• El mecanismo pretendía facilitar las transacciones en los comercios al permitir una alternativa de pago distinta al efectivo

La falta de billetes de baja denominación en dólares ha obligado a que los comercios venezolanos tengan que idear mecanismos para ser capaces de dar cambio a sus clientes. Esta necesidad se tradujo en la creación de los denominados vales en divisas.

Sin embargo, la implementación de esta alternativa para dar vuelto en dólares no pudo concretarse. Pues no contó con el apoyo del régimen de Nicolás Maduro.

Esto quedó demostrado durante una reunión realizada el lunes 15 de marzo en la que participaron representantes del Ministerio del Comercio, la Superintendencia de las Instituciones del Sector Bancario (Sudeban) y la empresa privada.

En el encuentro los organismos del Estado notificaron a los empresarios que aquellos comercios que den cambio a sus clientes utilizando vales serían sancionados. Señalaron que este tipo de mecanismo de pago está expresamente prohibido.

“Ningún supermercado o establecimiento comercial está autorizado para manejar fondos del cliente o público, el que decide qué hacer con su dinero es el cliente, no el comercio”, indicó el superintendente de las Instituciones del Sector Bancario (Sudeban), Antonio Morales.

Posterior a este encuentro, funcionarios de la Superintendencia Nacional para la Defensa de los Derechos Socioeconómicos (Sundde) realizaron fiscalizaciones a la cadena de tiendas Beco, durante las cuales notificaron la decisión.

La alternativa que proponen para dar solución a la escasez de efectivo, es que los comercios ofrezcan la posibilidad de dar el vuelto, mediante pago móvil a la tasa de cambio fijada por el Banco Central de Venezuela (BCV).

Lo que hay detrás de la medida

Pilar Navarro, economista de la firma Medley Global Advisors, considera que la prohibición de los vales en dólares puede ser vista como una señal del régimen de Maduro a la empresa privada de que no permitirán una dolarización total de la economía.

Hay rechazo por parte del BCV y la Sudeban por dejar que el bolívar pierda vigencia como moneda de curso legal en el país y por eso interviene el órgano regulador”, comenta en exclusiva para El Diario. Pilar Navarro

En este sentido apunta que pese a que el régimen se ha visto obligado a aplicar políticas de liberalización de la economía, aún siguen teniendo una fuerte inclinación hacia los controles. 

Pago móvil

Un aspecto que dificulta la adopción del pago móvil como una vía para que los comercios puedan dar cambio a sus clientes son los límites diarios establecidos para este tipo de operaciones.

Si bien al tratarse de cuentas jurídicas, los montos son mayores a los previstos para cuentas de personas naturales, estos en promedio se ubican entre Bs. 700.000.000 y Bs. 1.500.000.000.

Esto representa entre 385 y 825 dólares diarios, montos que a todas luces son insuficientes para cadenas como Farmatodo, Locatel y Beco que cuentan con decenas de sucursales en todo el país que procesan miles de operaciones diariamente.

Retroceso histórico

José Ramón Acosta, economista y especialista en moneda e instituciones financieras, comenta para El Diario que la utilización de vales tal y como lo proponían algunos comercios, suponía un retroceso a la época de la colonia española.

Explica que esto se debe a que para 1802 la falta de dinero circulante (monedas españolas) obligó al gobierno local a tener que emitir fichas (objetos físicos) y señas (papel), con la intención de dar solución a este problema.

“En 1802 el gobierno de la Capitanía General de ese entonces tuvo que ordenar la acuñación de fichas y la emisión de señas. Justamente para solventar el problema que tenían. En ese momento era la falta de efectivo”, señala.

Dice que un escenario similar es el que pretenden aplicar las grandes cadenas de tiendas al emitir vales en dólares para dar cambio.

El mercado reacciona ante las dificultades y encuentra mecanismos para superarlas. Es buscar formas de solucionar situaciones para facilitar el intercambio” José Ramón Acosta

Afirma que los comercios veían este mecanismo como una forma para facilitar el intercambio y el comercio. Al tiempo que se garantizaba que el cliente podría disponer de su vuelto sin la necesidad de consumir un monto mayor al que tenía previsto.

Cuentas en moneda extranjera

Otra alternativa que permitiría solventar el problema actual es el uso de tarjetas de débito asociadas a cuentas en moneda extranjera. Esta solución se encuentra ya en la cartera de productos de la mayor parte de la banca nacional tanto pública como privada.

Dicha herramienta permite que los tarjetahabientes puedan cancelar el monto exacto de la operación mediante sus tarjetas, al tiempo que el cargo de la transacción es deducido del saldo en divisas del usuario.

¿Regreso del petro?

Ante la evidente falta de circulante de baja denominación, Acosta no descarta que desde el régimen se inicie una campaña para lograr la masificación del uso de la criptomoneda estatal: el petro.

Su uso significaría la solución al problema del vuelto, pues los pagos a los comercios se realizarían por el monto exacto de la operación. No obstante, el experto cree que este escenario es poco probable debido a que la moneda no cuenta con la confianza del público.

“El régimen puede intentar resucitar el petro pero los que van a resucitar al petro no son los emisores. Los que podrían resucitar el petro son los usuarios”, sostiene.

Devaluación de moneda venezolana.  vales en dólares

Considera que en las actuales circunstancias es muy difícil que se den este tipo de condiciones que propicien el uso del petro. Por ello cree que sería más viable generar otro producto financiero que sí cuente con la confianza de la población.

Indica también que la idea de ofrecer dar vuelto en bolívares tal y como se ha planteado desde el régimen es compleja. Debido a que ante la devaluación de la moneda nacional se ha vuelto común que las personas rechacen los bolívares. Ni siquiera los nuevos billetes anunciados por el BCV.

“La gente no va a aceptar pagar en dólares y que el vuelto se lo den en bolívares de esas nuevas denominaciones. Esa no es una solución”, afirma enfáticamente.    

Esta visión es compartida por Navarro, quien explica que los venezolanos prefieren operar con dólares. Por tal razón no van a querer recibir cambio en bolívares. Añade que la propuesta de que los comercios den el vuelto a sus clientes mediante pago móvil es una medida que dificulta el intercambio.

Esta es la opción menos óptima, porque las soluciones tienen que apuntar a que el intercambio sea lo más expedito posible y el pago móvil es un paso en la dirección contraria porque puede acarrear retrasos en las transacciones” Pilar Navarro

Dolarización financiera

La experta comenta que hasta que el régimen no flexibilice los controles y permita que la dolarización financiera pueda seguir avanzando, los problemas que se viven actualmente para dar cambio en dólares continuarán.

“Hasta que no se permita realizar transferencias de dólares entre cuentas custodia de distintos bancos y no haya un aumento de la confianza de los venezolanos y los consumidores para depositar sus dólares dentro del sistema financiero nacional, aunque sea en pequeños montos, las personas van a preferir operar con dólares en efectivo”, afirma Navarro.

Banco dolarización.  Vales en dólares

La economista de la firma Medley Global Advisors asegura que en caso de que esto no ocurra, el uso de los vales en dólares continuará. Esto debido a que los venezolanos prefieren operar con divisas en efectivo.

El sector privado no tiene la capacidad de conseguir las cantidades suficientes de billetes de baja denominación que se requieren en el país para dar vuelto en efectivo a todas las personas que utilizan este método de pago.

En este contexto, todo parece indicar que la alternativa de vuelto planteada por el régimen de Maduro no permitirá dar solución al problema de escasez de dólares de baja denominación en el país.

Noticias relacionadas