• La presidenta de Fordisi comentó para El Diario que los bajos sueldos que perciben los docentes dificulta la enseñanza de forma virtual. Foto: EFE

Una encuesta realizada a maestros de todo el país reveló que los docentes no cuentan con los recursos para costear las herramientas necesarias para poder impartir clases a distancia durante la pandemia.

El estudio, realizado por la asociación civil para la Formación de la Dirigencia Sindical (Fordisi), contó con la participación de 167 maestros de seis regiones de Venezuela. Abordó aspectos como la educación a distancia, su situación salarial y la libertad sindical existente en el país.

Griselda Sánchez, docente y presidenta de Fordisi, comenta que debido a los bajos sueldos que perciben los docentes venezolanos no están dadas las condiciones para que se implemente con éxito un modelo de clases a distancia, tal y como lo ha propuesto el régimen de Nicolás Maduro.

Esta afirmación se ve confirmada por el estudio, debido a que 91,02% de los consultados aseguran que los bajos salarios es uno de los principales factores que dificulta dar clases virtuales.

La docente indica para El Diario que actualmente la mayor proporción de los docentes se ubica entre los escalafones III y IV. Apunta que en el caso de estos últimos, suponiendo que cuente con estudios de postgrado y cobren todos los incentivos además de su sueldo base, su paga no supera los 30 dólares mensuales.

El sueldo de un docente VI que es la máxima jerarquía, que cuente con 25 años de servicio y postgrado no pasa de 45 dólares. Hay que destacar que el número de docentes VI es relativamente bajo porque son pocos los maestros que llegan a ese escalafón” Gricelda Sánchez, presidenta de Fordisi

Sánchez plantea que uno de los motivos por los cuales los docentes no pueden dictar clases online es que no cuentan con los equipos tecnológicos necesarios para ello. A esta realidad se suma el hecho de que los sueldos que ganan no les permiten pagar por el consumo de megas o planes de Internet necesarios para impartir clases de forma virtual.

Desconectados

46,1%

Maestros sin computadora

49,04%

Maestros sin Internet

“92% de los docentes consultados afirmó no tener las herramientas para dictar educación a distancia. El 98,8% de los consultados contestó no tener los recursos para pagar la tarifa de su celular”, afirmó Sánchez.

De igual forma, 65% de los docentes expresaron que sus conexiones a Internet son malas o muy malas. Lo que les impide que puedan trabajar de forma fluida. 

Sánchez asegura que los datos recogidos a través del estudio demuestran que en Venezuela no están dadas las condiciones para que los maestros puedan trabajar desde sus hogares durante lo que reste de la pandemia.

Necesidades básicas

Un aspecto a destacar de la encuesta llevada a cabo por Fordisi, es que 100% de los educadores expresaron que el sueldo que perciben mensualmente no les permite cubrir las necesidades básicas de sus familias. 

Docentes protestan

“88,62% de los docentes encuestados aseguró no cubrir su alimentación, 79,04% no cubre el transporte y 98,20% no puede cubrir gastos relacionados con la salud, lo que demuestra que el sueldo de los maestros en el país es casi simbólico”, sostiene Sánchez.

La realidad del gremio educativo venezolano se contrapone a la de otros países de la región donde los docentes pueden ganar entre 300 y 500 dólares mensuales de acuerdo al escalafón en el que se encuentren.

“Los sueldos y salarios de estos profesionales en toda Venezuela son una catástrofe. Mientras otros países pagan a sus docentes entre 300 y 500 dólares mensuales, nosotros percibimos un promedio de tres salarios mínimos que se traducen en Bs. 3.750.000”, comentó previamente para El Diario Manuel Galíndez, secretario general de la Federación Nacional de Trabajadores de Educación en Venezuela (Fenatev-Lara).

Esta brecha toma una magnitud aún mayor al considerar que el poder adquisitivo del sueldo del personal docente en el país ha registrado una caída de 91,66% durante los últimos seis años, de acuerdo con datos recopilados por Cotejo.

El desplome del salario se hace obvio al analizar que para el año 2017, un docente VI, uno de los escalafones más altos, cobraba cerca de 280 dólares mensuales. Cuatro años después el mismo docente gana tan solo cuatro dólares al mes por su trabajo.

Salario digno

Es por este motivo que desde Fordisi afirman que se encuentran luchando para que los docentes ganen, como mínimo, 600 dólares mensuales con los cuales puedan cubrir todas sus necesidades.

“Los docentes se encuentran en una situación de minusvalía porque no tienen cómo enfrentar la crisis económica que vive el país. Con 20, 30 o 35 dólares nadie puede vivir en Venezuela”, asevera la presidenta de Fordisi.

Educación privada

Si bien Sánchez reconoce que en términos generales los docentes que trabajan en instituciones privadas perciben salarios muy por encima de la administración pública, este sector no se encuentra exento de problemas.

“Si bien hay instituciones que pagan mejores salarios a su personal docente, también vemos muchos casos en los que la remuneración que reciben no se relaciona con lo que cobra el colegio a los representantes”, sostiene.

Añade que en muchas ocasiones no se les paga un salario digno debido a que no les dan el justo reconocimiento a su labor como formadores.

Aclara que también existen casos en los que las instituciones ofrecen, de motu propio, beneficios como pólizas de seguro en divisas a sus empleados lo cual en el contexto venezolano supone un aliciente adicional. No obstante, precisa que esto ocurre en un porcentaje reducido de casos.

“La situación de los maestros en Venezuela no es buena, ni en el sector público ni en las instituciones privadas pese a que perciban mejores sueldos”, agrega.

Ante esta realidad Gricelda Sánchez considera que regresar a clases presenciales representa cuando menos una utopía imposible de cumplir para la gran mayoría de los maestros mientras no se produzca un cambio sustancial en materia salarial.

Noticias relacionadas