• El carguero, uno de los más grandes del mundo, fue liberado el lunes 29 de marzo tras encallar accidentalmente y obstruir el paso en ambos sentidos del canal. Más de 437 embarcaciones quedaron varadas, retrasando el comercio entre Asia y Occidente

Un buque paralizó el tráfico marítimo por seis días en el mar mediterráneo, luego de atascarse durante una maniobra en el canal de Suez, en Egipto. El hecho, que restringió la circulación de más 437 barcos en uno de los pasos más transitados del mundo, puso en alerta al comercio mundial, debido a los retrasos en la entrega de mercancías de cada puerto.

Fue este lunes, 29 de marzo, que la Autoridad Única del Canal de Suez (ACS) anunció que el carguero panameño Ever Given logró desencallar tras una serie de maniobras que involucraron tanto barcos remolcadores, como excavadoras. “Los egipcios han logrado hoy poner fin a la crisis”, señaló en un comunicado el presidente de Egipto, Abdel Fatah al-Sissi.

El almirante Osama Rabie, jefe de la ACS, informó que el buque fue remolcado hasta el Gran Lago Amargo, al norte de la instalación. Espera que en el transcurso de la noche las primeras 113 embarcaciones puedan atravesar el canal para retomar sus rutas.

Vista aérea del encallamiento del Ever Given. Foto: Maxar Technologies Handout/EFE

El atasco

El 23 de marzo de 2021 el Ever Given, uno de los portacontenedores más grandes del mundo, con 400 metros de eslora (longitud de proa a popa), cruzó el canal de Suez con un cargamento de 200.000 toneladas. Había salido desde el puerto de Tanjung Pelepas, en Malasia, hacia Rotterdam, Países Bajos, como parte de un convoy de 20 embarcaciones. Era el quinto de la fila, por lo que los otros 15 barcos quedaron varados después del incidente.

Cerca de las 7:40 am (hora local) el barco perdió la capacidad de maniobra debido a los fuertes vientos provocados por una tormenta de arena, de acuerdo con el primer comunicado de la ACS, aunque se investiga también un posible error humano. La embarcación giró hacia estribor (costado derecho) y su proa tocó fondo a cuatro metros de la banda derecha del canal, sin poder liberarse. A pesar de que el canal de Suez tiene un aproximado de 300 metros de ancho, el Ever Given encalló en una posición diagonal que bloqueó completamente el paso.

Al momento del incidente, el Ever Given era maniobrado por personal egipcio que relevó a la tripulación durante su tránsito por la instalación, en cumplimiento de la normativa del canal. Aunque está registrado en Panamá, la embarcación es propiedad de la empresa taiwanesa Evergreen Marine. 

Ever Given

Un comunicado de la Gulf Agency Company (GAC) recogido por la agencia de noticias EFE reportó que de todos los barcos que quedaron varados por el bloqueo, 193 se trasladaron al puerto de Said, en la costa mediterránea de Egipto, mientras que otros 201 esperan en el Mar Rojo. 43 siguen en el Gran Lago Amargo, en el centro del canal. Otras embarcaciones eligieron seguir la “ruta del Cabo”, navegando por la costa oriental africana para cruzar al océano Atlántico en el Cabo Buena Esperanza (Suráfrica), en el extremo sur del continente. Sin embargo, esta última vía demoró considerablemente el tiempo de llegada de los barcos. 

Entre las embarcaciones que retrasaron sus envíos no solo se encuentran otros cargueros con mercancías de Asia para Europa, sino también otras que transportaban alimentos e incluso buques petroleros o con cargas de gas natural. De acuerdo con la agencia Bloomberg, entre los buques retenidos había ocho que transportaban ganado y uno cisterna con agua potable.

La operación

Luego del incidente, la ACS suspendió la navegación por el canal e inició de inmediato la operación de rescate del barco. Se encomendó a la empresa holandesa Royal Boskalis Westminster, especializada en dragado y levantamiento de cargas pesadas, la labor de hacer reflotar al Ever Given.

De acuerdo con la BBC, Boskalis dispuso en cada extremo del buque excavadoras Komatsu para retirar los bancos de arena, mientras que unas dragas instaladas en unas embarcaciones se encargaban de succionar todo el barro alrededor de la proa y popa del Ever Given. En paralelo, 11 remolcadores portuarios y dos remolcadores marítimos tiraban y empujaban al barco.

Ever Given
Foto: Cortesía

Luego de varios días de labores, para el viernes 26 de marzo se había logrado mover 30 grados la orientación del barco. Las maniobras coincidieron con la luna llena, la cual subió la marea a uno de sus puntos más altos del mes. El cambio de condiciones favoreció el reflote del buque, pero aún faltaba por retirar toda la arena que cubría el bulbo de proa, una protuberancia en la punta delantera de los barcos con la función de romper la resistencia del agua al navegar. Finalmente se logró desencallar la proa la mañana del lunes 29 de marzo.

El éxito de la operación supuso un alivio para la autoridad única, que evitó así recorrer a su otra alternativa: retirar todo el combustible y las 200.000 toneladas de carga del carguero para alivianar su peso y hacerlo flotar. No obstante, sí se descargaron algunos containers durante el dragado para acelerar su liberación. 

Impacto económico

Imagen del Ever Given
Vista aérea de las embarcaciones varadas en la entrada al canal de Suez. Foto: Cortesía Airbus

El bloqueo de casi una semana del canal de Suez supuso un motivo de preocupación para los economistas, al tratarse del principal paso marítimo que conecta Oriente con Occidente. Se estima que alrededor del 12% del comercio mundial pasa por ese punto. 

La ACS reportó que el incidente del Ever Given costó al canal entre 14 y 15 millones de dólares en pérdidas  por cada día que estuvo encallado. Del mismo modo, estiman que alrededor de $9.6 millardos en mercancía circulaban diariamente por el paso y permanecieron retenidos durante esos seis días.

La situación repercutió en los mercados mundiales, haciendo que el precio del petróleo subiera un 6% (diariamente atraviesan el canal alrededor de 2 millones de barriles diarios de crudo), de acuerdo con información reportada por la BBC. También afectó negativamente a todas las empresas cuyas mercancías quedaron retenidas en el Mar Rojo o retrasaron su llegada ocho días más al tener que bordear el continente africano.

La ACS informó que debido al congestionamiento de barcos que existe en ambos extremos del canal actualmente, podría tardar hasta tres días la normalización del tránsito marítimo, aunque algunas compañías navieras como Maersk temen que el proceso pueda tardar hasta seis días más.

Noticias relacionadas