• Hasta el momento solo dos vacunas han sido autorizadas por el régimen de Nicolás Maduro para la inmunización de la población venezolana. Fotos: EFE y AFP

En el mes de marzo, la llegada de 500.000 dosis de la vacuna contra el covid-19 desarrollada por Sinopharm (China) a Venezuela tomó por sorpresa al sector salud. Uno que, hasta ese momento, solo había tenido experiencias con la vacuna Sputnik V (Rusia). Así, estas dos se convirtieron en las vacunas contra el covid-19 en Venezuela disponibles.

La vacuna de Sinopharm fue formulada a partir del virus Sars-CoV-2 inactivado, una técnica usada anteriormente para el desarrollo de vacunas como la que se aplica para prevenir la poliomielitis. También tiene menos efectos adversos que las vacunas desarrolladas con otras técnicas.

Por su parte, la Sputnik V fue desarrollada a partir de dos vectores del coronavirus, una técnica nueva del laboratorio Gamaleya de gran eficacia, pero que genera desconfianza en distintos sectores de la población. Un estudio publicado en la revista The Lancet determinó que esta fórmula tiene 91,6% de eficacia. 

Detalles sobre la vacuna de Sinopharm

Alejandro Risquez, epidemiólogo y director del centro de vacunaciones Vacuven, explicó que la fórmula desarrollada por la farmacéutica China tiene varias ventajas frente a la Sputnik V. 

Tiene una relación relativamente alta, de 79%; es hecha con una tecnología bastante confiable de virus inactivado y se puede manejar a temperaturas de dos a ocho grados centígrados. Eso es muy bueno porque nuestro programa de vacunación cuenta con la logística y neveras suficientes como para poder manejar la vacuna en muchas regiones sin mayor problema”, detalló en exclusiva para El Diario.

La temperatura a la que se puede conservar esta dosis, una de las dos vacunas contra el covid-19 en Venezuela, es una de sus características más determinantes. Facilita el almacenamiento, el traslado y agiliza la aplicación. De acuerdo con Risquez, el fármaco solo se saca de la nevera y se espera uno o dos minutos antes de ponerlo.

El epidemiólogo destacó que los resultados de los ensayos clínicos de Sinopharm, en su tercera fase, aún no no son publicados en revistas científicas. Señaló que este aspecto no detiene su uso en el mundo, pero sería un valor agregado que los especialistas cuenten con esa información.

Foto: Salud con Lupa

Otra desventaja se refiere a que su uso está comprendido en dos dosis, como la mayoría de las vacunas contra el covid-19. Aclaró que esto implica que las 500.000 unidades que están en Venezuela solo serán para inocular a 250.000 personas; es decir, menos de la población total del municipio Guaicaipuro del estado Miranda (252.242 habitantes).

A esta característica se le suma el hecho de que se ha estudiado la posibilidad de usar una tercera dosis. Esto para los casos que no alcancen la inmunidad y como alternativa para combatir las nuevas variantes del virus. 

El pasado 22 de marzo, las autoridades sanitarias de Emiratos Árabes Unidos alertaron sobre casos que no generaron suficiente respuesta de inmunización luego de la segunda dosis. Walid Zaher, investigador jefe de G42 Healthcare, distribuidor de la vacuna china en ese país, expresó que la alternativa en este caso es aplicar una tercera dosis para reforzar la inmunidad. 

Detalles sobre la vacuna Sputnik V

La Sputnik V en su forma líquida, señaló Risquez, requiere una refrigeración de -18° a -80° centígrados. Asimismo, debe estar al menos siete minutos a temperatura ambiente antes de aplicarse y se debe esperar de 20 minutos a una hora para verificar si el paciente tiene algún efecto adverso. También requiere dos dosis para lograr la inmunización. 

Con respecto a la logística de las jornadas de vacunación en el país con esta vacuna, el epidemiólogo detalló que no ha habido mayores inconvenientes. Sin embargo, cuestionó que la información sobre las jornadas sea escasa para el personal de salud. 

