• Diversas naciones, líderes y organizaciones condenaron el magnicidio del presidente de Haití

El asesinato del presidente de Haití, Jovenel Moise, que llegó al mandato en 2017 y cuyo gobierno debía terminar el próximo año, impactó a la comunidad internacional. Diversas figuras del ámbito político condenaron el crimen.

El secretario general de las Naciones Unidas (ONU), António Guterres, llamó a todos los haitianos a “preservar el orden constitucional, mantenerse unidos y rechazar toda la violencia”. Mientras que la Secretaría General de la OEA lo consideró como “un acto criminal”.

Por otro lado, el alto representante de la Unión Europea para la Política Exterior, Josep Borrell, advirtió que la acción criminal puede impulsar una “espiral de violencia” y “entraña un riesgo de inestabilidad”.

Ante esta situación, el gobierno de República Dominicana ordenó el cierre de los cuatro pasos fronterizos con Haití y reforzó la vigilancia en la zona, ante esta situación. El presidente de ese país, Luis Abinader, expresó en su cuenta de Twitter que lo sucedido atenta con el orden democrático de la isla antillana y de la región. 

Reacciones de América Latina

El presidente interino de Venezuela, Juan Guaidó, repudió los hechos y mencionó: “No olvidamos el apoyo de Haití a nuestra causa democrática”.

Por su parte, en Colombia, el mandatario Ivan Duque rechazó el magnicidio de Moise (de 53 años de edad) y solicitó a la Organización de Estados Americanos (OEA) una misión de protección para el orden democrático del país caribeño.

En Chile, el presidente Sebastián Piñera expresó su deseo de “encontrar una salida a la grave crisis” que atraviesa el país más pobre de Latinoamérica. Mientras que el gobierno argentino, presidido por Alberto Fernández, espera “que los autores del crimen sean rápidamente identificados” y exigió que la paz y la tranquilidad reine en Haití. 

Otras naciones que se unieron al llamado de paz fueron Honduras, a través de su mandatario Juan Orlando Hernández, y El Salvador, que “hace votos para que el hermano país encuentre pronto los caminos a la concordia política y social”.

Al mensaje se unió el dirigente de Ecuador, Guillermo Lasso, quien calificó el asesinato de su homólogo como “inhumano, cobarde y barbárico”. En Bolivia, el ejecutivo, Luis Arce, señaló el suceso como “una flagrante violación a los derechos humanos”. 

En México, el mandatario Andrés Manuel López Obrador dijo que Moise “estuvo en el acto de toma de posición” cuando asumió la presidencia. A su vez, explicó que su gobierno estaba en proceso de enviar más de 150.000 dosis de vacunas.

Asimismo, el presidente peruano, Francisco Sagasti, expresó sus condolencias y solidaridad con el pueblo haitiano. “Estos hechos que enlutan a nuestra región no deben quedar impunes”, dijo.

En Europa: “Un espiral de violencia”

Francia expresó a través del ministro de Exteriores, Jean-Yves, que esperan se esclarezcan los hechos del crimen y condenan “firmemente este cobarde asesinato”.

Las reacciones internacionales por el asesinato del presidente Jovenel Moise
Foto: AFP

Entretanto, el gobierno español presidido por Pedro Sánchez apeló a la unidad política en Haití “para salir de este terrible trance que está sufriendo un país con el que tenemos muchísimos vínculos culturales y de hermandad”.

En Estados Unidos: “Es un acto atroz”

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, catalogó el magnicidio de Moise como un “acto atroz” y expresó estar consternado ante el hecho, en el que también resultó herida de gravedad la primera dama del gobierno de Haití, Martine Moise.

Condeno este acto atroz, y formulo mis más sinceros deseos por la recuperación de la primera dama. Estados Unidos ofrece sus condolencias al pueblo de Haití, y estamos listos para ayudar mientras continuamos trabajando por un Haití seguro”, aseguró en el comunicado.
Fotos: Getty Images

La portavoz de la Casa Blanca, Jen Psaki, afirmó que la inteligencia de su país estaba “recopilando” y “evaluando” la información disponible sobre lo sucedido. “Estamos listos y preparados para ofrecer cualquier asistencia que sea necesaria”, agregó Psaki.

¿Cuál es la situación en Haití?

La muerte del presidente Jovenel Moise ocurrió bajo un contexto de crisis política, económica y social presididos por el gobierno del país y la ausencia del Parlamento. Ante esto, la oposición de Haití pidió durante años la dimisión de Moïse.

Las reacciones internacionales por el asesinato del presidente Jovenel Moise
Foto: AFP

La violencia en el país caribeño es una constante que se intensificó desde hace varios meses en la capital, Puerto Príncipe, con manifestaciones, ataques contra la policía e incendios provocados de viviendas civiles. Las Naciones Unidas calificó estos actos como «niveles sin precedentes» mientras grupos luchan entre sí o con la policía por el control de las calles, desplazando a miles y agravando la crisis humanitaria del país.

De acuerdo con Reuters, el expolicía Jimmy Cherizier, alias “Barbecue”, encabeza la federación G9 de nueve bandas delictivas formadas en 2020. En junio advirtió ante los medios locales planificar una “revolución” en la ciudad. Más de 13.000 personas huyeron de sus hogares en Puerto Príncipe en busca de refugios temporales, según la ONU.

Los casos de covid-19 incrementan en Haití y la lucha por establecer “el orden” político en medio de crímenes y saqueos se dificulta en el país caribeño.

Noticias relacionadas