• Las empresas que no usan animales para probar productos utilizan un sello que dice “cruelty free” (libre de crueldad animal) en los empaques y la imagen de un conejo. Aquí te explicamos lo que debes saber para detalles reconocerlas

El término cruelty free se ha convertido recientemente en uno de los más buscados en Internet durante la última semana. En su traducción al español significa “libre de crueldad” y es la expresión que utilizan las marcas para identificar los productos que, al momento de su elaboración, no fueron probados en animales. 

El tema ha ganado impulso a raíz del cortometraje llamado Save Ralph, el cual trata sobre la vida de un conejo que es utilizado para probar artículos relacionados con el maquillaje y la belleza.

La producción audiovisual forma parte de una campaña global creada por la organización Humane Society International, que busca prohibir las pruebas con animales que se realizan en los laboratorios no solo en conejos, sino también con perros, monos, ratas y cerdos.

¿Son realmente necesarias las pruebas en animales?

Los fabricantes de cosméticos realizan diferentes pruebas de laboratorio para evaluar las reacciones que provocan las sustancias químicas con las que fabrican sus productos. 

Es aquí donde los animales entran, pues para evaluar los efectos colaterales de los químicos, un animal puede sufrir irritación de la piel o de los ojos, además de la sensibilización de la piel, así como también el grado en que las sustancias pudieran llegar a causar enfermedades como el cáncer. 

Sin embargo, actualmente el testeo en animales no es imprescindible, pues ya son varias las compañías que desisten del maltrato animal y prueban sus productos con otros métodos, en su mayoría computarizados. 

Muchas de estas evaluaciones se hacen con cultivos celulares, tejido humano, estudios voluntarios y modelos computarizados. Un ejemplo de estos es el EpiSkin, un método con el que, a partir de células de la piel humana, se pueden realizar controles de seguridad en partículas que reaccionan de manera muy similar a la piel real sin causar daño a personas ni animales.

¿Cómo saber si una marca es libre de crueldad animal?

Esto se puede determinar si el producto tiene un sello de un conejo o dispone de las palabras cruelty free y que, por lo general, se encuentra en la parte delantera o posterior del empaque. 

Cruelty free: cómo identificar las marcas que no realizan pruebas en animales para elaborar sus productos
Algunos ejemplos de sellos cruelty free

También existen aplicaciones que han realizado listados de las marcas que aún utilizan productos en animales y permiten escanear el código de barras de cualquier producto para verificar la información. 

Happy Bunny, Cruelity Cutter, Think dirty y Bunny free son algunas de ellas.

También es posible consultar si un producto no ha sido probado con animales mediante páginas web como PETA, portal que ofrece información sobre los procesos de producción de algunas compañías. Otros sitios similares son Cruelity Free Kitty o Leaping Bunny.

De igual manera, PETA advierte sobre este punto que algunas empresas pueden engañar a los clientes colocando estos sellos en sus empaques, por lo que recomienda revisar el listado oficial de marcas cruelty free.

¿Qué compañías sí utilizan animales para sus estudios?

La organización PETA tiene un programa con el cual actualiza regularmente la lista de las empresas que realizan pruebas de laboratorio en animales. 

El listado es extenso, pero la mayoría de las compañías que aún llevan a cabo estas prácticas son grandes transnacionales. Algunas de ellas son: L’Oreal, Estee Lauder, Procter & Gamble, Clorox, Johnson & Johnson, SC Johnson, Colgate-Palmolive.

Otras marcas populares que también utilizan animales para probar sus productos son: Nestlé, Head & Shoulders, Pantene, Ariel, Huggies, Maybelline, Victoria Secret’s, Scott, Benefit, Axe, Avon, TRESemmé, Cetaphil, Kotex, Nivea, Neutrogena, Ponds, Bioderma, Gillette, Listerine y Oral B. 

Para que una marca pueda salir de este listado debe presentar una declaración con una garantía legal.

En este documento se especifica que ni la empresa ni los proveedores de ingredientes realizan o permiten cualquier prueba en animales para ingredientes, fórmulas o productos terminados en cualquier parte del mundo y que no lo hará en el futuro.

También existen actualizaciones como, el caso de Colgate-Palmolive y Avon.  PETA reseñó recientemente que la compañía ha acordado cambiar gradualmente su política de producción, por eso la organización lo cataloga como “trabajando hacia cambios regulatorios para reducir la cantidad de animales utilizados para las pruebas”.

Marcas que ahora son cruelty free

Garnier y Dove son algunas de las firmas cosméticas que anunciaron cambios en sus políticas para obtener el sello de aprobación en el marco del programa Leaping Bunny de Cruelty Free International.

Otros líneas de maquillaje que son reconocidas por no utilizar animales son: Elf, Urban Decay, NYX, Kat Von D Beauty, Lime Crime, Too Faced, Tarte Cosmetics, Wet n’ wild, Real Techniques y Essence.

Ante la demanda popular y exigencias de muchas organizaciones internacionales, en el año 2013 la Unión Europea (UE) prohibió la comercialización de cosméticos probados en animales; una decisión ética a la que se han ido sumando países como Estados Unidos y varios de América Latina, pero no en su totalidad. 

A pesar del deseo de poner fin a esta práctica y que anualmente mueren alrededor de 500.000 animales como consecuencia de las pruebas en laboratorios, actualmente existen grandes vacíos legislativos y son muy pocas las marcas que pueden asegurar que no experimentan con animales. 

Noticias relacionadas