• La candidata del Partido Popular obtiene 65 escaños en la Asamblea de Madrid y podrá repetir en la presidencia con el apoyo de Vox. En total, la derecha obtuvo 78 diputados, frente a los 58 de los partidos de izquierda, cuya aplastante derrota generó el retiro de Pablo Iglesias de la política 

Con el 100% de votos escrutados, Isabel Díaz Ayuso, del Partido Popular (PP), arrasó en las elecciones de la comunidad de Madrid, con lo cual se mantendrá como presidenta de la capital de España durante los próximos dos años. Después de una de las campañas más polarizantes de la historia madrileña, en la que la centroderecha apeló al lema “Socialismo o libertad” para marcar las posturas antagónicas en juego, la candidata de los populares sumó más escaños que los tres partidos de izquierda juntos: 65 diputados, frente a los 58 del PSOE, Más Madrid y Unidas Podemos. Ahora tendrá que decidir si gobierna junto con el ultraderechista Vox o en solitario.

«Os prometemos dos años de gobierno en libertad para bajar impuestos, para proteger la educación pública, privada y especial, para cuidar la sanidad. Viva Madrid y viva España», celebró Díaz Ayuso en un mitin en las afueras de la sede del PP en la capital española.

De esta forma, el PP redobla sus resultados de 2019, cuando sacaron 22.23% de los votos y 30 escaños en la Asamblea de Madrid. Ahora obtuvieron casi el 45% de los votos y 65 escaños.

Gobernar con Vox o en solitario

Desde que anunciaron la convocatoria electoral, Díaz Ayuso se planteó como objetivo gobernar en solitario, es decir, sin el apoyo de otro partido político. Si bien se quedó a tres escaños de lograr la mayoría absoluta (es de 67), y tiene la posibilidad de lograr una coalición con Vox, que obtuvo 13 diputados y 9% de los votos, esto no implica que necesite obligatoriamente del partido de extrema derecha para formar un gobierno.

La concentración del voto en torno al PP le permite ahora a Isabel Díaz Ayuso negociar con Vox para su apoyo en la investidura sin ceder consejerías. Incluso podría no sentarse con la formación que lidera en el ámbito nacional Santiago Abascal, sino dejarlos en la tesitura de tener que decidir entre favorecer, con su abstención, un gobierno del Partido Popular o que lo haga el Partido Socialista Obrero Español (PSOE).

Rocío Monasterio, candidata de Vox en Madrid, ya tendió su mano al PP: “En los próximos días facilitaremos la investidura como presidente de la señora Díaz Ayuso”, dijo después de reconocer los resultados. Sin embargo, dejó otro mensaje importante para entender la conformación de un gobierno en Madrid próximamente. De acuerdo con Monasterio, la candidata del PP deberá elegir entre el voto afirmativo de Vox y, por tanto, una eventual entrada en el gobierno, o la abstención del PSOE.

Díaz Ayuso y Pablo Casado celebraron la victoria. Foto: Partido Popular

Pero desde el PP hacen otra lectura de los resultados. Pablo Casado, el líder de los populares, marcó que este es el comienzo del retorno de la centroderecha al poder no solo en la capital, sino en toda España desde el gobierno central. “Hoy Madrid ha hecho una moción de censura al sanchismo”, aseguró Casado, en referencia al presidente del gobierno español, Pedro Sánchez.

“Uniendo a todo el centro derecha se puede ganar a Sánchez. Hay partido. Hay futuro”, clamó Casado. “La libertad ha triunfado nuevamente”, repitió Ayuso entre gritos de “libertad, libertad”.

Sistema de gobierno

La Asamblea de Madrid la conforman 136 diputados. Tras constituirse la recién elegida cámara, el presidente de la Asamblea de Madrid, previa consulta con los representantes designados por los grupos políticos con representación en la Asamblea, propone a uno de sus miembros como candidato a la presidencia de la Comunidad.

Si la Asamblea otorga por mayoría absoluta su confianza a dicho candidato, el rey de España lo nombra presidente de la Comunidad de Madrid. Para ser elegido, el candidato a presidente debe obtener el voto favorable de 67 diputados en una primera votación en el parlamento, 48 horas después se convocan a una nueva sesión y la confianza se considera otorgada si obtiene una mayoría simple de votos favorables (por ello las abstenciones pueden facilitar la elección de un candidato como presidente).

Los socialistas se hunden

Con 24 escaños y poco menos del 17% de los votos, el PSOE obtuvo su peor resultado en unas elecciones madrileñas. Hemos hecho propuestas sosegadas, pero obviamente no lo hemos logrado. Lo lamento, me hubiera gustado conseguirlo sinceramente. Analizaremos lo sucedido, los resultados no son buenos”, lamentó el candidato socialista Ángel Gabilondo. Antes felicitó a Díaz Ayuso por ganar las elecciones.

