• Desde 2005, cada 17 de mayo, se celebra este acontecimiento para denunciar la discriminación de las personas con diferentes orientaciones sexuales

El constructo social “conservador” y establecido como la norma se reconoce como heterosexual, con dos géneros inamovibles: masculino y femenino. Sin embargo, la aceptación de los grupos minoritarios con diferentes orientaciones sexuales, representados en la comunidad LGBTIQ+ (lesbiana, gay, bisexual, transgénero, transexual, travesti, intersexual y queer), ha tomado fuerza en las últimas décadas. La lucha para denunciar la discriminación y lograr una sociedad equilibrada y empática es uno de los objetivos principales de la celebración del Día contra la Homofobia, Transfobia y Bifobia. 

Se escogió el 17 de mayo de cada año por el hecho ocurrido ese mismo día en 1990: la Organización Mundial de la Salud (OMS) eliminó la homosexualidad de la lista de enfermedades mentales.

La idea de la campaña para luchar contra la discriminación sexual y de género ocurrió en 2004 y se celebró, por primera vez, el 17 de mayo de 2005. Las marchas multitudinarias de representación, orgullo e identidad se realizaron en varios países bajo la lucha militante de la comunidad LGBTIQ+. Desde ese momento se ha visto un incremento en las personas que acompañan la celebración y construyen, a su vez, estrategias de visibilización y pedagogía para evitar el rechazo inmediato. En 2015 se agregó la bifobia a la lista de la campaña. 

Actualmente, existen 70 países en el mundo donde la homosexualidad es un delito: En Arabía Saudita, Irán, Yemen, Sudán, Nigeria y Somalia son los países se castiga con la pena capital. Por otra parte, una persona homosexual puede ser condenada a pena de muerte en Mauritania, Emiratos Árabes Unidos, Catar, Pakistán y Afganistán; 26 países condenan con 10 años de cárcel y otros con 8 años de cárcel. Esto quiere decir que el 35% de los países en el mundo son condenatorios con la homosexualidad.

La homofobia, transfobia y bifobia como estrategia de represión

El informe Homofobia de Estado 2019 realizado por la Asociación Internacional de Gays, Lesbianas, Bisexuales, Transexuales e Intersexuales (ILGA) estableció que en 68 naciones en el mundo “hay leyes que explícitamente prohíben los actos sexuales consensuados entre personas del mismo sexo y dos más los criminalizan de facto. Además, jurisdicciones que no pertenecen a Estados miembros de la ONU también castigan estas conductas, como Gaza, las Islas Cook y ciertas provincias de Indonesia”.

La encarcelación y pena de muerte por la escogencia sexual es una coerción violenta del Estado para reducir la libertad del individuo. Además, el informe de la ILGA establece que en 32 países no existe una ilegalidad notable, pero el Estado ha limitado la libertad de expresión y en otros 40 países las instituciones se han encargado de entorpecer el trabajo de las organización LGBTIQ+. 

Día contra la Homofobia, Transfobia y Bifobia
Foto: cortesía

La violencia contra las minorías viene desde el asesinato hasta la discriminación. Por eso mismo, el 17 de mayo es un día primordial para luchar contra las estrategias de rechazo por parte de algunas sociedades ante la existencia de las personas con orientaciones sexuales diversas. La empatía y el respeto son los pilares de la relación humana. 

La campaña elegida para 2020 se llamó “Rompiendo el silencio”. La idea era alzar la voz en los círculos privados de cada individuo, familiares, laborales y de amistad para eliminar las escaramuzas de una discriminación aceptada socialmente. “En nuestras familias, en nuestros círculos sociales, en el trabajo, en nuestros clubes deportivos, para muchos de nosotros, nuestras sexualidades, identidades de género o características sexuales deben estar ocultas. Paseamos por la mayor parte de nuestras vidas con el estigma de sentirnos avergonzados de quienes somos”, dice el eslogan. 

EE.UU autorizó a sus embajadas a enarbolar la bandera LBGTIQ+.

Desde que comenzó la pandemia, las Naciones Unidas han documentado un empeoramiento de la discriminación, la violencia y el discurso de odio contra las personas LGBTIQ+, su exclusión social y económica, la estigmatización que sufren y los obstáculos que les impiden acceder a la atención sanitaria, la educación, el empleo y los servicios básicos. También hemos observado preocupantes intentos de revocar las protecciones jurídicas y sociales de los derechos humanos fundamentales de esas personas”, comunicó António Guterres, Secretario General de las Naciones Unidas (ONU).

El objetivo de la organización es abordar las desigualdades en la sociedad y tratar de apaciguar las grandes brechas entre unos y otros. El lema para este año es “Juntos: ¡resistiendo, apoyando, sanando!”. Un llamado para reducir la discriminación en un contexto de extrema dificultad para la humanidad. 

Homofobia estatal en Venezuela 

El presente de las personas homosexuales, transexuales y bisexuales en Venezuela está marcado por una discriminación notable desde las figuras de poder en el régimen de Nicolás Maduro. Una de las estrategias más reconocidas de los voceros del chavismo para desprestigiar a sus contrarios es el uso de improperios de talante homofóbico con palabras como “pato”, “maricón” y “mariposón”. 

Día contra la Homofobia, Transfobia y Bifobia
Foto: Provea

La carga semántica establecida por el régimen con este tipo de insultos es el génesis de un imaginario social arraigado en la discriminación sexual. En el análisis del discurso, partiendo de las teorías del Teun Van Djik, el objetivo primario del hablante modifica el significado de la palabra. Entonces, el uso del término “homosexual” por los adeptos a Nicolás Maduro está marcado por la discriminación.

La diferencia radica en lo siguiente: al igual que otros discursos de intolerancia, es deber del Estado establecer los correctivos educativos y legales para el cambio del imaginario colectivo. El resto de los países de Latinoamérica, excepto Venezuela y algunas naciones de Centroamérica, han dado pasos agigantados para atacar por medio de la educación y las leyes este tipo de casos”, dijo la exdiputada transexual para la Asamblea Nacional Támara Adrian en exclusiva para El Diario.

La discriminación de las minorias sexuales en el país es la base para la violencia física. En 2019, según el Observatorio Venezolano de la Violencia (OVV), la nación fue el cuarto país con el mayor índice de asesinatos de personas LGBTIQ+; 109 de estos casos relacionados con la discriminación y el odio.

Foto: AFP España

El informe publicado en ese momento por el OVV explicó que las fuerzas policiales son los actores principales del 50% de agresiones contra personas homosexuales o transexuales. Sin embargo, la mayoría de los agravados no son capaces de denunciar por el miedo a las represalias. 

Por los momentos, las exigencias de la comunidad LGBTIQ+ para una sociedad igualitaria han sido escondidas bajo la bruma del contexto actual, tanto por la política opositora como las acciones del régimen. En este tipo de casos la visibilización pedagógica y activista del Día Internacional contra la Homofobia, la Transfobia y la Bifobia es el germen para una sociedad empática y respetuosa, sin vestigios de rechazo y discriminación.

Noticias relacionadas