• Organizar conciertos para exigir su liberación, pintar su rostro en murales o estamparlo en franelas y activar una campaña mediática sin precedentes que llegan hasta Cabo Verde: desde que el empresario colombiano está en prisión, el régimen de Nicolás Maduro lo ha convertido en un símbolo mientras calla sus acusaciones de corrupción. Foto principal: Miguel Gutierrez / EPA vía Shutterstock

Hace tres años el nombre de Alex Saab parecía ser desconocido dentro de las esferas de poder del chavismo. A pesar de la estrecha relación que los unía a través de importantes contratos, prefirieron no inmutarse ante las denuncias de corrupción en su contra. Todo cambió el 12 de junio de 2020: ese día detuvieron en Cabo Verde al empresario de origen colombiano, a quien desde la oposición venezolana se le acusa además de ser el testaferro de Nicolás Maduro.

Hoy, a un año de su detención, el régimen chavista convirtió a Saab en un mártir: de la noche a la mañana lo invistieron como “diplomático” –aunque antes nunca se informó sobre su rol–, organizan conciertos para exigir su liberación, pusieron en marcha una feroz campaña en redes sociales con la etiqueta #FreeAlexSaab (Liberen a Alex Saab, en inglés), e incluso le dedican murales en las calles del país. Es, según ellos, un preso político víctima de la persecución de Estados Unidos. De las graves denuncias en su contra, sin embargo, siguen sin declarar.

Alex Saab: de agente a representante

En abril de 2018 –según documentos mostrados a posteriori–, a Saab le habían dado el rango de “enviado especial”. En un primer comunicado el 13 de junio de 2020, Jorge Arreaza, canciller del régimen de Maduro, se refirió a Saab como “agente” de su gobierno. Informó que su paso en Cabo Verde correspondía a una escala técnica en su trayecto para hacer “gestiones” para obtener alimentos para los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP), así como medicamentos en insumos médicos para la atención del covid-19.

El 26 de diciembre de ese mismo año, en su afán por exculpar al empresario colombiano, le otorgaron un nuevo estatus diplomático: representante permanente suplente de Venezuela ante la Unión Africana. De esta forma, el régimen de Maduro dejó en evidencia que haría todo lo posible por liberar a Saab. Tal como dijeron los abogados del contratista del chavismo, ese nuevo cargo daba inmunidad a su representado.

Alex Saab
Foto: Yuri Cortez / AFP

Cabo Verde alegó que “no hay ningún indicio de que Alex Saab tenga condición diplomática”. Además, detallaron que no reconocen la autoridad del Tribunal de la Cedeao para decidir este caso, pues no ha firmado los Protocolos Adicionales de esa instancia.

No obstante, más allá de los comunicados y tuits de Arreaza, hasta ahora ningún jerarca del régimen, incluido Nicolás Maduro, ha declarado públicamente sobre Saab. La campaña ha estado liderada, en cambio, por el brazo mediático del régimen a través de programas de televisión del canal del Estado Venezolana de Televisión (VTV).

La verdadera cara de Alex Saab

Tal como desveló el medio web de investigación periodística Armando.info, Saab recibió 159 millones de dólares del gobierno del entonces presidente Hugo Chávez para importar materiales de vivienda entre 2012 y 2013. Pero solo entregó productos por el equivalente de 3 millones de dólares.

Ya con Maduro en el poder, Saab fue uno de los contratistas para la compra de alimentos a través de los CLAP. En mayo de 2018, Armando.info reveló que Saab y otro empresario colombiano, Álvaro Enrique Pulido Vargas, se beneficiaron de estos contratos millonarios, al tiempo que pusieron comida de pésima calidad –como demostraron los estudios químicos del medio web– para su distribución.

De acuerdo con Roberto Deniz, uno de los periodistas a cargo de la investigación, Saab es “el cerebro financiero de Maduro”. Deniz, junto con sus colegas Ewald Scharfenberg, Alfredo Meza y Joseph Poliszuk, debieron salir de Venezuela luego de una denuncia del empresario colombiano por difamación.

Mártir en las adversidades

El chavismo también ha hecho de Saab todo un símbolo de resistencia ante una situación que, según ellos, es de gravedad. “Ha perdido cerca de 30 kilos desde el inicio de su detención ilegal y está perdiendo la capacidad de concentración”, aseguraron desde la Cancillería del régimen en otro comunicado, en referencia al empresario.

