• Ante el incremento de los delitos de abuso sexual valiéndose del uso de las redes sociales, el equipo de El Diario conversó con dos expertos sobre las medidas que pueden tomar padres y representantes para disminuir los riesgos presentes en las plataformas digitales 

La educación y la confianza son claves para prevenir los riesgos que pueden correr niños y adolescentes en las redes sociales. La ola de denuncias de abuso sexual en Venezuela dejó en evidencia que estos espacios pueden exponer a los más jóvenes a distintos peligros, como casos de grooming.

Varias de las denuncias relatan que sus primeros contactos con los victimarios ocurrieron en alguna red social. El adulto se fue ganando la confianza de las adolescentes para posteriormente cometer algún tipo de violencia sexual. 

Pese a esto, la prohibición de las redes no es una respuesta. Restringir el uso de las plataformas atentaría contra la libre expresión respecto a diversos temas que ofrecen estos espacios. 

Carlos Trapani, director del Centro Comunitario de Aprendizaje (Cecodap), explicó que las redes sociales le brindan a los niños y adolescentes una herramienta para ejercer su derecho a expresarse y a estar informados. Señaló que generaciones anteriores no contaban con tanta libertad para hacer uso de ese derecho. 

Hay que entender que, como todos los derechos, no es absoluto y es importante conocer los límites que se deben establecer en las redes sociales con la finalidad de proteger a niños, niñas y adolescentes”, dijo Trapani en entrevista para El Diario.

El también abogado destacó la importancia de respetar los límites de edad establecidos en cada red social. Agregó que cada día es más común ver a niños más pequeños con perfiles en distintas plataformas. 

Esto se debe a que estas generaciones son nativas digitales. Esto quiere decir que desde muy pequeños poseen la habilidad de manejar dispositivos móviles y acceder a portales web. Sin embargo, aclaró que esto no significa tener la capacidad de usar las redes de forma adecuada o segura. 

Recomendaciones para abordar la seguridad en redes sociales y evitar el grooming

Angeyeimar Gil, activista e investigadora de la Red por los Derechos Humanos de Niños, Niñas y Adolescentes (Redhnna), señaló que la mejor forma de iniciar un protocolo de prevención de riesgos es con una base de confianza sólida entre el niño o adolescente y el representante. 

La confianza es un tema de trabajo constante, no aparece de un día a otro y ahí es cuando debemos asumir el papel de guía, es decir, los papás no son dueños de los hijos, no son los que toman las decisiones sino que guían a los chamos para que ellos decidan de la mejor manera”, expresó en entrevista para El Diario.

Luego de que se establezca esa confianza, se puede hablar sobre las libertades y los límites en las redes sociales. La activista aseguró que se debe enfatizar en que irrespetar las limitaciones tiene consecuencias. 

Para que el niño o adolescente sea más receptivo, la especialista recomienda evitar el discurso de confrontación, negación o regaño. Además, sugiere demostrar disposición para escuchar lo que el niño piensa al respecto. 

Cómo tocar el tema según las edades 

Gil explicó que la conversación sobre prevención de riesgos en redes debe ser acorde a la edad del niño o adolescente, debido a que están a distintos niveles de consciencia y de autoprotección. 

“En el caso de niños y niñas en edad escolar, el papel de los padres o cuidadores tiene que ir dirigido a regular todas las interacciones, las relaciones que se crean en esa red y las conversaciones. Cada una de ellas debe ir acompañada por la guía de un adulto”, indicó.

Cuando se aborda este tema con los adolescentes, el discurso debe ser más educativo. La idea de esto es brindarles herramientas para que ellos mismos no se expongan a riesgos. 

De acuerdo con Carlos Trapani, una estrategia para evitar que se expongan a esas situaciones de riesgo es dejarles claro que esos peligros como el grooming existen. Se debe destacar que estar en casa detrás de una pantalla no implica estar completamente seguros. 

“Es importante problematizar los riesgos que se pueden presentar en las redes sociales y romper como ese mito de que uno es intocable en redes, dejar de decir ‘eso no me va a pasar a mí’. Hay que darles la oportunidad de imaginar supuestos de riesgo para evaluar cómo reaccionaría”, agregó

Riesgos en redes sociales

Ciberacoso: consiste en recibir amenazas, intimidaciones y críticas a través de las redes sociales para causar vergüenza. El acosador puede utilizar textos, fotos, videos o paginas web cómo métodos de intimidación.

Grooming: es una forma de acoso y abuso sexual. Implica que un adulto se ponga en contacto con un menor de edad con el fin de ganar su confianza progresivamente hasta involucrarlo en una actividad sexual.

El abusador intentará aislar al niño o adolescente de su red de apoyo, es decir, familias, amigos y profesores. Con esto buscará un ambiente de secretismo e intimidad.

Extorsión: consiste en recibir amenazas de publicar contenidos privados, íntimos o sexuales si no se accede a realizar un pago y establecer una relación sexual.