Foto: AFP

“Desde el punto de vista operativo, nos parece insuficiente el número de vacunas que trajeron. En muchos hospitales quedaron médicos de primera línea sin vacunación, porque no estaban debidamente informados y no llegaron a vacunarse.  Entonces queda mucha gente sin vacunar. Creo que tienen que buscar la manera de garantizar que los grupos prioritarios y los más vulnerables sean a los que llegue la vacuna y no a grupos con otros intereses”, añadió el epidemiólogo.

Manejo de la información sobre las vacunas contra el covid-19 en Venezuela

Luis Echezuria, epidemiólogo y miembro de la Sociedad Venezolana de Infectología (SVI), indicó que el manejo de la información sobre las vacunaciones en el país ha sido inadecuado. Destacó que esto puede generar desconfianza en la población, a pesar de que ambas vacunas tienen un alto porcentaje de seguridad. 

La comunicación es tan o más importante que la misma vacuna. El vocero oficial debería decirle a la población cual está llegando, por qué fue elegida cierta vacuna, explicarle que instituciones científicas serias las avalan. Esto para invitar de una forma agradable al venezolano para vacunarse”, dijo Echezuria en exclusiva para El Diario.

El médico indicó que antes de que las vacunas lleguen al país, la población debe estar familiarizada con ellas. Aclaró que esto no ocurrió con el cargamento de Sinopharm. 

Cuestionó que el Ministerio de Salud no sea el vocero natural de estos anuncios, sino que los venezolanos se enteren cuando los hechos ya están consumados 

El epidemiólogo aclaró que en gran parte de las dudas que tienen los venezolanos sobre las vacunas de Sinopharm (China) y Gamaleya (Rusia) se origina en un punto de vista político. 

Al ser fórmulas creadas en países aliados del régimen de Nicolás Maduro, las personas que no son afectas a esa ideología política podría negarse a ponérsela. El especialista agregó que los grupos antivacunas aprovechan esto para afianzarse. 

Varios fabricantes

El epidemiólogo Luis Echezuría advirtió que todos los países deben contar con más de una vacuna, porque ninguna casa fabricante puede garantizar cobertura para toda la población.

“Aquí en Venezuela siempre dijimos que no debíamos amarrarnos con una sola. Nos habían traído 200.000 dosis para empezar con el personal de salud. Sin previo aviso, nos enteramos que llega un avión con medio millón de dosis, que es bueno y están destinadas a vacunar a los profesores”, añadió.

Vacunaciones lentas

De acuerdo con Echezuría, las jornadas de vacunación en Venezuela deben aumentar su velocidad. Explicó que los sectores priorizados y las personas con comorbilidades deben ser inmunizadas cuanto antes para evitar que corran riesgo de contagiarse y morir. 

Foto: Ministerio de Comunicación

El experto manifestó su preocupación por los pacientes de enfermedades crónicas que aún no tienen posibilidades de vacunarse. 

¿Dónde están los registros de personas con patologías previas? Algunos existen gracias a las sociedades médicas independientes. Si el Estado tiene tres años sin entregarle insulina a los diabéticos cómo sabemos cuántos son, dónde están, qué edades tienen. Tenemos ese tipo de obstáculos que deben solucionarse”, detalló.

En este sentido, recomendó implementar mecanismos de comunicación telefónica o por correo electrónico con cada grupo. Su planteamiento consiste en enviar avisos con los datos para la vacunación. 

Otra recomendación que ofreció fue buscar espacios públicos, preferiblemente abiertos, para realizar las jornadas de inmunización. Destacó que esto no debería ocurrir en los mismos centros de salud donde se atiende a pacientes con covid-19, porque podría implicar un mayor riesgo. Asimismo, el personal que ponga las vacunas debe ser distinto al que labora en los hospitales centinela. 

“Debemos ser realistas. Ya tenemos vacunas en el país, ahora hay que usarlas, imprimirle velocidad, conseguir más vacunas y aplicar mecanismos para inmunizar al menos a todos los mayores de 18 años”, agregó. 

El gremio de la salud está a la espera de que la nación pueda adquirir 2.409.600 vacunas de AstraZeneca a través del mecanismo Covax de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Sin embargo, la decisión del régimen de aprobar solo estas dos vacunas limita la posibilidad de acelerar las jornadas de vacunación en el país. 

Noticias relacionadas