• Los  Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC, por sus siglas en inglés) revelaron que las vacunas con ARNm (como la Pfizer/BioNTech y la Moderna) pueden aplicarse en mujeres embarazadas sin problema. Foto: Getty Images.

La Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) autorizó el implemento de una dosis de refuerzo en las vacunas contra el covid-19 de las fórmulas Pfizer/BioNTech y Moderna en algunas personas. 

Esta opción avalada por la FDA solo está contemplada para aquellos cuyo sistema inmunológico esté comprometido. Esto quiere decir, de manera específica, “receptores de trasplantes de órganos sólidos o aquellos a quienes se les diagnostican condiciones que se consideran que tienen un nivel equivalente de inmunodepresión”.

La doctora Janet Woodcock, comisionada interina de la FDA, señaló que debido a la otra ola de la pandemia que sufre el país norteamericano actualmente, decidieron tomar medidas para los ciudadanos inmunodeprimidos, quienes corren mayor riesgo de sufrir una “enfermedad grave”.

Después de una revisión exhaustiva de los datos disponibles, la FDA determinó que este grupo pequeño y vulnerable puede beneficiarse de una tercera dosis de las vacunas de Pfizer-BioNTech o Moderna”. –Comunicado de la FDA.

¿Cuáles son las vacunas aprobadas en EE UU para emergencias?

Las fórmulas Pfizer/BioNTech (administrada en dos dosis), Moderna (administrada en dos dosis) y la Johnson & Johnson (administrada en dosis única) son las que conforman el paquete de vacunas permitidas para el uso de emergencia en EE UU. De estas, la Pzifer es la única que tiene pendiente la autorización total.

¿La dosis de refuerzo está justificada? 

Otros países que emplearán dosis de refuerzo. Alemania, Francia, Reino Unido, Israel, Chile y Uruguay son países que ya anunciaron su planificación para implementar próximamente una dosis extra para reforzar la inmunidad de los más susceptibles.

De acuerdo con un estudio reciente que llevó a cabo Johns Hopkins Medicine –empresa de salud global integral y una de las principales en EE UU–, entre las personas vacunadas totalmente sanas y las vacunadas con inmunodepresión, las segundas tienen 485 veces más de probabilidades de terminar hospitalizadas o incluso morir por covid-19. 

Con un número de habitantes superior a los 320 millones, EE UU tiene aproximadamente 9 millones de personas inmunodeprimidas, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC, por sus siglas en inglés). Esto puede ser por otras enfermedades que padecen o por algunos medicamentos que ingieren.

Jueves jornada de vacunación
Vacunación Pzifer | Foto: EFE / Archivo.
Los datos emergentes muestran que ciertas personas inmunodeprimidas, como las personas que han tenido un trasplante de órganos y algunos pacientes con cáncer, pueden no haber tenido una respuesta inmune adecuada a solo dos dosis de la vacuna contra el covid”. –Doctora Rochelle Walensky, directora de los CDC.

Recomendaciones para proteger a los inmunodeprimidos 

Por tanto, la FDA recomienda todas las medidas de prevención para quienes se vacunaron y presentan esta condición. Uso de mascarilla, distanciamiento social e higiene constante en las manos son algunas de estas. 

La vacunación de todas las personas cercanas a los individuos inmunodeprimidos es otra sugerencia que se puede leer en el comunicado de la FDA, ya que propiciará mayor protección a los más susceptibles. Sin embargo, esto también dependerá del estado de salud de cada integrante y qué tan factible sea el someterse a una vacuna. 

Asimismo, los inmunodeprimidos que contrajeron covid-19 o estuvieron expuestos al él, deben consultar con un médico acerca de los tratamientos con anticuerpos monoclonales (que son producidos por un solo tipo de célula del sistema inmune, la cual es la célula madre). 

¿Habrá dosis de refuerzo para todos? 

Las personas sanas tras la vacunación también podrían necesitar a futuro dosis de refuerzo, según la opinión en la que concuerdan varios investigadores y trabajadores del sector salud. Esto se debe a que la inmunidad de las vacunas podría disminuir con el paso del tiempo al no proteger efectivamente contra las variantes del virus que puedan aparecer y evolucionar.

No obstante, el tiempo en que la población general deba necesitar una dosis de refuerzo sigue en proceso de estudio y evaluación. 

Inevitablemente, habrá un momento en el que tendremos que dar un refuerzo. Lo que estamos haciendo literalmente de forma semanal y mensual es seguir a las cohortes de pacientes para determinar si deben recibirla, cuándo y quiénes. Pero en este momento, aparte de los inmunodeprimidos, no vamos a dar refuerzos a la gente», acotó Anthony Fauci, doctor y director de los Institutos Nacionales de Salud, durante el Today Show que transmite la cadena de televisión NBC.

Muchos ciudadanos esperan que el gobierno de Joe Biden elabore un plan estratégico que ofrezca una dosis de refuerzo contra el covid-19 para todos los que se encuentren en el país y se hayan vacunado en septiembre. 

Vacunas seguras para las mujeres embarazadas 

Desde que comenzó la pandemia, existió recelo y dudas sobre el empleo de vacunas contra el covid-19 en mujeres embarazadas. Sin embargo, esto culminó el 12 de agosto de 2021 en EE UU, ya que los CDC determinaron que todas las vacunas con ácido ribonucleico mensajero (ARNm, un código genético que le dice a las células cómo producir proteínas) son inofensivas para ellas y sus bebés. 

“Estamos fortaleciendo nuestra orientación y recomendando para que todas las personas embarazadas o que estén pensando en quedar embarazadas se vacunen”, señaló la directora de los CDC durante una sesión informativa en la Casa Blanca. 

Tanto la fórmula Pfizer/BioNTech como la Moderna contienen ARNm y, según las palabras de Walensky, ya tienen seguridad de que no son dañinas para las mujeres gestantes, por lo que pueden recibirla incluso en los primeros meses del embarazo y próximo al momento de dar a luz.

Para la doctora es más urgente la vacunación de esta población por el aumento de la variante delta –altamente contagiosa–, además del riesgo mayor de padecer enfermedades graves y complicaciones del embarazo por consecuencias de infecciones del covid-19.

Noticias relacionadas