En las elecciones de 2019, Gabilondo resultó ganador con 37 escaños y 27.31% de los votos. Sin embargo, no gobernó debido a la falta de apoyos y a la unión entre el PP, Ciudadano y Vox. Por el momento, el PSOE bajaría al tercer puesto, desplazado también por el partido izquierdista Más Madrid, con quien dijo en campaña que quería gobernar de resultar ganador.

Gabilondo, un intelectual de imagen moderada, había girado su estrategia de campaña hacia la radicalización de Unidas Podemos, al sumarse al lema «fascismo o democracia». También se mostró en manifestaciones junto con Pablo Iglesias, y durante un debate televisado le dijo: «Pablo, tenemos 12 días para ganar las elecciones». Antes de la campaña, el socialista siempre rechazó el extremismo del líder de la formación morada.

Más Madrid, liderado por Mónica García, una enfermera sin una trayectoria en la política, dio el sorpasso a los socialistas al obtener 24 escaños, pero poco más de 1.000 votos con respecto al PSOE.

Contrario a lo dicho por Pablo Casado, desde el PSOE insisten en que estos resultados son solo un reflejo de la situación en Madrid y que no representa el sentir del resto de España. “Esta es una comunidad muy importante, pero no representa al conjunto de España, como acabamos de ver en el resultado del PP en Cataluña”, sentenció José Luis Ábalos, secretario de organización de los socialistas. “Tenemos dos años por delante para construir la alternativa progresista que Madrid necesita. Nos ponemos a ellos”, añadió.

“Hemos hecho todo lo que ha estado en nuestras manos, pero no ha sido suficiente. Seremos quienes lideren el cambio en Madrid. Esta noche comienza la cuenta atrás para las elecciones de dentro de dos años. Me voy a dejar la piel”, reconoció García.

Iglesias abandona la política de partido

Llegó a la política prometiendo una revolución a lo bolivariano, y se marcha tras unos malos resultados en Madrid. Pablo Iglesias, líder del partido de ultraizquierda Podemos, renunció a todos sus cargos y deja su formación en manos de Yolanda Díaz, actual vicepresidenta tercera del gobierno de España.

“Dejo la política como política de partido, seguiré comprometido con mi país, pero yo no voy a ser un tapón para una renovación de liderazgos que se tiene que producir en nuestra fuerza política”, dijo el líder ultraizquierdista, quien hasta hace dos meses fue vicepresidente segundo del gobierno que lidera Pedro Sánchez. “Estoy enormemente orgulloso de haber liderado un proyecto político que cambió la historia de nuestro país”, añadió.

Iglesias reconoció que sus resultados, aunque mejoraron con respecto a los comicios de 2019 (pasó de 9 a 10 escaños), fueron negativos.

Ciudadanos desaparece

Ciudadanos, el partido liberal que gobernó desde 2019 hasta ahora con el PP en la comunidad de Madrid, ahora ni siquiera tendrá representación en la Asamblea madrileña. Edmundo Bal, su candidato, no pasó el umbral del 5% de los votos necesarios para obtener escaños. En los comicios pasados, bajo el liderazgo de Ignacio Aguado en Madrid y de Albert Rivera como cabeza del partido, Ciudadanos logró 19.46 de los votos y 26 diputados.  

«Mañana vamos a seguir trabajando por este proyecto. No va a haber un moderado de centro ni nadie que crea en este proyecto se va a sentir solo porque nos va a tener a nosotros. Vamos a seguir en el Congreso, en las autonomías y en la calle. Dentro de un año y medio habrá elecciones en Madrid y allí encontrarán a Ciudadanos, más vivo que nunca», apuntó Bal.

De esta forma, la formación que ahora lidera Inés Arrimada recibe su segundo golpe electoral en lo que va de año. El pasado 14 de febrero, el partido sacó poco menos del 6% en las elecciones de Cataluña para un total de 6 diputados, 30 menos que los que consiguió en el año 2017, cuando fueron la primera fuerza superando incluso a los partidos independentistas.

Los malos resultados de Ciudadanos se producen también en medio de una tormenta interna, en el que varios diputados de otras comunidades autónomas, así como varios directivos, anunciaron su renuncia al partido y pidieron la dimisión de Arrimadas al frente de la formación liberal. Muchos de ellos, como el exdiputado por Valencia Toni Cantó, se unieron al PP e hicieron campaña a favor de Díaz Ayuso en Madrid. Señalada por su poca autocrítica, Arrimadas ha resistido como dirigente de Ciudadanos. 

Noticias relacionadas