“Las adversas condiciones de detención que, según nuestro entendimiento, ha soportado el embajador Saab durante casi 270 días, le están privando de su salud y, de forma crítica, de la capacidad de prepararse significativamente para su defensa, todo ello sin haber cometido ningún delito”, añadieron.

En ese momento Saab se encontraba en la cárcel de Terra Boa, en donde pasó unos seis meses recluido. Pero luego de una victoria legal de su equipo de abogados, se le concedió la prisión domiciliaria. El destino, y en donde continúa actualmente, dista de ser como la imagen de penurias que ha construido el chavismo. Tal como verificó Armando.info en el país africano, el empresario colombiano cumple la medida en un lujoso townhouse en la isla de Sal, meca del turismo del archipiélago.  

Desde allí incluso Saab ha dado varias entrevistas. La primera de ellas, al medio afín al gobierno ruso, RT, en la que afirmó que es objetivo “de una extralimitación judicial sin precedentes para derrocar a Maduro”. Luego del fallecimiento del exgobernador del estado Vargas, José Luis García Carneiro, hasta mandó un comunicado: “Hoy Venezuela ha perdido otro de sus grandes hijos y un gran amigo que tampoco pude despedir”, dijo.

El sexto

La movida mediática del régimen de Maduro recuerda a lo que hizo la dictadura cubana con la campaña “Liberen a los cinco”, en referencia a los cinco funcionarios de contrainteligencia detenidos en Estados Unidos. Saab  pareciera, pues, el sexto en el guion del grupo de mártires de la revolución contra el imperio.

De esta forma, el chavismo puso en marcha un lavado de imagen de Saab, cuyo rostro ya es un símbolo en las calles de Caracas, especialmente en el oeste de la capital. “Libertad para Alex Saab”, “Alex Saab libertad ya”, o “Secuestrado por el gobierno de Cabo Verde”, son algunas de las frases más recurrentes en los murales dedicados al empresario colombiano. Algunos de ellos, ubicados en la parroquia 23 de Enero, fueron pintados por el colectivo Tres Raíces, uno de los grupos paramilitares más conocidos del chavismo en la capital.

A mediados de febrero, grupos sociales del chavismo organizaron en la Plaza Diego Ibarra, en el centro de Caracas, un concierto para pedir la libertad del empresario colombiano. El recital fue animado por los conductores del programa Zurda Conducta, de VTV. Mario Silva, otro de los conductores de televisión del chavismo, también ha pedido la liberación de Saab en el canal público.

Alex Saab
A pesar de las restricciones por la pandemia del covid-19, el chavismo movilizó a sus fieles. Foto: EFE

Desechando la típica imagen del chavismo, con los colores rojos y banderas de partidos, en la cruzada por defender a Saab y darle un barniz de exigencia de la población, en la campaña predomina el color blanco y la frase en inglés Free Alex Saab.

Estatus del caso

Alex Saab está a las puertas de ser extraditado a Estados Unidos, acusado desde julio de 2019 por las autoridades del Distrito Sur de Florida por lavado de dinero. La acusación también alegó la pérdida de más de 350 millones de dólares que representan el monto de los fondos involucrados.

La Corte Suprema de Justicia de Cabo Verde autorizó la extradición del empresario colombiano Alex Saab a EE UU. La defensa del empresario apeló a esta decisión para detener el proceso, y en las próximas semanas se podría tener una resolución.

Laboratorio mediático sobre Alex Saab

La campaña a favor de Saab en redes sociales se intensificó en junio de 2021. De acuerdo con un trabajo de Investigadores de Fake News, inició una nueva fase de la operación de influencia en Twitter.

“Una red de cuentas que declaran encontrarse en Ghana, país de África Occidental, ha posicionando tendencias favorables a Alex Saab casi diariamente, de forma coordinada y mediante el uso de spam, logrando posicionar al menos seis tendencias distintas en el tope de los ‘trending topics’ de ese país”, reveló el medio. Detallaron que la campaña está siendo liderada por influencers “y pretende mostrarse como una protesta popular y espontánea”, pero que en realidad tiene a una importante compañía de marketing detrás.

De esta forma, el régimen de Maduro y los aliados del empresario colombiano han pasado un año generando desinformación sobre el caso, posicionando narrativas y argumentos en su defensa, denunciando supuestas violaciones de derechos humanos que en realidad son inexistentes y atacar a personas, especialmente a periodistas, que investigan las actividades  de Saab.

Noticias relacionadas