• El objeto podría ingresar nuevamente a la órbita terrestre el 8 de mayo, a una velocidad 20 veces más rápida que la del sonido

El Departamento de Defensa (DOD) de Estados Unidos sigue con atención el reingreso a la atmósfera del cohete chino Long March 5B, que se encuentra en un descenso no controlado por las autoridades de la Administración Espacial Nacional China (CNSA, por sus siglas en inglés).

Este evento ha causado preocupación a los funcionarios del Pentágono, ya que podría representar un riesgo de colisión con algún centro poblado del planeta, lo que significaría la pérdida de vidas humanas.

Las fallas de control del Long March 5B se produjo el 29 de abril luego de que este fuese utilizado para poner en órbita una sección de la estación espacial china, que se encuentra en sus primeras etapas de construcción.

Velocidad. Se estima que la velocidad actual del cohete es de unos 28.000 kilómetros por hora.

Mike Howard, portavoz del DOD, indicó a través de un comunicado que se espera que el objeto, con un peso aproximado de 22 toneladas y una altura cercana a los 50 metros, ingrese a la atmósfera terrestre durante el transcurso del 8 de mayo. 

Añadió que los expertos todavía no han podido precisar la hora del impacto. No obstante, se espera que esta información pueda ser suministrada durante la tarde noche de este miércoles 5 de mayo.

La Fuerza Aérea de Estados Unidos, específicamente el Escuadrón de Control Espacial número 18, informó que tiene previsto entregar informes diarios acerca del estatus y ubicación del cohete. Los datos serán publicados en la página Space Track, la cual se encarga de monitorear los satélites que orbitan alrededor del planeta.

Primera imagen

Un equipo de astrónomos italianos lograron capturar las primeras fotografías de los restos del Long March 5B que se encuentran orbitando alrededor de la Tierra. En la imagen, que fue posible gracias al telescopio robótico Elena, se puede apreciar un objeto luminoso que contrasta sobre un fondo negro.

Gianluca Masi, científico a cargo de la foto, señaló que la imagen fue posible debido al ángulo en el que se encontraba el son con respecto a la Tierra al momento de la toma. Apuntó que pese a lo “extremas” de las condiciones fue posible tener un vistazo del objeto.

“Mientras que el Sol estaba solo a unos pocos grados por debajo del horizonte, el cielo era increíblemente brillante: estas condiciones hicieron que las imágenes fueran bastante extremas, pero nuestro telescopio robótico tuvo éxito”, afirmó.

El portal Orbit.ing-now.com, que muestra en tiempo real la ubicación de los satélites y demás objetos que orbitan el planeta, informó que los restos del cohete sobrevolaran Venezuela este jueves 6 de mayo aproximadamente a las 9:15 pm.

Los mismos ingresarán a territorio venezolano por el suroccidente del país entre los estados Apure y Amazonas. Minutos después, cerca de las 9:21 pm, los restos abandonaran el espacio aéreo nacional y continuarán su trayecto en dirección al este.

Eventos similares se repetirán el viernes 7 mayo a las 8:30 am y 8:30 pm, así como el 8 de mayo a las 7:45 am y luego a las 8:20 pm. Hasta el momento se desconoce si el cohete podrá ser avistado sin la necesidad de equipos telescópicos.

Baja peligrosidad

Pese a que aún se desconoce con certeza dónde impactarán los restos del cohete chino, científicos como Jonathan McDowell, astrofísico de la Universidad de Harvard, sostiene que un evento de estas características no reviste un peligro de grandes proporciones.

¿En qué parte de la Tierra podría caer el cohete chino Long March 5B?

El motivo, según explicó a la cadena de noticias CNN, es que las probabilidades de que este pueda llegar a causar daño son relativamente pequeñas. No obstante, no descartó que esto pueda llegar a ocurrir.

No creo que la gente deba tomar precauciones. El riesgo de que haya algún daño o de que golpee a alguien es bastante pequeño. No es despreciable, podría suceder, pero el riesgo de que te golpee es increíblemente pequeño. No perdería ni un segundo de sueño por esto como una amenaza personal”, señaló.

Indicó que la velocidad actual del cohete es uno de los factores que impide a los científicos calcular el sitio exacto donde colisionará el artefacto. Pese a esto, afirmó que el lugar más probable para que ello ocurra es el Océano Pacífico debido a que ocupa la tercera parte de la superficie de la Tierra.

“Si quiere apostar a dónde aterrizará algo en la Tierra, apueste por el Pacífico, porque el Pacífico es la parte más extensa de la Tierra. Es así de simple”, acotó.

McDowell añadió que el impacto de los restos del cohete, que logren sobrevivir el reingreso a la atmósfera, serán similares al del accidente de un avión pequeño esparcidos sobre una superficie de 160 kilómetros.

Un cohete con fallas

El experto recordó que esta no es la primera oportunidad en la que un suceso de estas características ocurre. La última vez, en mayo de 2020, que un cohete de este tipo fue lanzado por el gobierno chino, las autoridades de ese país perdieron el control del prototipo durante la fase de reentrada.

Esto trajo como consecuencia que algunos restos del mismo impactaran en la zona costera de Costa de Marfil. Durante el incidente ninguna persona resultó herida, no obstante, algunas estructuras si resultaron afectadas.

En esa ocasión gran parte del cohete se quemó, por lo que el tamaño de los objetos que llegaron a tierra fue relativamente pequeño.

Consideró que el incidente actual representa una clara señal de negligencia por parte de las autoridades chinas, pues “cosas de más de 10 toneladas no las dejamos caer del cielo sin control deliberadamente”.

Reingresos famosos

Además del reingreso a la atmósfera del cohete chino Long March 5B han existido otros eventos de este tipo que han acaparado la atención del mundo debido a su carácter poco usual.

¿En qué parte de la Tierra podría caer el cohete chino Long March 5B?

Uno de ellos fue la primera estación espacial estadounidense llamada Skylab, que orbitó el planeta entre los años 1973 y 1979. Durante su tiempo de operatividad fue visitada por astronautas en tres oportunidades.

El tiempo de vida útil de esta nave espacial se vio afectado severamente debido a que durante su lanzamiento sufrió graves daños en su infraestructura. Esto significó que algunas de sus partes como el escudo solar, el escudo antimeteoritos, así como los paneles solares principales se viesen afectados.

Debido a estos problemas la estación presentó fallas, como recalentamiento, desde el momento de su puesta en marcha. 

Esta situación llevó a que el Skylab comenzase a descender lo que culminó con su reingreso a la atmósfera en julio de 1979. Una parte de los restos de la estructura cayeron en zonas deshabitadas de Australia.

Otro evento de estas características, esta vez de forma controlada, ocurrió en el año 2001 cuando culminó la vida útil de la estación espacial rusa Mir. Debido a que su regreso a la Tierra fue planificado, esta fue dirigida para que sus restos impactasen al sur del Océano Pacífico.

Al momento de su reingreso el peso de dicha nave era de unas 130 toneladas, no obstante su masa al impactar fue mucho menor debido al proceso de desintegración causado por el calor de la fricción con el aire.

Este evento, al igual que el del Skylab, tuvo una amplia cobertura por parte de los medios de comunicación y pudo ser apreciado en algunos países.

Resta esperar para conocer cuál será el lugar y fecha exacta del reingreso del Long March 5B, así como si este supondrá un peligro para el público.

Noticias relacionadas