Estafa: ocurre cuando los criminales crean cuentas falsas para ofrecer productos y servicios e impulsar a un cliente a hacer una transacción financiera.

En Venezuela son comunes las modalidades de estafa por WhatsApp, donde ofrecen venta de divisas a un bajo costo y se solicitan transferencias en bolívares por adelantado.

Robo de datos y suplantación de identidad: es de sustracción de información como claves, datos bancarios en incluso contactos a través de un robo personal o un hackeo informático. El delincuente puede suplantar la identidad de la víctima para intentar estafar a sus contactos o conocidos.

Pautas claras para la protección de niños y adolescentes 

Gil y Trapani coinciden en que luego de exponer cuáles son los riesgos como el grooming, se deben establecer instrucciones claras de autoprotección. Independientemente de la edad, las recomendaciones básicas incluyen no publicar información como la dirección de residencia, direcciones de lugares que frecuentes ni números telefónicos. 

Interactuar solo con personas conocidas, como amigos y familiares. Durante las conversaciones se debe evitar el uso de cámaras web.

Se le debe explicar a los jóvenes que no se puede enviar imágenes, videos o información que pueda comprometerlos o exponerlos posteriormente a una extorsión. 

Los padres deben sugerir a los hijos mantener sus claves con dificultad alta para evitar ser víctimas de hackeos de cuentas. 

¿Qué deben saber los padres y representantes para servir de guía?

Gil explicó que el adulto tiene que conversar con el niño o adolescente sobre cuáles son las redes sociales que usa. Posteriormente puede averiguar el funcionamiento de cada una y cómo son las interacciones. 

Agregó que, de ser posible, el padre debería poseer una cuenta en la misma red social que su hijo para monitorear los cambios y actualizaciones de la misma. 

Cada plataforma tiene unas funciones de seguridad en las que se puede decidir quién tiene acceso a información como fotos, publicaciones y chats. La activista argumentó que en las cuentas de niños en edad escolar se debe procurar mantener estas restricciones activas. 

Cuando el representante desconoce el uso de las redes sociales, un método para iniciar este proceso de prevención es pedirle al niño o adolescente que lo ayude a abrir un perfil en determinada plataforma. 

Pedirle que le explique cómo funciona, cómo conseguir amigos y relacionarse con la gente es importante, porque en esa explicación se puede entender de qué forma el niño o adolescente usa las redes sociales”, detalló.

Aumento del uso de dispositivos durante la pandemia 

La pandemia por covid-19 forzó el cierre de las escuelas en muchos países e impulsó las clases a distancia. Este proceso formativo lleva a niños y adolescentes a pasar más horas frente a computadoras, tablets o teléfonos móviles. 

Foto cortesía

Ese cambio en la rutina del estudiante también le da la oportunidad de estar más tiempo en redes sociales. En Venezuela todavía no se retoman las clases presenciales, por lo que esta sigue siendo una realidad para algunos grupos escolares. 

De acuerdo con Angeyeimar Gil, este aumento del uso de dispositivos en torno a la dinámica escolar les demanda una mayor supervisión a los padres y representantes. 

“Esto implica seguimiento de las actividades académicas, pero también de cómo se relaciona con el mundo en todos los sentidos, incluso en el medio escolar. Se les exige a los padres hacer una supervisión de todo el proceso educativo, porque antes se podía regular que el teléfono se usaba en determinadas horas, por el resto del tiempo estaba en el colegio, ahora eso no ocurre”, explicó. 

Carlos Trapani sugirió que las escuelas, que tengan la oportunidad de ofrecer clases virtuales, deberían brindar espacios de formación sobre seguridad digital. 

Los colegios pueden ser un espacio para educar en un uso adecuado de las redes sociales y además de cómo incluirlas en los procesos formativos”, agregó.

Cómo actuar cuando el niño o adolescente es víctima 

Trapani indicó que los Consejos de Protección de Niños, Niñas y Adolescentes son la primera instancia a la que se puede acudir cuando un niño o adolecente se encuentra en riesgo o alguno de sus derechos fue vulnerado en las redes sociales. 

“Estos entes administrativos son dependientes de las alcaldías y se encargan de conocer los casos de vulneración a los derechos de los niños. El consejo de protección posteriormente debería tomar alguna medida que proceda a la restitución de ese derecho y si la situación concreta reviste un carácter penal debe hacer la denuncia correspondiente”

Añadió que en caso de que el padre o representante sepa que el niño fue efectivamente víctima de un tipo de acoso, abuso o explotación debe poner la denuncia ante el Ministerio Público. 

Ambos expertos coinciden en que la educación preventiva en el hogar y las escuelas puede ser la mejor herramienta para frenar los delitos informáticos a los que se pueden exponer niños y adolescentes mientras usan las redes sociales.

Noticias relacionadas