Es falso. Alberto Fernández, presidente de Argentina, no fue víctima de escrache recientemente cuando visitaba un centro comercial. En redes sociales está circulando un video en el que una multitud de personas insulta al mandatario argentino.

Sin embargo, el hecho data de julio del año 2016, cuando era exjefe de gabinete del fallecido expresidente Néstor Kirchner. 

De acuerdo con lo reseñado por La Nación de Argentina, para ese momento Fernández visitaba un centro comercial Patio Bullrich en Recoleta, pero tuvo que retirarse del lugar luego de que los ciudadanos lo increparan por su gestión. 

No es la primera vez 

En el año 2019 usuarios en Twitter compartieron el video de la misma manera, creyendo que se trataba de un hecho reciente, cuando el mandatario anunció su candidatura presidencial. 

En el mismo clip, que es un video de 30 segundos y que se grabó con un teléfono, se puede ver a Fernández discutiendo con un hombre mientras que su esposa, Fabiola Yáñez, intenta detenerlo.

Las personas le gritaron “ladrón”, “atorrante” y “asesino” en el video. Para ese momento (2016), el propio Fernández se refirió a la situación y tuiteó: “No me agredieron. Un imbécil me insultó y mucha gente se solidarizó conmigo”. 

Los hechos 

Alberto Fernández fue jefe de gabinete durante todo el periodo de Néstor Kirchner (2003-2008). Siguió en el cargo con Cristina Kirchner, pero decidió renunciar luego de la crisis con el campo por la Resolución 125.  

En el momento en que se grabó el video todavía no era candidato presidencial. El mandatario argentino impuso una denuncia ante la policía por agresión. 

Sin embargo, Chequeado, medio que verifica información en Argentina, se comunicó con el sector de prensa de la campaña de Fernández para ver el estado de la denuncia, pero hasta el momento de publicación de esta nota no obtuvo respuesta.

El video se viraliza en el momento en que Fernández recibe críticas por haber organizado una fiesta de cumpleaños en 2020, cuando Argentina se encontraba bajo medidas de restricción sanitaria por la pandemia del covid-19. 

Ante los señalamientos, el presidente de Argentina considera que no cometió delito alguno. Alegó que nunca debió haber pasado luego de que las imágenes de la reunión se difundieron en las redes sociales. 

La fiesta se realizó en la residencia presidencial “Los Olivos” con motivo del cumpleaños de su esposa, Fabiola Yáñez.