• La Confev iniciará el 5 de junio de 2021 su Ruta por Venezuela, una gira que tiene como objetivo visibilizar la emergencia humanitaria compleja e impulsar una nueva agenda de protestas pacíficas en la ciudadanía. Su parada final será en Caracas, para el bicentenario de la Batalla de Carabobo

Para llegar a Caracas caminando desde Maracaibo se deben recorrer aproximadamente 697,2 kilómetros. Se deben andar 666,4 km desde la ciudad de Mérida hasta la capital, y 587,2 km si se parte de Ciudad Bolívar. También son las distancias que recorrerá el movimiento estudiantil de todo el país en una marcha que comenzará el 5 de junio de 2021.

La Confederación de Estudiantes de Venezuela (Confev) partirá desde los estados Bolívar, Mérida y Zulia en un camino de 20 días hasta llegar a Caracas. La gira es el comienzo de la segunda fase de la iniciativa Ruta por Venezuela, un proyecto que busca recoger las denuncias de las comunidades visitadas. Además de recuperar el valor de la protesta como mecanismo de manifestación ciudadana.

La Ruta por Venezuela busca crear un movimiento que conecte con esa crisis, con la problemática social, económica y política que viven los venezolanos y que ayude a canalizar ese descontento que existe hacia la movilización de manera cívica y pacífica”, explicó a El Diario la consejera universitaria de la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB), Claudia García.

Como organización gremial, la Confev se creó en octubre de 2019. Agrupa diferentes movimientos estudiantiles que luchan por las reivindicaciones del sector educativo y la restauración de la democracia en Venezuela. Está conformado por representantes electos de 15 universidades, así como plataformas estudiantiles de otras 17. Tienen presencia en 19 estados del país, entre casas de estudio autónomas, públicas, privadas y experimentales.

Vencer el estancamiento

Movimiento estudiantil y estudiantes de la UCV
Foto: Cortesía

García señala que durante la pandemia de covid-19 que azota al país desde marzo de 2020, los problemas de los ciudadanos se acentuaron. La crisis humanitaria compleja que enfrenta Venezuela, dice, sumergió a sus habitantes a un estado de supervivencia centrado en resolver las necesidades básicas.

Por esa razón, la idea de la Confev al iniciar el proyecto Todos por Venezuela, del cual se desprende la ruta, es orientar a la ciudadanía hacia la construcción de un movimiento nacional. “Que contribuya y que propicie salir del estancamiento que vivimos para activar una dinámica social”, afirma.

Indica que la primera fase de la ruta inició el 19 de abril de 2021, con recorridos del movimiento estudiantil en sus estados. También con reuniones con vecinos y líderes comunitarios. Para esta segunda fase la estrategia será darle a los propios afectados por la crisis la tribuna para hacer sus exigencias.

“Queremos volver a tomar las calles, retomar la iniciativa política y generarle un nuevo desafío a la dictadura. Queremos que el régimen autocrático y mafioso de Nicolás Maduro sepa que el pueblo de Venezuela no se rindió y no nos vamos a acostumbrar a esta falsa normalidad que nos quieren imponer”, señala el manifiesto de Todos por Venezuela.

Cientos de kilómetros

La distancia que recorrerán los estudiantes es equivalente a la que un inmigrante venezolano debe andar para llegar a Bogotá, capital de Colombia, desde el estado Táchira. No obstante, la dirigente estudiantil estima que al agregar las giras internas por cada estado, su trayecto podría cubrir un total de entre 1.200 y 1.400 km a pie.

El vocero nacional de universidades experimentales de la Confev, Jeremy Santa María, explica que serán 450 caminantes los que protagonizarán la marcha, distribuidos equitativamente en tres grupos de 150. Acota que contarán además con todo un equipo que les brindará apoyo logístico en materia de bioseguridad, alojamiento y organización.

Sobre la razón por la que se eligió a Bolívar, Zulia y Mérida como puntos de salida, García precisa que se debe a motivos estrictamente geográficos. Desde allí podrán abarcar la mayor cantidad de estados en su trayecto a Caracas. Santa María apela a razones más simbólicas, por ser en dos de sus casos entidades fronterizas que han visto partir a millones de venezolanos. 

“Han sido los estados más golpeados por esta catástrofe llamada revolución. El Zulia con su oro negro, Mérida con su turismo y Bolívar con sus minerales y las empresas básicas. Decidimos hacer esa representación bajo los puntos cardinales”, comenta.

