• Con 500.000 dosis en una primera fase, Venezuela se sumó a los países que recibieron cargamentos con la vacuna de la Corporación Grupo Farmacéutico Nacional Chino, la cual tiene un 79% de efectividad. En El Diario detallamos sus características principales y su alcance internacional. Foto: Reuters

Sigue la carrera de diversas farmacéuticas, tanto privadas como estatales, para inmunizar a la población contra el covid-19. En Venezuela el régimen ya ha anunciado planes de vacunación con el fármaco Sputnik V (de Rusia) y ahora con la vacuna china Sinopharm, aunque sin precisar detalles.

El arribo al país de 500.000 dosis del fármaco chino, este 1° de marzo, ha volcado a la comunidad científica nacional a analizar la efectividad de dicho fármaco. Mientras tanto, en El Diario realizamos un repaso sobre la organización que la produce y su efectividad.

La Corporación Grupo Farmacéutico Nacional Chino, mejor conocida como Sinopharm, es una de las compañías que se ha dedicado al estudio del covid-19 para contrarrestarlo. 

A finales de 2020, su vacuna –que elaboró con el Instituto de Productos Biológicos de Pekín– estuvo en su fase final. Para ese entonces se inocularon con la dosis de la vacuna china Sinopharm a más de 60.000 ciudadanos durante los ensayos. 

Sinopharm | Foto cortesía.

Tras su aprobación en el país asiático, el viceministro de Salud de China, Zeng Yixin, señaló que la próxima etapa sería «vacunar a toda la población». En este sentido, el gobierno de Xi Jinping marcó como objetivo contar con 610 millones de dosis para finales de 2020. Ello provocó el interés de diversos países para encargar varios cargamentos. 

El producto es una fórmula alterada del covid-19, que le impide reproducirse y desarrollar la enfermedad. Con esto, el organismo receptor la detecta y produce una respuesta inmune para protegerse.

De acuerdo a los análisis de la Organización Mundial de la Salud (OMS), su efectividad es de 79%, posicionándose entre las mejores en este aspecto; aunque sigue por debajo de otras vacunas como la Sputnik V (91,6%), la de Moderna (94,1%) y la de Pfizer-BioNTech (95%). Asimismo, la revista médica The Lancet publicó los ensayos clínicos que avalan su seguridad.

Sin embargo, una de las características donde destaca el fármaco de Sinopharm es en el requerimiento de su refrigeración. Este se encuentra entre 2 y 8° C con una estabilidad garantizada por 24 meses. La Sputnik V necesita mantenerse a una temperatura de un refrigerador promedio; la de Moderna requiere estar por debajo de -20° y la de Pfizer-BioNTech es inferior a -70°.

La vacuna de Sinopharm actualmente no ha demostrado su eficiencia en los casos de las nuevas variantes de coronavirus que aparecieron en los últimos meses.

Distribución a Venezuela y otros países

La llegada de las primeras dosis de Sinopharm al país estuvieron acompañadas de pruebas de diagnóstico de covid-19 y mascarillas. Así lo informó el régimen venezolano en sus redes sociales.

El Ministerio de Salud, ese mismo día, aprobó el uso de la vacuna de Sinopharm dando inicio al plan de inmunización.

A comienzos del último trimestre de 2020, Nicolás Maduro dijo que se aprobaría el ingreso a Venezuela de una de las cuatro vacunas chinas que se desarrollaban para entonces; aunque no especificó cuál.

Pero a mediados de febrero de 2021 anunció que esperaba contar con las vacunas de China, Rusia y Cuba para iniciar con la inmunización masiva nacional en abril.

Vacunas. Venezuela obtuvo el primer lote de vacunas extranjeras el 13 de febrero de 2021, cuando arribaron 100.000 dosis de Sputnik V. Fue el primer envío desde Rusia, de un total de 10 millones que se acordaron.

Sin embargo, no fue el primer país en recibir la vacuna de Sinopharm. De hecho, el pasado 16 de febrero llegaron a Hungría un total de 550.000 dosis para inmunizar a 225.000 personas –cada una necesita doble vacuna–. Esto de acuerdo con la información difundida por el Ministerio de Exteriores del país europeo. Esta es la primera parte de los cinco millones que encargó en varias tandas, con la entrega final estimada para mayo.

Asimismo, en Argentina arribaron 904.000 dosis de dicho fármaco el 25 de febrero. El Ministerio de Salud argentino autorizó su uso como medida de emergencia. Faltan 96.000 para llegar al millón de vacunas acordadas con la compañía asiática.

La Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (Anmat) –de Argentina– analizó la adquisición y recomendó hacer uso de la vacuna en pacientes con edad máxima de 60 años.

Otros países que han recibido la vacuna china son Bolivia, Perú, Pakistán, Jordania, Emiratos Árabes Unidos, Bahrein, Serbia y Egipto. 

Noticias relacionadas