• Aunque el candidato de Perú Libre obtuvo el 50,12% de los votos de acuerdo con la totalización, el Jurado Nacional de Elecciones no proclamará un ganador hasta resolver las solicitudes a de anulación de votos presentadas por ambos partidos

El candidato izquierdista Pedro Castillo se impuso con el 50,12 % de votos a la postulante Keiko Fujimori, que obtuvo el 49,87 %, al concluir con el 100 % de actas contabilizadas de la segunda vuelta presidencial en Perú.

A pesar de que la Oficina Nacional de Procesos Electorales (ONPE) concluyó con el cómputo de la votación, aún no se puede proclamar al ganador debido a que el partido fujimorista Fuerza Popular ha pedido la anulación de 200.000 votos aproximadamente por presuntas irregularidades atribuidas a un fraude en mesa.

Con la totalidad de actas de votación contabilizadas, Castillo obtuvo 8.835.579 de votos, una diferencia de 44.058 votos sobre Fujimori, que recibió el respaldo de 8.791.521 electores.

El balotaje celebrado el pasado 6 de junio convocó a más de 25 millones de peruanos, de los cuales 18,8 millones (74,5 %) emitieron su voto en el país y en el extranjero.

Sin ganador por ahora

La proclamación del ganador de los comicios presidenciales es responsabilidad del Jurado Nacional Electoral (JNE), ente encargado también de fiscalizar cada proceso electoral y revisar cualquier posible irregularidad. Debido a la cantidad de recursos de nulidad introducidos por ambos candidatos, no habrá celebraciones hasta que el JNE de su veredicto.

En total, existen 1.029 pedidos de nulidad por atender. 942 presentados por el partido Fuerza Popular, de Fujimori, y 148 de Perú Libre, de Castillo. Todos serán evaluados por los jurados electorales especiales (JEE), y en caso de ser rechazados, la impugnación puede ser apelada directamente ante el JNE.

De acuerdo con fuentes del JNE consultadas por el diario El Comercio, solo 270 de las solicitudes serán revisadas a profundidad por los JEE. Los 820 restantes, que representan alrededor del 80% de las impugnaciones, podrían ser rechazadas en primera instancia por ser introducidas fuera de los lapsos establecidos por la ley. Señala que la mayoría pertenecen a militantes de Fuerza Popular que todavía tienen acceso al sistema.

Las estimaciones de los expertos del JNE, afirma el portal, arrojan que el órgano electoral podría tardar alrededor de tres semanas en estudiar y pronunciarse sobre los pedidos de nulidad. En ese sentido, la proclamación oficial del nuevo presidente de Perú podría postergarse para la primera semana de julio de 2021.

La demora en la proclamación es un proceso habitual en las elecciones peruanas. En 2016, el expresidente Pedro Pablo Kuczynski fue proclamado el 28 de junio, 23 días después del balotaje, debido a la revisión de las peticiones de nulidad. Misma situación ocurrió con el expresidente Ollanta Humala, quien también ganó en segunda vuelta el 5 de junio de 2011 y fue proclamado el 23 de junio. En ambos casos la contrincante fue Keiko Fujimori.

Sin pruebas de fraude

Desde que se conocieron los primeros resultados favorables a Castillo, Fujimori ha denunciado un presunto fraude electoral. La candidata ha señalado múltiples veces que existe una «manipulación en las mesas de votación», así como la interferencia del gobierno peruano en el proceso.

De acuerdo con la aspirante derechista, una de las irregulares cometidas fue la suplantación de identidad en las firmas de las actas por los responsables de 802 de las mesas. Aunque no ha presentado pruebas contundentes, el comando de Fuerza Popular manifestó que apelará ante el JNE cada pedido de nulidad rechazado por los JEE.

Fujimori también acusó al actual presidente de Perú, Francisco Sagasti, de intervenir en el proceso de impugnación. Asegura que el mandatario intentó comunicarse con su comando de campaña y el de Castillo para instarles a esperar el resultado de la ONPE. «El presidente no genera calma, todo lo contrario. La cancha no está pareja. Existen actores externos que están vulnerando la voluntad popular. Nosotros seguiremos defendiendo nuestro derecho voto a voto», escribió la candidata.

Por su parte, la ONPE ha asegurado que no registró casos de falsificación de actas electorales. En su cuenta de Twitter, el organismo no solo garantizó la transparencia del proceso, sino que desmintió diferentes denuncias difundidas en redes sociales. En sus mensajes, ha denunciado una serie de «fake news» que intentan desacreditar a los comicios.

Pronunciamiento internacional

Diferentes organismos internacionales se han pronunciado sobre la transparencia del balotaje. Uno de ellos fue la Organización de Estados Americanos (OEA). Su misión de observadores emitió un comunicado el 7 de junio en el que felicitó a la ONPE por la organizaciones de la votación en tiempos de pandemia.

«A pesar del corto tiempo que medio entre la primera y segunda vuelta, se hayan atendido algunas de las recomendaciones formuladas por la OEA en su informe preliminar de abril», declara el texto.

La OEA sostuvo una reunión el 14 de junio con la Asociación Civil Transparencia Perú. En el encuentro, ambas organizaciones intercambiaron información sobre la jornada electoral, de la cual reportaron una «apreciación positiva».

De mismo modo, la Oficina de la alta comisionada para los Derechos Humanos de las Naciones Unidas, Michelle Bachelet, expresó su preocupación por el acoso contra funcionarios electorales en Perú en el marco de las denuncias de fraude. La noche de del 14 de junio, decenas de simpatizantes de Fujimori protestaron frente a la casa del jefe de la ONPE, Piero Corvetto.

«Hago un llamamiento a la reflexión, a la calma y al respeto por los valores democráticos y de no discriminación, así como a la defensa de los derechos humanos, todos esenciales para la convivencia en una sociedad tan rica y plural como la peruana», escribió Bachelet.

Noticias relacionadas