• Hace poco más de una semana se dio a conocer que un caraqueño participa en el concurso La Voz, en España. Desde Valencia y emocionado, Oscar Ettedgui contó su historia de migrante venezolano en exclusiva y narró los momentos que han marcado su vida

Desde Valencia, España, expuso su voz en una llamada. Su nombre es Óscar Ettedgui, un músico caraqueño de 27 años de edad, quien ganó un puesto en La Voz Antena 3. Con la misma actitud que impresionó al jurado español, cuenta en exclusiva para El Diario su historia, la de un migrante que ve cumplir su más grande sueño: dedicarse a la música.

En enero de este año, cuando envió sus videos para audicionar, comenzó el viaje en la versión española de La Voz y, sin brindar mayores detalles, aseguró que está preparado para ganar. Describe como impresionante lo que está viviendo en el concurso. “Es demasiado mágico y brutal como tanta gente entiende por lo que uno ha pasado”, dice emocionado.

Y la alegría es la misma que sentía de niño, cuando cantaba en los festivales de gaita caraqueños. Su familia colaboró a desarrollar sus talentos, pues quienes le rodeaban hacían música y lo apoyaron en todo momento. Al año de edad tocaba la pandereta, su mamá, de manera intuitiva, se animó a alimentar su naciente pasión por la música. Ya de adulto aprendió a cantar por su cuenta y a tocar guitarra y piano guiándose de videos de Youtube.

Ciudadano del mundo

Dejó atrás su ciudad natal en 2014, con 18 años de edad. Boston (Estados Unidos) fue su primera parada. El viaje colaboraría a nutrir su pasión, pues estudió música en el Berklee College of Music gracias a una beca que ganó de la Latin Grammy Fundation. Dos años más tarde se mudó a la Valencia española, donde continuó estudiando en una extensión de la universidad estadounidense por tres años más.

“Mi vida ha sido un ir y venir”, señala. Ese constante viajar como ciudadano del mundo lo llevó a Londres, en Reino Unido, donde cantó en bares y bodas. Luego viajó a Valencia, donde radica desde hace ya año y medio. Subraya que nunca abandonó la música, porque es lo que más ama en el mundo.

“Cada lugar ha sido diferente. Lo que no ha cambiado en los sitios en los que he vivido fueron las dificultades. Emigrar no es fácil para nadie. Uno tiene que echarle ganas y seguir. Después de eso, siempre los esfuerzos rinden sus frutos”, relata sobre su vida como migrante, a la que se sumaron personas que lo ayudaron en los malos y buenos momentos. Para él, ese apoyo es fundamental para no tirar la toalla.

Mentores de vida

Juan Luis Giménez, cantante, guitarrista y compositor de la banda española Presuntos implicados, escuchó a Ettedgui en sus primeros meses en Valencia como estudiante. Gracias a uno de sus profesores de música, pudo conocer al intérprete que actualmente tiene 62 años de edad. Luego de escuchar su voz, Giménez se llevó al venezolano y, como su mentor, lo apoyó a grabar demos.

La compañía Warner firmó para impulsar sus dotes, pero por cuestiones ajenas a su voluntad, no pudo continuar y su vida tomó otro rumbo. Pero la mentoría de Giménez quedó, y gracias a ello pudo perfeccionar su canto y composición musical.

Óscar Ettedgui, que se define como una persona sensible, apasionada, extrovertida y fiel a sus convicciones, espera colaborar en un futuro con artistas musicales que admira como John Mayer, Luis Fonsi o el también venezolano Carlos Baute.

Lo que lo llevó a La Voz

Deja claro que su sueño no es ser famoso. “Mi sueño es poder lograr el éxito y mantenerme a la larga con mi música. Si la fama viene con eso, bienvenido sea”, explica. En ese hurgar a su pasado se dio cuenta que lo que lo llevó a Boston, Londres y Valencia era la música.

En ese componer y cantar, se topó con la oportunidad de entrar a La Voz Antena 3, la versión española del programa de espectáculos dedicado al canto. “La Voz la vi como una puerta que me podría ayudar a dónde quiero a través de la televisión”, dice.

No se cruzó con otros venezolanos en su camino hacia el concurso. Al cumplir con lo normativo, obtuvo su lugar entre los preseleccionados. Cantó Bac to black, de Amy Winhouse. Tras recibir la aprobación de Luis Fonsi, Malú, Alejandro Sanz y Pablo Alborán, se quedó con el equipo del músico puertorriqueño. Ahora, emocionado, espera que su trabajo junto a él prospere y evolucione con el tiempo.

La nostalgia que lo inspira

Al igual que otros cantantes, la tristeza, el desamor, la alegría y la nostalgia con la que se topa al momento de escribir lo inspiran. El pop, R&B y el soul son los géneros a los que recurre para cantar o componer y espera que sean los mismos durante su carrera artística.

Al componer, una imagen viene a su mente, su familia, a la que no ve desde hace casi cinco años, pues migró solo. Sin embargo, cuando llegó a Valencia uno de sus hermanos lo pudo acompañar, y esa ha sido su mejor compañía en los últimos meses.

Aun así, afirma que sus familiares han estado al tanto y le brindan su amor incondicional, así como cuando era niño, pero ahora desde una pantalla, la misma en la que Óscar Ettedgui contó su historia.

Su mensaje para los jóvenes

Antes de despedirse para continuar su itinerario con otros medios de comunicación venezolanos, le recomienda a los jóvenes y las personas que desean dedicarse a la música o a cualquier otro oficio, que sigan sus instintos y lo hagan con pasión, también que busquen instruirse.

Nunca había participado en algún concurso en Venezuela o en otra parte del mundo y tampoco había sido entrevistado por periodistas, hasta hace poco más de una semana, cuando se dio a conocer su logro. Comenta que, al toparse con otros coterráneos en Valencia, e incluso los españoles, lo felicitaron y aplaudieron su talento.

Hoy extraña a su familia, pero cree que los sacrificios pronto rendirán sus frutos. “Me veo viajando por el mundo, compartiendo mi música, escribiendo canciones junto a gente increíble, grabando, haciendo tours por varios lugares”, dice el caraqueño.

No tiene idea de dónde estará radicado en un futuro, por los momentos se ve en España. Ahora que el camino en La Voz Antena 3 apenas comienza, espera darlo todo para ganar, y de no ser así, continuará luchando por conquistar el mundo con su talento.

Noticias relacionadas