Apoyo ciudadano

La consejera universitaria de la UCAB extendió su invitación a todas la organizaciones de la sociedad civil para acompañar a los estudiantes durante la Ruta por Venezuela. Indica que además de su presencia en las actividades dentro de cada estado, esperan generar acuerdos para un movimiento nacional que intensifique su presión contra el régimen de Nicolás Maduro.

Aunque no poseen una relación directa con el gobierno interino de Juan Guaidó, la Confev espera que su agenda de protesta pacífica en la calle sirva para crear condiciones que favorezcan al Acuerdo de Salvación Nacional. También que las denuncias de violación de derechos humanos realizadas por la ciudadanía puedan ser llevadas a instancias como la Organización de Naciones Unidas (ONU).

Movimientos estudiantiles en la Plaza Bolívar de Chacao en el día de la juventud
Foto: José Daniel Ramos

No esconden el papel que juegan los partidos políticos dentro del proyecto. Santa María asegura que para la Ruta por Venezuela contarán con el apoyo absoluto de Voluntad Popular y Primero Justicia. También agrega que consiguieron la participación de la tolda Vente Venezuela, luego de una reunión con su coordinadora nacional, María Corina Machado. 

En cuanto a los otros dos partidos del denominado “G4”, Acción Democrática (AD) y Un Nuevo Tiempo (UNT), el secretario de la Universidad Experimental de Guayana (UNEG) afirma que tomaron una posición “bastante interesante”. Ambas organizaciones decidieron mantenerse al margen tras no llegar a un acuerdo nacionalmente; sin embargo, en algunos estados sus estructuras regionales sí estuvieron de acuerdo de sumarse a la iniciativa. 

Trabas en el camino

Los dirigentes mantienen bajo total secreto aspectos claves como la ruta que seguirán para llegar a la capital, las comunidades que visitarán o su cronograma de actividades. No es para menos, pues saben que desde el primer día habrá intentos de desmovilizarlos por parte del régimen de Nicolás Maduro.

Precisamente con la pandemia de covid-19, el número de alcabalas de los cuerpos de seguridad estatales se incrementó en todas las vías del país. Además, entre el 13 y el 20 de junio corresponde una semana de radicalización de la cuarentena de acuerdo con el esquema 7+7 del régimen. Por eso también habrá mayores restricciones de movilidad entre municipios y estados. 

Santa María es consciente de este escenario. De hecho, no descarta la posibilidad de que hayan episodios de represión de las autoridades, bien sea en el camino, o durante alguna manifestación pacífica. Sin embargo, García defiende que los estudiantes se apegarán a su derecho a la protesta enmarcado en la Constitución y el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos.

Cualquier medida de represión o impedimento de paso representará el incumplimiento de las leyes. Además de esto, cada uno de los grupos de participantes estarán acompañados por un equipo de apoyo en materia de derechos humanos, un equipo de seguridad y uno de medios de comunicación dispuestos a documentar cualquier situación que pueda ocurrir”, afirma.

El vocero estudiantil agrega que se comunicaron con el equipo del Alto Comisionado para los Derechos Humanos de las Naciones Unidas en Venezuela. Espera que tanto la comisionada Michelle Bachelet, como diferentes organizaciones internacionales, sigan de cerca su marcha como una forma de estar “blindados” ante posibles ataques.

Marcha bicentenaria 

Foto: Cortesía

El destino de la Ruta por Venezuela es claro: llegar a Caracas el 24 de junio de 2021, fecha en la que se celebra el bicentenario de la Batalla de Carabobo. De acuerdo con su manifiesto, allí piensan “desarrollar una agenda de presión cívica de aproximadamente una semana”.

García señala que su objetivo ese día será entregar un documento en la sede del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) con el reporte de toda la situación de violación de derechos humanos, desnutrición y fallas de servicios básicos que registren durante su viaje. Afirma que la idea es que su aporte se sume a los informes previamente  elaborados por otras instancias de la ONU como la Misión de Determinación de Hechos sobre Venezuela.

La dirigente estudiantil reconoce que al ser un día de fiesta nacional, probablemente el oficialismo también tomará las calles de la capital para realizar diferentes actos. Pero eso no les preocupa: por razones de seguridad, su agenda de actividades se anunciará con pocas horas de antelación.

Por su parte, Santa María confía en el éxito de la gira y en que se lograrán cumplir sin contratiempos el plazo fijado. “Estamos convencidos de que todo lo que tenemos planificado va a organizarse de tal manera, que los 20 días serán suficiente o menos para llegar el 24 de junio a Caracas”, apunta.

Noticias relacionadas