• Mauro Zambrano, vocero del Monitor Salud, señaló que los trabajadores de 69 hospitales en el país carecen de equipos de bioseguridad que debería suministrar el Estado

Venezuela cerró octubre como el mes con más contagios de covid-19 entre el personal de salud del país. Esta cifra fue reportada por la organización no gubernamental (ONG) Monitor Salud, que evalúan las condiciones del sector desde el inicio de la pandemia.

De acuerdo con el monitoreo, 653 miembros del personal de 69 hospitales se contagiaron con covid-19 entre el 1° y el 31 de octubre.  Este indicador no ascendía tanto desde el mes de marzo de 2021, cuando la ONG documentó 628 contagios. 

Mauro Zambrano, vocero del Monitor Salud, denunció que este aumento estaría relacionado con la falta de dotación de equipos de bioseguridad por parte del Estado. 

La insuficiencia de material de protección pasa de 90% en los hospitales. Aun así los trabajadores de la salud continúan cumpliendo con sus labores.”, expresó a través de Twitter.

Una exigencia recurrente

Los trabajadores de la salud fueron enfáticos desde el inicio de la pandemia en la necesidad de dotar los hospitales con equipos de bioseguridad. Tapabocas, guantes, pantallas faciales y batas son algunos de los implementos que solicitan constantemente. 

La mayoría de estos insumos deberían desecharse luego de un uso, pero los trabajadores admiten que a veces deben reutilizar mascarillas y guantes. Ante esto algunos optan por utilizar tapabocas artesanales, aunque su nivel de protección no es el mismo. 

Jaime Lorenzo, director de Médicos Unidos de Venezuela, señaló en una entrevista previa para El Diario que lo más recomendable con respecto al uso de mascarilla es utilizar las que tengan bandas elásticas para las orejas. Indicó que se deben evitar aquellas que tengan cintas para amarrar, porque tienden a soltarse y se pierde el ajuste. 

“Lo primero es que debe estar ajustado a la cara, tapando las fosas nasales y la boca. Desde la nariz hasta la barbilla y procurar que esté bien adosado a los lados”, detalló. 

Las mascarillas que brindan mayor protección son las N95 o KN95, seguidas de las quirúrgicas. Estas son desechables, tienen cintas elásticas y un alambre para adecuar a la forma de la nariz, por lo que reduce al máximo la posibilidad de contagio. 

Para el personal de salud, la adquisición por cuenta propia de estos insumos es difícil ante los altos costos. Los bajos salarios que perciben estos trabajadores ha sido otro reclamo constante.

Riesgo de contagios y muertes 

Aumento de contagios
Foto: EFE

En lo que va de pandemia, en Venezuela han muerto 779 miembros del personal de salud por covid-19. Médicos Unidos registra estos decesos periódicamente y ofrece un balance. En su último reporte señalan que 10 profesionales de la salud fallecieron entre el 15 y el 27 de octubre. 

Estas muertes representan el 15,9% de los 4.902 fallecimientos reflejados por el régimen de Nicolás Maduro en el reporte oficial de casos de covid-19 diarios. Sin embargo, el sector salud ha advertido que las cifras oficiales no documentan la totalidad de los casos presentes en los hospitales.

Médicos Unidos han identificado que la mayoría de los decesos ocurrieron en el estado Zulia con un total de 155 muertos. 108 de los fallecimientos se registraron en Distrito Capital, entidad que usualmente se ubica en los primeros lugares de contagios según el régimen. 

Además, los médicos encabezan la lista de decesos, seguidos del personal de enfermería y posteriormente los trabajadores de otras áreas. Pese a que el sector salud fue uno de los primeros beneficiados en el proceso de vacunación contra el covid-19, aún parte de esa población no ha sido inmunizada, por lo que corren riesgo de enfermar gravemente. 

Situación precaria en los hospitales venezolanos 

La carencia de insumos de bioseguridad se suma a la falta de servicios básicos en los hospitales del país. Durante la pandemia por covid-19 los centros de salud también se han enfrentado a cortes de agua y electricidad. 

La ausencia de agua potable en distintos servicios aumenta la posibilidad de contagios por covid-19, debido a que no se puede cumplir con el lavado de manos, una de las principales medidas de bioseguridad. 

El viernes 22 de octubre los trabajadores de la salud hicieron una campaña de denuncia llamada “Laboratorios por el piso”, con la intención de visibilizar la crítica situación de estos servicios. 

Entre los reclamos destacó la carencia de reactivos de pruebas básicas. Esto no es nuevo, la crisis humanitaria que arropa a los hospitales desde 2015 ha dejado fuera de servicio a decenas de laboratorios. 

La ausencia de insumos de limpieza como cloro, jabón, desinfectante y bolsas para desechos atenta contra la salubridad de estos espacios en los que se trabaja con muestras biológicas. 

Ocupación de los hospitales en medio de una flexibilización amplia 

El lunes 25 de octubre inició un periodo de flexibilización ampliada que durará hasta el 31 de diciembre, de acuerdo con el régimen de Nicolás Maduro. Pese a que Venezuela atraviesa su tercera ola de contagios por covid-19, el Ejecutivo decidió suspender la cuarentena rádical. 

Contagios en Venezuela
Foto: EFE /Rayner Peña /Archivo

El director de Médicos Unidos cuestionó que el régimen de Maduro busque evadir la responsabilidad ante un posible aumento de casos en Venezuela y transferirla únicamente a la población. Indicó que el país vive un repunte de contagios y ante esto se debe hacer una vigilancia permanente. 

El Estado debería implementar una función de garantizar que se cumplan las medidas básicas de prevención. Puede informar diariamente con todo el aparato de comunicación nacional o con los organismos de seguridad en las calles garantizando que las personas usen de manera adecuada en tapabocas, el distanciamiento y que tratan de lavarse las manos con regularidad”, expresó.

En ese contexto, el Monitor Salud publicó un registro de la ocupación de camas de covid-19 en los hospitales públicos del país. Recientemente documentó que el 60% de las camas para atención de covid-19 están ocupadas en 31 hospitales de 21 estados. 

Las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI) de estos centros de salud cuentan con una ocupación del 48,5%. El Hospital Universitario de Maracaibo, en el estado Zulia, es uno de los centros asistenciales con mayor ocupación de acuerdo con el monitoreo. 

Las ONG venezolanas se han encargado de documentar de forma diferenciada varios aspectos de la pandemia, por lo que el aumento de contagios en el personal de salud es un reflejo más de la situación del covid-19 en Venezuela.  

Noticias relacionadas