• Las festividades en Tierra Santa por el Día de Jerusalén y el cierre del Ramadán se interrumpieron por disturbios y ataques de nacionalistas judíos y defensores palestinos. La mayor escalada del conflicto desde el 2014 suma al menos 50 muertos, 305 personas hospitalizadas y 21 agentes heridos. Estas son algunas de las claves para entender el conflicto. Foto: AFP

Nuevos bombardeos en la Franja de Gaza, los enfrentamientos en la Explanada de las Mezquitas entre palestinos y policías israelíes, así como la visita de nacionalistas a la localidad de palestinos Sheij Jarrá, mantienen en tensión al Estado de Israel y una de sus ciudades más importantes: Jerusalén.

El Estado israelí conmemoró el 10 de mayo el Día de Jerusalén. En esta fecha se festeja la reunificación de Israel tras la Guerra de los Seis Días en 1967, con la celebración de la Marcha de las Banderas en zonas aledañas a las localidades palestinas; también en celebración del cierre del Ramadán.

Como todos los años, esta actividad es considerada como “provocación” para los musulmanes que habitan el territorio. Esta comunidad ha expresado sus incomodidades ante las presiones del gobierno para limitar la movilidad hacia algunos templos sagrados para el Islam.

Violencia palestino-israelí. Siguen los enfrentamientos
Foto: EFE

Jerusalén oriental y Jerusalén occidental pusieron en pausa las celebraciones religiosas. Entraron nuevamente en una escalada del conflicto debido a los sucesos que tuvieron lugar en los últimos días. Un nuevo capítulo en la histórica lucha inicia.

Las hostilidades continúan

La lucha entre grupos armados palestinos y entre fuerzas de seguridad israelíes continúa por tercer día consecutivo. Hasta el momento, los grupos de combate de la Yihad Islámica y Hamás lanzaron a territorio israelí 850 cohetes y dos misiles. Israel respondió con otros 500 bombardeos contra objetivos en la franja de Gaza.

El primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, aseguró que eliminó “a altos mandos de Hamás y esto es solo el comienzo”. La Corte Penal Internacional, ante los últimos sucesos y su fiscal jefa, Fatou Bensouda, advirtió este 12 de mayo sobre posibles crímenes de guerra y de lesa humanidad, producto del conflicto.

“Mi oficina continuará monitoreando los desarrollos sobre el terreno y tomará en cuenta cualquier asunto que esté dentro de su jurisdicción”, comentó Bensouda.

Ataques islámicos en la franja de Gaza

La mayor escalada del conflicto palestino-israelí desde el 2014 se consumó con la detonación de siete misiles en las zonas aledañas de la Franja de Gaza. Las fuerzas israelíes respondieron al ataque atribuido al grupo islámico de Hamás. Mantienen activas las alarmas de bombas en la zona debido a la situación.

Los ataques iniciaron la noche de este lunes y continuaron hasta altas horas de la noche. A la fecha, las autoridades sanitarias han confirmado que al menos 50 personas fallecieron durante los enfrentamientos; 14 de ellos, niños. La Yihad Islámica anunció, además, la muerte de dos comandantes durante los bombardeos.

En ese sentido, Benny Gantz, ministro de defensa israelí, anunció el despliegue de 5.000 reservistas para atender los ataques en Gaza y mantiene el estado de alerta ante más ataques. Cohetes han sido lanzados hacia Tel Aviv, la capital, por parte de la milicia.

La salidas en la ciudad y los vuelos del Aeropuerto Internacional de Ben Gurión están suspendidos, además, algunos edificios fueron evacuados por seguridad. Se espera que en las próximas horas sea actualizado el número de muertos y heridos, pues los enfrentamientos entre fuerzas de seguridad de Israel y grupos islamistas, continúan.

Disturbios en las Explanadas de las Mezquitas

El inicio de esta semana no solo comenzó con bombardeos, sino que también agrupó a nacionalistas israelíes en medio de las Marchas de las Banderas, una de las celebraciones nacionalistas que conmemora el Día de Jerusalén.

El paso de la marcha, durante el rezo matutino del Ramadán de la Mezquita de Al Aqsa, generó incomodidades entre islamistas e israelíes, ocasionando enfrentamientos y pedradas entre religiosos y policías. La Media Luna Roja reportó 305 palestinos heridos. Posteriormente se reportaron 21 oficiales heridos.

