• Emanuel Madrid se volvió viral en las redes sociales por su talento como cantante, especialmente por entonar letras tradicionales del estado Zulia

Migrar conlleva no solo a adaptarse a nuevas culturas, sino también dar a conocer las costumbres del país del que se migra. Los lugares de trabajo es una de la ventanas en donde se puede ver estas mezclas de nacionalidades. Chile es uno de los países que ha recibido a cientos de extranjeros venezolanos, quienes comparten con los habitantes de ese país las costumbres y tradiciones. La gaita es un ritmo que ha enamorado al chileno Emanuel Madrid, de 27 años de edad, quien las entona con fervor y sentimientos junto a sus compañeros de trabajo, oriundos del estado Zulia. 

La pasión por este ritmo venezolano lo ha llevado a ser reconocido no solo por los migrantes venezolanos en Chile, sino por muchos que están en otras naciones  que han compartido sus videos entonando algún tema.

https://www.instagram.com/p/CPMFvM_hAdp/?utm_medium=copy_link

Emanuel es un folclorista chileno, pero se desempeña como técnico de mantenimiento de equipos médicos y además estudia Electricidad y Automatización Industrial en la Universidad Católica de Chile. Vive en la ciudad de Santiago, junto a su esposa y tres hijos, quienes comparten con él su fascinación por la gaita.

Todo nació un día que mi compañero David Montiel, quien es maracucho, puso en el trabajo la gaita «Mi ranchito» y me acerqué para escucharla juntos y me encantó. Cuando terminó la canción lo vi inundado de lágrimas porque para él era duro escuchar el tema lejos de su tierra. Desde ese día David me empezó a explicar sobre la gaita, me fui instruyendo y empecé a escucharla. Me di cuenta que era un ritmo muy sabroso”, relató en entrevista exclusiva para El Diario.

Emanuel resalta en todo momento el apoyo y guía que ha recibido por parte de su compañero David, quien fue el que lo impulsó a crear la cuenta de Instagram @elchilecucho para publicar sus ratos libres cantando gaitas.

https://www.instagram.com/p/CPMCfzGhVDt/?utm_medium=copy_link

“Yo empecé a cantar acá en el trabajo y un día David me grabó y lo subió en su cuenta en Instagram, dio buenos frutos, recibimos muchos mensajes positivos y nos dimos cuenta que estábamos tratando algo completamente emocional. Entonces empezamos a hacerlo por una causa muy noble. Cuando se creó la cuenta, David me dijo que había que ponerme un nombre y él me sugirió El Chilecucho”, contó.

Temas favoritos

Emanuel ha entonado junto a sus amigos (también en solitario) varios temas. Aseguró que hay cinco principales canciones que se han convertido en sus gaitas favoritas: :Mi Ranchito», «La Voy a Tocar a Pie», «La Grey Zuliana», «Sin rencor» y «La Retreta».

 “La verdad es que todas me transportan a Maracaibo.  Las letras muchas veces son tan profundas. Para entenderlas consulto las jergas y voy comprendiendo. Cuando las escucho siento mucha emoción”, expresó.  

Escuchar a Emanuel cantar gaitas genera mucha emoción y orgullo, lo que ha hecho que cada vez se sumen más personas en su red social, superando los 19.000 seguidores.

“El interés no fue conseguir seguidores ni nada, solo buscamos el medio en el que la gente pudiera tener un lugar específico donde ver esto. Yo me sorprendí cuando en una entrevista me dijeron que tenía 16.000 seguidores”, aseguró Emanuel.

Gusto por la comida zuliana

Compartir con su amigo venezolano David y otros tres compañeros de trabajo, igualmente oriundos del estado Zulia, ha hecho que Emanuel no solo conozca la música sino además de probar los distintos platos típicos de la entidad.

Emanuel junto a sus colegas realizan todos los viernes un compartir zuliano en el que compran comidas emblemáticas como pastelones y tequeyoyos para desayunar juntos.

https://www.instagram.com/p/CPtPtGtl93n/?utm_medium=copy_link

“Por desayuno me gusta mucho el tequeyoyo con harta (bastante) guasacaca y si es para un almuerzo o cena me gusta la arepa cabimera”, comentó.

Estos ratos entre amigos los ha compartido Emanuel en su Instagram en los que no puede faltar una cantada de gaita para animar el día y recordar a sus seguidores un poquito de la tierra en la que nacieron.

Emanuel en cada palabra expresa admiración, respeto y orgullo por una cultura que no conocía, pero que poco a poco la ha convertido parte de su día a día. Sentimiento que le ha transmitido a su familia quienes tararean algunas de las canciones e incluyen en su comida estos platos venezolanos.

Anhelo por visitar Maracaibo

Emanuel anhela poder tener la oportunidad de viajar a Venezuela, específicamente a la ciudad de Maracaibo, lugar en donde muchas personas le han expresado su voluntad de recibirlo para que conozca cada rincón de la entidad de donde crecieron sus compañeros de trabajo.

Me gustaría ir a Pá que Luis (bar ubicado en Santa Lucía de la ciudad de Maracaibo) y a una bajada de la Virgen de Chiquinquirá, quiero saber qué se siente; ellos cuentan ese momento con mucho orgullo. Ellos cuentan que se te paran los pelos, como dicen ustedes, y eso quiero sentirlo yo, es algo magistral que no me quiero perder. También quiero conocer el puente, la Feria de la Chinita, el lago de Maracaibo”, mencionó.

Para Emanuel, Venezuela, sin conocerla, es un país lleno de personas cálidas que demuestran cariño y nobleza. Agradece la aceptación de las personas por el trabajo que hace para alegrar a quienes ven su cuenta en Instagram. “Cuando vaya voy a disfrutar”, enfatizó.

Aprovechó para mostrar su apoyo a los venezolanos que están en Chile y que siguen llegando a su país. “Aquí estoy para sus servicios. Agradecido por su confianza porque fueron ellos los que me permitieron entrar. De mi parte y de mi familia estamos agradecidos”.

Emanuel se ha ganado el cariño de muchos, el aplauso y el agradecimiento de cada uno de los venezolanos que lo siguen y ven en él un pedacito de su tierra. Su voz al cantar una gaita eriza la piel y es que sin ser de Venezuela siente el orgullo de formar parte de esta cultura. 

Noticias relacionadas