• La corte declaró constitucional el proceso al empresario colombiano, lo que da luz verde a su próxima deportación a la nación norteamericana. Allí enfrentará un juicio por lavado de dinero

El Tribunal Constitucional de Cabo Verde consideró constitucional el 7 de septiembre de 2021 la extradición a EE UU del empresario colombiano Álex Saab. De pisar territorio estadounidense, enfrentaría un juicio por corrupción y lavado de dinero, tras ser acusado por Washington de ser uno de los principales testaferros del régimen de Nicolás Maduro.

De acuerdo con lo reseñado por la agencia EFE, la máxima instancia judicial del país insular africano, ratificó las sentencias emitidas en 2020 por el Tribunal de Apelaciones de Barlovento y el Tribunal Supremo de Justicia. Ambas cortes habían autorizado la extradición de Saab, medida que la defensa impugnó múltiples veces.

Con esto quedan completamente descartados los argumentos de los abogados defensores, que en su última audiencia, el 13 de agosto, aseguró que aplicaron medidas inconstitucional durante el juicio. En la resolución de 194 páginas publicada en la página web del tribunal, se detallan todas las razones para declarar improcedente el recurso de la defensa.

Máxima seguridad

El Tribunal Constitucional también emitió una medida para reforzar la cantidad de custodios que vigilan a Saab, ante la posibilidad de fuga. Actualmente el empresario se encuentra bajo arresto domiciliario y su seguridad corre a cargo del propio gobierno de EE UU.

No es la primera vez que se toman medidas similares para evitar el escape del prisionero. En enero de 2021 el buque estadounidense San Jacinto entró en aguas de Cabo Verde para cumplir una misión de resguardo. Dos buques más y un vuelo con personal militar arribaron después para completar las labores de vigilancia.

Un proceso extendido

Las autoridades de Cabo Verde arrestaron a Alex Saab el 12 de junio de 2020 en el aeropuerto internacional Amílcar Cabral. La detención ocurrió luego de que entrara en vigencia ese mismo día una alerta roja de Interpol emitida por Estados Unidos.

Desde entonces Saab se convirtió en una suerte de símbolo para el chavismo, que invirtió millones de dólares en campañas mediáticas para promover su liberación. De acuerdo con el régimen de Maduro, el empresario viajaba a Irán con el fin de cerrar un acuerdo de intercambio de oro por combustible. A pesar de no ser venezolano, se nombró a Saab embajador plenipotenciario ante la Unión Africana, en un intento de usar su inmunidad diplomática.

Por otro lado, se contrató al reconocido abogado Baltazar Garzón para representar al barranquillero, así como a tuvo un equipo legal especializado en la materia. Los defensores establecieron una estrategia que consistía en la constante aplicación de recursos de amparo y apelaciones para retrasar la extradición. Luego de llevar el caso ante cada tribunal competente del país, consiguieron que la Comunidad Económica de Estados de África Occidental (Cedeao) ordenara medidas cautelares de casa por cárcel para Saab.

Noticias relacionadas