. Aspira a la restitución del Congreso bicameral que existía antes de 1999, donde le gustaría ser senador e integrar la Comisión de Energía y Petróleo. Su formación como estudiante de Geoquímica le da la base con la que busca reformar la Ley de Hidrocarburos, con la cual recuperar Pdvsa y adaptarla a la realidad actual del país.

Los líderes del mañana (Parte II): Voluntad Popular
Hasler Iglesias. Foto: Víctor Salazar / @vaskdc

Para Hasler, el liderazgo es la cualidad de tener una visión lo suficientemente fuerte e inspiradora que impulse a los demás a alcanzar su máximo potencial. Por eso apunta hacia el Poder Ejecutivo como el lugar donde de verdad se cambia la vida de las personas. Si sus aspiraciones van por lo municipal, regional o hasta nacional, es algo que le es indiferente, pues en cualquiera piensa aplicar sus conocimientos en Ingeniería Química y Gerencia Pública para atender las cuatro áreas de su interés: el petróleo y las energías renovables, políticas de salud y generación de empleo, derechos humanos y el acceso a servicios públicos de calidad como el agua potable.

Los líderes del mañana (Parte II): Voluntad Popular
Hayber Farías. Foto: Víctor Salazar / @vaskdc

Sacrificio, acompañamiento y direccionalidad son las tres líneas que definen el prototipo de líder ideal para Hayber. Bajo esta premisa, su dirección también es clara y conduce, como no podía ser de otra forma, a su amada Petare. Su visión está enfocada en ocupar a futuro el despacho de la Alcaldía del municipio Sucre, y desde ya prepara un plan para repensar el concepto de ciudad y el espacio urbano donde se desarrollan los sectores populares. “Pensar cómo cambiar ese paradigma de la política donde a la gente del barrio simplemente hay que ayudarle a que le llegue el agua, o cargarle el agua, o el tema de la basura. Yo creo que hay que repensar la problemática en general, ver cómo cambias esa realidad desde el sector”, destaca.

Los líderes del mañana (Parte II): Voluntad Popular
Carlos Marcano. Foto: Víctor Salazar / @vaskdc

Carlos también va por la misma línea de ejercer el poder Ejecutivo a un nivel municipal, bien sea como alcalde del municipio El Hatillo, o rescatando la figura de la actualmente extinta Alcaldía Metropolitana. Su centro es la seguridad, una materia pendiente en las últimas décadas en Caracas, por lo que es fundamental para él dar prioridad a una buena gestión policial. Dice ya tener experiencia con eso, al haber visto de primera mano el desempeño de la Policía de El Hatillo durante la Administración de David Smolansky.

Luis Miguel González. Foto: Víctor Salazar / @vaskdc

Luis Miguel afirma que lo más importante en un líder es tener claro cuál es su objetivo, y conocer bien a la gente que lo rodea para sacar lo mejor de ellos. “Un tipo de pinga, que sabe su vaina, y que le echa pichón”, es su definición. Dice que es en el poder Ejecutivo donde se puede ejercer mayor presión para obtener cambios tangibles en la población, y a eso aspira, sin importar qué cargo.

Los líderes del mañana (Parte II): Voluntad Popular
David Sosa. Foto: Víctor Salazar / @vaskdc

El gran sueño de David, al igual que sus compañeros, está en la rama ejecutiva. Su objetivo está en sintonía con su concepción del liderazgo, que define como la capacidad de tener una visión clara de hacia dónde ir, responsabilidad para estar a la altura de los retos propuestos y el poder de unir a las personas en torno a una causa común. Su plan ya está trazado: primero hacer una escala en el Poder Legislativo para atender puntualmente las agendas de la Educación y la descentralización del Estado. En este segundo punto, está a favor de una mayor división político-territorial, con más municipios. Una vez hecho esto, quiere cumplir su máximo deseo, que es resolver los problemas y necesidades de sus vecinos de Catia, quizás como un nuevo municipio separado de Libertador. 

Aunque las circunstancias actuales del país han llevado a estos ocho jóvenes a ejercer una política casi de trinchera, entre la persecución y la movilización de calle, no pierden el norte de que el camino no acaba con el fin del régimen de Maduro. Por el contrario, saben que de ahí en adelante es donde comienza la verdadera ruta hacia el país que sueñan construir, y están determinados a abrirse paso hacia ese futuro.

Noticias relacionadas