• Los nuevos dispositivos de almacenamiento de energía pueden funcionar a temperaturas extremas a diferencia de sus homólogas de litio

Baterías de iones de sodio con mayor velocidad de carga y un menor precio, estas son dos de las promesas de la compañía china Contemporary Amperex Technology (CATL), uno de los líderes del sector de dispositivos de almacenamiento de energía.

Desde la empresa aseguran que su dispositivo representa un gran avance tecnológico. Esto debido a que prometen acortar los tiempos de carga sin generar un perjuicio a las baterías. Detallan que con una carga de tan solo 15 minutos estos podrían alcanzar cerca de 80% de carga.

Los fabricantes apuntan que otro de los beneficios que ofrecen las baterías de iones de sodio es que resuelven uno de los principales inconvenientes que afecta a sus homólogas de litio: la temperatura. 

Un problema que presentan las baterías de litio, utilizadas tanto en teléfonos inteligentes como en automóviles eléctricos, es que entornos con altas y bajas temperaturas comprometen la vida útil de las mismas.

Por su parte, los dispositivos presentados por CATL son capaces de funcionar de forma eficiente sin importar la temperatura ambiental. Lo que las hace más eficaces.

“La densidad de energía de la celda de la batería de iones de sodio de CATL puede alcanzar hasta 160 Wh / kg. La batería puede cargarse en 15 minutos al 80% a temperatura ambiente. Además, en un entorno de baja temperatura de -20 ° C, la batería de iones de sodio tiene una tasa de retención de capacidad de más del 90%. Su eficiencia de integración del sistema puede alcanzar más del 80%”, destacan desde la compañía china.

Explican que gracias a estas características pueden ser utilizadas en locaciones con climas adversos. Algo que hasta el momento resulta imposible con las baterías de iones de litio.

Escasez

El aumento de la producción de vehículos eléctricos ha tenido como consecuencia un aumento de la demanda de elementos necesarios para la fabricación de las baterías. Producto de esta situación el precio del níquel, cobalto y litio ha ido en aumento durante los últimos años, pasando de unos 2.300 dólares por tonelada métrica en 2002 a unos 13.000 dólares en 2020, lo que representa un incremento de más de 450%.

Dichos precios se espera que continúen al alza. Tomando en cuenta que existen previsiones de que para mediados de 2022 se producirá escasez de estos elementos en el mercado.

“Temerosos de la escasez y los altos precios, los fabricantes de automóviles y de baterías han estado trabajando en tecnologías alternativas a la batería de iones de litio”, apuntan desde Reuters.

Reservas. Argentina, Chile y Bolivia concentran la mayor parte de las reservas de litio en el mundo.

En este contexto, la presentación de CATL de sus nuevas baterías y el anuncio de que para 2023 esperan construir una cadena de suministros que les permita fabricar en grandes volúmenes estos dispositivos de almacenamiento de energía, supone una bocanada de oxígeno para la industria automotriz.

Si bien desde la compañía china no detallaron cuál será el precio de comercialización de las baterías de sodio, comentaron que este es el sexto elemento más común en el planeta. Esto deja entrever que su precio podría ser significativamente menor.

George Heppel, analista de la firma CRU, afirma que lo más probable es que el precio de las nuevas baterías esté asociado al nivel de pureza del sodio que necesitan para funcionar. No descarta que los productos de CATL sean capaces de desplazar a las baterías de litio que se comercializan actualmente. Siempre y cuando brinden una eficiencia similar o mejor a las actuales.

Autos eléctricos

Las ventas de autos eléctricos se encuentran en un crecimiento sostenido de la mano de empresas como Tesla, BYD, BMW, Nissan y Volkswagen. Se espera que para el año 2027 la valuación de este mercado supere los 800 millardos de dólares.

En la actualidad existen diversos tipos de carros eléctricos, entre los que se encuentran los totalmente eléctricos y los híbridos. Estos últimos si bien poseen baterías y pueden ser recargados, también cuentan con un motor de combustión interna lo que reduce su emisión de carbono.

El tiempo de carga de un vehículo eléctrico puede variar de acuerdo con su autonomía y la marca del fabricante. Otro elemento que también es importante considerar es el tipo de módulo de carga utilizado pues en el caso de utilizar una baja cantidad de potencia el proceso de recarga de la batería puede demorar hasta 20 horas.

Dicho tiempo puede acortarse de forma significativa en caso de emplear un supercargador el cual debido a su alta potencia es capaz de hacer lo propio en un lapso de entre 15 a 20 minutos.

Venezuela

Pese a la crisis económica en la que se encuentra la economía venezolana, actualmente es posible adquirir tanto carros híbridos como completamente eléctricos. Los costos pueden variar entre 18.000 y 41.900 dólares dependiendo de aspectos como la fecha de fabricación del vehículo y la marca.

La oferta de vehículos incluye modelos como la camioneta G3 y el sedán P7, ambos producidos por la marca china Xpeng. Entre las funcionalidades de estos autos destaca su sistema de manejo asistido y smart parking, que permite que el auto se estacione sin la necesidad de un conductor.

En la página web de la firma indican que también ofrecen el servicio de instalación de estaciones de carga para casas. Se estima que antes de finalizar este año, de acuerdo con la información de las empresas que se dedican a comercializar estos aparatos, se encuentren instalados al menos 30 estaciones de carga solo en la capital del país.

Las baterías de iones de sodio podrían significar un salto en el proceso de migración de vehículos de combustión a modelos eléctricos menos contaminantes y con menores tiempos de carga.

La velocidad de adopción de estos nuevos dispositivos estará atada a la demanda del mercado por más baterías. Todo esto en un momento en el que las reservas de litio parecen no ser suficientes.

Noticias relacionadas