• Julio Castro, médico infectólogo, reveló las cifras de un estudio sobre la cobertura de vacunación contra el coronavirus en el país. Foto: Efe

Un grupo de académicos en el área de la medicina realizó un monitoreo del plan de vacunación contra el covid-19 en Venezuela durante la última semana de agosto. Debido a la falta de información oficial sobre el proceso, los científicos hicieron estudios metodológicos con base en una encuesta en 290 municipios del país. 

La muestra fue de 2.436 y se basó en un cálculo poblacional de 28.700.000 habitantes, debido a que este es el mismo que usa la Organización de Naciones Unidas (ONU) para distintos monitoreos. 

Julio Castro, médico infectólogo, se encargó de desglosar el estudio durante una rueda de prensa. El especialista aclaró que los resultados son aproximaciones científicas sobre el progreso de la vacunación contra el covid-19 en el país. 

Del total de vacunas aplicadas en el país, 8.057.265 corresponden a la farmacéutica Sinopharm (China), lo que representa al 78,9% de los inmunizados. 

1.739.293  dosis serían del fármaco Sputnik V (Rusia), esto se refiere al 21% de las personas vacunadas. Además, se contabilizó que se han aplicado 12.000 dosis del candidato a vacuna Abdala (Cuba), este se refiere a un 0,1% de los vacunados. 

Población vulnerable sin segundas dosis 

Así como es mayor el porcentaje de personas inmunizadas con la vacuna de Sinopharm, también es más alto el porcentaje de aquellas que ya cumplieron el esquema completo de esta farmacéutica. 

58.5% de esta población ya tiene ambas dosis, mientras que 41% solo tiene un componente. 

Los ciudadanos que aseguran haberse vacunado con Sputnik V siguen una tendencia distinta. Tan solo 28,5% de ellos ya cumplió el esquema completo y 71,5% solo recibió la primera dosis. 

De acuerdo con los parámetros que estableció inicialmente el Ministerio de Salud, el fármaco Sinopharm solo sería aplicado a personas menores de 65 años de edad, por lo que la mayoría de las personas en espera de la segunda dosis de Sputnik V son adultos mayores. 

Los resultados del estudio estiman que 900.000 personas continúan sin recibir la segunda dosis de esta vacuna hasta la fecha. En la encuesta también se le preguntó a estas personas el motivo por el que no se han aplicado el componente faltante. 

59,1% reveló que no se cumplió aún el plazo de 21 días entre la primera y segunda dosis. 28,3% dijo que no había el componente en el centro de vacunación. 

Vacunas en Venezuela
Foto:: Efe

Además, 1% alegó que no pudo llegar al centro de vacunación cuando le correspondía, 0,5% dijo no querer aplicarse la segunda dosis y 0,3% aseguró que el centro de inmunización estaba cerrado. 

Preocupación por las diferencias de cobertura entre grupos etarios 

En la encuesta se separó el porcentaje de población por grupos de edad. Con esto se puede determinar si los grupos de alto riesgo han sido priorizados. 

Castro expresó su preocupación ante estos números, debido a que el grupo de etario con mayor número de vacunados ronda los 45 y 55 años de edad, mientras que los mayores de 65 años de edad representan un porcentaje alarmantemente bajo de vacunación. 

Foto: Efe

Las personas de 45 a 54 años representan 25% del total de los vacunados; de 35 a 44 años representan el 20,4%; de 25 a 34 años son 14,5%, y de 18 a 24 años son el 5,3%. 

Con base en estos resultados, Castro señaló que las próximas etapas del plan de vacunación deben hacer énfasis en cubrir casi en su totalidad a los grupos de riesgo. 

Personas que no se han vacunado

Julio Castro explicó que en la encuesta también buscaron recolectar las de las personas que no se han vacunado. Además, preguntaron a aquellas que decidieron no vacunarse 

De los encuestados que todavía no recibieron alguna vacuna contra el covid-19, 59,9% dijo que está inscrito en el Sistema Patria, pero no le ha llegado el mensaje de texto para la cita. 

9,9% aseguró que recibió el mensaje de texto, pero no asistió a la cita, mientras que 6,8% señaló que no está inscrito en el Sistema Patria. 4,7% alegó que fue a la cita, pero no lo atendieron y 4,5% argumentó que no quiere vacunarse. 

Además, un 4,4% indicó que no fue autorizado por su médico por tener una patología previa; 2,9% se inscribió en la página del Ministerio de Salud, pero no recibió una citación; 1,1% acudió a un centro de inmunización, pero no lo vacunaron por no tener cita y 0,1% se inscribió en la página del Ministerio de Salud, pero rechazaron su solicitud. 

Captura

Con respecto a las personas que no quieren vacunarse, el argumento más relevante (42,3%) fue el temor a algún efecto secundario causado por la vacuna contra el covid-19. 

21,3% alegó que no cree que las vacunas generen alguna protección contra enfermedades, 15,3% considera que las vacunas suministradas por el Ministerio de Salud no son seguras contra el covid-19, 8,9% indicó que ya contrajo el virus y no considera necesario vacunarse. 

Además, 6,9% prefiere esperar a ver la reacción en otras personas antes de recibir la vacuna y 5,5% considera que las vacunas disponibles en el país no son eficaces. 

 Ante estos resultados, Castro advirtió que se deben aplicar políticas públicas para  acelerar el proceso de vacunación en el país y enfocarse en la inmunización del personal de salud restante y los adultos mayores. 

Noticias relacionadas