Enfrentamientos en las Mezquitas
Foto: AFP

En las redes sociales transeúntes y devotos difundieron imágenes y videos de los enfrentamientos en los que destacan el uso de bombas lacrimógenas dentro del recinto donde se llevaba a cabo el rezo.

Cabe destacar que el paso al territorio había sido prohibido a los israelíes por las autoridades debido a las tensiones con la comunidad musulmana; sin embargo, los nacionalistas, con sus ritos, pasaron por el lugar.

Para evitar más provocaciones, horas más tarde, la marcha fue desviada hacia la Puerta de Jaffa. Otras celebraciones fueron suspendidas por las autoridades oficiales de Israel.

Visita de nacionalistas a localidad palestina de Sheij Jarrá

El conflicto de larga data no solo entra en un nuevo nivel de tensión por bombardeos y pleitos religiosos, sino que también por asuntos políticos y territoriales. Específicamente en la localidad donde habitan familias palestinas: Sheij Jarrá.

Los colonos judíos y el esfuerzo legal que tienen sobre una parte de este territorio pretenden desalojar a al menos cuatro familias palestinas. Sin embargo, el Tribunal Supremo de Israel, que celebraría una audiencia sobre el caso, la suspendió debido a los sucesos que detonaron el 10 de mayo.

La lucha palestino-israelí data de 1948, cuando la Organización de las Naciones Unidas (ONU) acordó, tras el mandato británico, crear dos Estados independientes, uno judío y otro árabe. Ese mismo año, Israel declaró su independencia y rechazó la propuesta del organismo internacional. La comunidad palestina no aceptó la situación y con la Alianza Árabe intentó recuperar sus territorios.

Con la creación del Estado de Israel, en 1967, y el fin de la Guerra de los Seis Días, en el que se despojó de ciertos territorios a familias palestinas y en el que se logró conquistar antiguos territorios palestinos, como la Franja de Gaza, Cisjordania, Jerusalén Este, la península del Sinaí y los altos del Golán, la situación empeoró.

Tras varios años, un cúmulo de personas aún lucha por permanecer en esos territorios. El grupo de familias palestinas que lograron quedarse con sus propiedades se niegan a abandonar sus viviendas y los nacionalistas judíos pretenden desalojarlos finalmente.

La visita, a propósito del Día de Jerusalén, a Sheij Jarrá por parte del líder del Partido Sionista Religioso, Bezalel Smotrich, y sus simpatizantes avivó las tensiones en horas de la tarde del lunes. A juicio de Smotrich, estos enfrentamientos han generado una “ola de terrorismo” sobre el Estado de Israel.

Líder del Partido Sionista Religioso, Bezalel Smotrich. Foto: JNS

Tanto este partido como otros abanderados por el Bloque del Cambio buscan que el primer ministro, Benjamín Netanyahu, finalmente abandone el poder. Pues el Estado se encuentra en medio de un proceso para seleccionar a un nuevo líder.

Reacciones sobre el conflicto

En medio de la disputa, Estados Unidos, aliado histórico de Israel, pide a Netanyahu rebajar las tensiones. Rusia y la Unión Europea siguen la línea del organismo. Por su parte, la ONU y su enviado para Oriente Medio, Tor Wennesland, advirtió este martes que la situación en la zona está encaminada a ser una “guerra de gran escala” si las partes en conflicto no logran un acuerdo para rebajar tensiones.

El encargado también invitó a los líderes a asumir la desescalada de las hostilidades para evitar más muertes y afectados. António Guterres, secretario general de la ONU, invitó a un “cese inmediato” de la lucha que se retomó hace varios días entre palestinos e israelíes.

Reuters

Para el primer ministro de Israel, la situación que vive el país es una “batalla entre la tolerancia y la intolerancia, entre la violencia sin ley y el orden”. Además, aplaude la actuación policial ante los hechos recientes.

Con la actualización de los heridos y muertos, ya son más de 600 personas afectadas por los enfrentamientos que tienen lugar en Israel desde este viernes. Así, la disputa palestino-israelí se mantiene latente e irrumpe en las familias que hacen vida en ese territorio.

Noticias relacionadas