• Los trabajadores de la prensa de entre 25 y 44 años de edad son los expuestos al coronavirus durante sus jornadas

En Venezuela, la pandemia por covid-19 paralizó distintos sectores laborales por meses. Pese a esto la labor del periodista venezolano no se ha detenido. Esto implica un riesgo de exposición al virus que efectivamente ha afectado a varios profesionales de la comunicación.

Tan solo cuatro sectores fueron considerados prioritarios y que no podrían dejar de trabajar en esas condiciones: salud, alimentación, seguridad y servicios básicos. Por este motivo, los periodistas no cuentan con salvoconductos ni son tomados en cuenta por el régimen de Nicolás Maduro, como trabajadores esenciales en la lucha contra el covid-19. 

En los momentos más graves, en el caso venezolano, los instrumentos jurídicos nacionales como la Constitución ni siquiera establece restricciones al derecho a la información en los Estados de Excepción. En situaciones como estas el venezolano requiere información oportuna tanto de campañas de prevención, pero también del hecho noticioso”, indicó Edgar Cárdenas, secretario general del Colegio Nacional de Periodistas (CNP) en Caracas, en entrevista para El Diario.

Cárdenas detalló que los periodistas y demás trabajadores de la prensa han continuado con su labor ininterrumpidamente, por lo que están altamente expuestos al virus. El organismo registró que al menos 83 periodistas se han contagiado en lo que va de la pandemia. 

38 de ellos fallecieron y se estima que el número total de contagios entre trabajadores de la prensa y sus familiares cercanos asciende a 120.

Caracteristicas de los afectados

El vocero del CNP destacó que en Distrito Capital se concentra el mayor número de periodistas contagiados, una tendencia similar a la de la población en general. 

Cárdenas sugiere que cerca de 41% de los periodistas que contrajeron el virus rondan entre los 25 y 44 años de edad, esto se debe a que la mayoría de estos ejercen la reportería de calle. Sin embargo, los fallecidos se dividen en dos grupos: periodistas jóvenes y periodistas jubilados. 

Vacunación. El CNP difundió un comunicado en el que se exige la vacunación masiva para toda la población y además que se incluya en los grupos prioritarios a los trabajadores de la prensa.

Entre algunos casos que han sido registrados por los medios de comunicación destaca la muerte de Armando Monroy, un periodista de 31 años de edad, el pasado 9 de abril. El comunicador trabajó en Caraota Digital y Radio Caracas Radio. Sus padres y su tía también se contagiaron por covid-19. 

En el estado Zulia, madre e hija periodistas fallecieron por complicaciones asociadas a la enfermedad. Las comunicadoras fueron identificadas como Yoleida Casanova y Phoenix Boemon. La noticia se hizo pública el pasado 21 de marzo. 

El pasado 18 de marzo, el periodista de sucesos Darvinson Rojas anunció que su padre falleció tras batallar contra el covid-19. Rojas y su madre también atravesaban la enfermedad en aquel momento. 

Campañas de apoyo

Edgar Cárdenas detalló que durante la pandemia se han hecho una serie de campañas para ayudar a los periodistas a protegerse y a recuperarse del covid-19. Algunas de estas han sido emprendidas por los gremios como el CNP o el Sindicato Nacional de los Trabajadores de la prensa (SNTP). 

En el caso del CNP, entregamos unos kits de bioseguridad. Era una bolsita que tenía mascarillas y gel antibacterial para la prevención. En cuanto a la atención del propio periodista ya contagiado, se ha hecho sumamente difícil por la escasez y el alto costo de los medicamentos e insumos como el oxígeno. Por eso hacemos el llamado a que donen a las campañas sobre todo monetariamente para poder adquirirlos”, indicó.

Organizaciones no gubernamentales (ONG) como Espacio Público y Redes Ayuda también asumieron la posición de proteger a los comunicadores sociales. Cardenas aclaró que otras fundaciones han donado medicamentos para el tratamiento de varios periodistas. 

El CNP comparte constantemente en sus redes sociales las solicitudes de medicamentos y fondos para periodistas hospitalizados o que son atendidos en sus domicilios. 

Amenazas más allá del covid-19

Durante la pandemia, los periodistas se han enfrentado a una serie de restricciones impuestas por el régimen de Nicolás Maduro. Asimismo, algunos comunicadores han visto vulnerados sus derechos a informar, al tránsito y a la libre expresión. 

La labor del periodista le ha hecho frente a restricciones arbitrarias. Vemos cómo se prohibe tomar una fotografía en un espacio que es público, en las inmediaciones de instituciones médicas y por todos los medios tratan de evitar que el periodista acceda a esa información”, resaltó el representante gremial.

El CNP registró en el año 2020 355 casos de agresiones a la prensa en Venezuela. 61 de estas fueron detenciones arbitrarias a periodistas y 15 corresponden a bloqueos de portales web. 

En el año 2021 continúa la tendencia de ataques a la libertad de información por parte de organismos de seguridad del Estado. Un ejemplo reciente fue la detención arbitraria de dos periodistas de NTN24 y dos activistas de FundaRedes, mientras cubrían el conflicto en Apure el 31 de marzo. 

Gonzalo Himiob, abogado y director de la ONG Foro Penal, informó el 1° de abril que Luis Gonzalo Pérez, Juan Carlos Salazar, Rafael Hernández y Diógenes Tirado fueron liberados en Guasdualito (Apure). Agregó que los periodistas y activistas no serían presentados ante un tribunal.

Pese a las amenazas constantes del régimen y el aumento de contagios por covid-19 que viene ocurriendo desde el pasado mes de marzo, los periodistas venezolanos insisten en ejercer su labor desde todas las instancias posibles. 

Cardenas aseguró que las experiencias adquiridas en el contexto de la pandemia han hecho que los reporteros sean mucho más cautelosos a la hora de buscar el hecho noticioso. 

Noticias relacionadas