• La investigación que inició en 2019, generó la detención de cinco alcaldes y más de 40 allanamientos por presuntos sobornos y actos de corrupción relacionados con licitaciones, construcciones. Se trata de la segunda trama de corrupción descubierta este año en el país centroamericano

Autoridades judiciales de Costa Rica detuvieron este lunes a cinco alcaldes por su presunta vinculación en actos de corrupción. Uno de los detenidos es Johnny Araya, alcalde de San José, la capital costarricense. 

De acuerdo a la información del Organismo de Investigación Judicial (OIJ) y la Fiscalía Adjunta Anticorrupción, los alcaldes son sospechosos por cargos de licitación y construcción de obras públicas. 

El organismo judicial lleva adelante un procedimiento que inició en abril de 2019 y que abarca 15 proyectos de infraestructura de conservación de carreteras y construcción de obra, uno de los cuales se ubica en el municipio de San Carlos que se financia con un crédito del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) para obras viales cantonales, según la información de las autoridades.

Las autoridades han detenido a 11 personas, incluyendo los alcaldes, y han realizado 40 allanamientos.

Los alcaldes sospechosos de actos de corrupción son: Johnny Araya Monge, de San José; Mario Redondo Poveda, de Cartago; Alfredo Córdoba Soro, de San Carlos;  Alberto Cole De León, de Osa, y  Humberto Soto Herrera, de Alajuela 

La hipótesis tiene que ver con actos de corrupción relacionados con licitaciones, construcciones, pagos de obra, facilitación de oportunidades irregularidad que generaron situación de ventaja a empresas con dádivas y sobornos”, declaró en conferencia de prensa virtual el director del OIJ, Walter Espinoza.

Los allanamientos involucran varias instancias de la administración pública de Costa Rica como las alcaldías de San José (centro), Cartago (centro), Alajuela (centro), San Carlos (norte), Osa (sur), Golfito (sur), Escazú (centro) y Siquirres (Caribe), así como en las residencias de los alcaldes, una oficina del Ministerio de Obras Públicas y Transportes, y otras instalaciones municipales y empresariales.

También fue detenido el gerente de la planta de asfalto de la empresa constructora MECO, un empresario, un funcionario de la municipalidad de Alajuela, un funcionario de la municipalidad de Escazú y un funcionario de la municipalidad de Golfito.

Pretendemos desentrañar y esclarecer hechos de corrupción que vinculan a funcionarios municipales, gobiernos locales y funcionarios de obra pública, que de alguna manera se vincularon con MECO para efectos de favorecerlos en temas de licitaciones, pago adelantado de facturas, inicio anticipados de obra y una serie de actividades que son constitutivas de delito”, dijo el director del OIJ.

Este caso, nombrado como “Caso Diamante” es el segundo develado este año. En junio salió a la luz la trama de corrupción llamada “Caso Cochinilla”. 

Caso Cochinilla precedente de corrupción

“El Caso Cochinilla” fue un caso de sobornos de empresas constructoras y fiscalizadoras que ofrecieron dádivas al Ministerio de Obras Públicas y Transporte (MOPT) y la Comisión Nacional de Vivienda (Conavi) a cambio de obtener contratos de licitación o agilizar procesos constructivos viales. 

También están involucradas varias empresas constructoras, entre ellas MECO y H.Solís, los dos más grandes contratistas del Estado en obra pública de los últimos años.

Lo que se sabe de la detención de cinco alcaldes en Costa Rica por presunta corrupción
Foto: OIJ

El monto inicial de los contratos es de 78 mil millones de dólares, sin embargo, las autoridades afirman que la suma puede ser mayor. 

Al menos 77 personas fueron investigadas y permanecen en prisión preventiva el dueño de MECO, Carlos Cerdas, y la de H.Solís, Mélida Solís.

Las autoridades informaron que el Caso Diamante y el Caso Cochinilla no tienen relación entre sí, pero sí hay un empleado de la empresa MECO involucrado en el Caso Diamante.

Noticias relacionadas