• Personalidades como el futbolista Josef Martínez y Luis Almagro, secretario general de la OEA, tienen cuadros realizados por Carmelo García en sus hogares 

A veces los sueños se cumplen de una manera diferente a la que se tenía planeada. Ese fue el caso de Carmelo García, un venezolano de 28 años de edad, oriundo de la ciudad de Barquisimeto, estado Lara, que ahora realiza sus trazos en un iPad. 

Realiza retratos, animaciones e ilustraciones a las que ha sabido sacar provecho para que sean su sustento económico y vivir de lo que más le gusta. Ha elaborado trabajos que incluso personalidades como Luis Almagro, secretario general de la OEA y el futbolista venezolano Josef Martínez, tienen impresos en cuadros y colgados en sus hogares.

En exclusiva para El Diario, el artista compartió sus experiencias en el mundo de la pintura. Contó que actualmente está viviendo un sueño.

Yo siempre pensé que mi vida sería difícil porque lo yo quería era ser pintor, de hecho me imaginaba ya con 50 años de edad, metido en mi mundo dentro de un cuarto pintando y oliendo a óleo. Pero me reencontré con esta misma pasión, solo que en lo digital, así que decidí aprovechar la tecnología a mi favor y de forma autodidacta, con aplicaciones y tutoriales aprendí a pintar digitalmente y a animar e ilustrar”, expresó García.

El reencuentro con su arte fuera de su país

García comenzó sus estudios de artes plásticas en 2013 pero cuando estaba en el séptimo semestre, tuvo la oportunidad de realizar un diplomado en España. Así que sin dudarlo, no continuó con la carrera y en 2016 viajó a Europa donde estudió pintura de la mano de la artista española Arantzazu Martínez, una experiencia que para García fue “increíble”. 

Cuando culminó el diplomado, decidió mudarse a República Dominicana con el objetivo de buscar una mejor calidad de vida de la que tenía en su país de origen. En suelo dominicano estuvo al menos dos años trabajando en diferentes cosas que nada tenían que ver con lo que le gustaba realmente. 

Foto cortesía

“Mientras estuve en República Dominicana no tenía un rumbo definido y eso hacía que económicamente no me fuera bien. Un día descubrí que podía dibujar en mi celular a través de una aplicación y entonces fue ahí que tuve ese reencuentro con lo que me gusta y comencé a realizar retratos de las personas de las cuáles se hablaba en ese momento”, destacó el artista.

Apoyo de múltiples personalidades

En 2018 García volvió a Venezuela y paso a paso creó su marca A Pinta de Caramelo, que es con la que en la actualidad trabaja realizando retratos, animando e ilustrando. Explicó que en ese año realizó retratos de Luis Almagro, secretario general de la OEA y del futbolista venezolano Josef Martínez, entre muchos otros, pero estos en particular los pudo entregar y ahora forman parte de la decoración de sus hogares.

Cuando realicé el retrato de Almagro, una persona que me sigue en Instagram me comentó que él podía entregárselo en persona. Así que le di las instrucciones necesarias para que pudiera imprimirlo y enmarcarlo, luego un día me llegó la foto de que ya lo había entregado y que el mismo Almagro dijo que lo pondría en la sala de su casa”, comentó el barquisimetano.
Foto cortesía de A Pinta de Caramelo

Agregó que con el futbolista la historia fue similar. Uno de los seguidores de A Pinta de Caramelo lo contactó para informarle que podía hacerle llegar a Josef Martínez los cuadros que García pintó. Pero en esta ocasión, el propio deportista fue quien le envió la foto de los retratos que recibió en su casa en Atlanta, Estados Unidos. 

“También con el pasar del tiempo varias personalidades empezaron a reaccionar a mis publicaciones sobre sus retratos. Aunque no tengo la certeza de que los tienen colgados en la sala de su casa, me apoyado mucho compartiendo mi trabajo y agradeciéndome”, contó el venezolano. 

Foto cortesía

En familia intentan sortear las adversidades

García relató que vive con su novia y su madre, quien casi toda su vida se ha dedicado a ser comerciante y que actualmente, debido a la situación de la pandemia de covid-19, no le ha ido bien en el ámbito comercial. 

«Vamos aguantando la pela, como dicen por ahí. Papá murió hace un año por problemas cardíacos y desde entonces somos tres en casa. Mi novia es diseñadora gráfica y con ella tengo un proyecto aparte sobre identidades gráficas para empresas, con ese trabajo nos ayudamos muchísimo”, precisó. 

Además García espera poder concretar pronto una alianza con una empresa que pueda imprimir y enmarcar sus pinturas ya que, según explicó, la gran mayoría de sus clientes son venezolanos en el extranjero y conseguir un apoyo en este sentido facilita que sus compradores obtengan el pedido.

Noticias relacionadas