• A través de la orientación Venezuelan and Inmigrants Aids busca facilitarle el proceso de adaptación y empoderamiento a los venezolanos en el noreste de EE UU, para que su transición migratoria ocurra de forma segura

Venezuelan and Immigrants Aids (VIA) nació en 2016, de la motivación de un matrimonio de venezolanos que solicitaron asilo en Nueva York, Estados Unidos. Ellos crearon la organización no gubernamental con el objetivo de generar conciencia sobre diáspora venezolana y explicar cuáles eran las opciones legales que tenía la comunidad dentro de Estados Unidos, una vez los connacionales comenzaron a huir forzosamente producto de la emergencia humanitaria compleja que aqueja al país desde 2015.

Niurka Meléndez y Héctor Arguinzones crearon VIA producto de sus propias necesidades como migrantes “nosotros mismos somos buscadores de asilo, no contábamos con información. La demografía latina en EE UU es muy diversa y no encontrábamos referencias específicas para lo que ocurría con los venezolanos, en nuestro desplazamiento forzoso“, explica su fundadora.

VIA nos mantiene conectados con Venezuela. Me vine (a EE UU) en 2015 sin saber que no iba a volver. Si no hubiésemos sido padres, no hubiésemos dejado Venezuela. VIA es nuestro motor, es una energía, esta labor me ha hecho entender por qué yo tenía que estar aquí (Nueva York). Tengo un compromiso como ciudadana. Esta organización tiene una base comunitaria, no es partidista“, detalla Meléndez para El Diario.

Expandir la ayuda recibida

La fundadora de VIA explica que todo inició con la ayuda que su familia recibía. “Durante el primer año asistíamos a los pantries (despensas de donación de comida para familias) y comenzamos a repartir lo que nos sobraba a otros venezolanos que tenían necesidad, poco a poco fuimos ayudando a nuestra entorno hasta que la directora del RIF Asylum Support (organización sin fines de lucro que ayuda a los solicitantes de asilo) con los que ya hacíamos voluntariado nos dijo que lo que estábamos haciendo teníamos que ponerle un nombre. Así nació VIA.“

La comunidad de venezolanos a las que apoya VIA son principalmente aquellas personas solicitudes de asilo, a los que les aprobaron el caso, a quienes están aplicando al Estatus de Protección Temporal (TPS, por sus siglas en inglés) y los que se encuentran en un limbo legal.

Transición migratoria menos traumática

Foto cortesía

Actualmente, VIA cuenta con seis programas de ayuda para la comunidad venezolana en la región de los tres estados (Tri State Region): Nueva York, Nueva Jersey y Connecticut:

Legal y educativo: establece alianzas con particulares e instituciones locales para ofrecer talleres que informen y conecten la comunidad con recursos de intereses relacionados con sus opciones migratorias, impuestos, cultura, sistema sanitario, entre otros.

“El aumento exponencial de venezolanos en EE UU nos ha convertido en target (de estafas), por eso desde VIA ofrecemos charlas gratuitas y orientación básica sobre las políticas y leyes migratorias a través de abogados en los que confiamos. Ofrecemos un listado de abogados serios con los que hemos trabajado“.

En lo que va de 2021 han realizado 19 sesiones online que han guiado en su proceso migratorio a más de 800 venezolanos que conforman la comunidad.

Inglés: Ayudan a integrar a los venezolanos a través del idioma oficial de EE UU, ofreciéndoles clases en línea para principiantes y niveles avanzados, así como una tutoría uno a uno para niños y jóvenes (sin costo alguno).

Inicialmente eran clases presenciales que se daban en salones “prestados“ pero con la pandemia tuvieron que comenzar a dar las sesiones online a través de Zoom, de esa manera lograron expandirse no solo a los tres estados donde se ubica principalmente su comunidad, también tienen venezolanos conectados desde otras regiones de EE UU, de distintos países en Latinoamérica e incluso desde Venezuela.

Más de 180 personas han sido impactadas por este programa durante este año, ofreciéndoles 30 clases sabatinas y 30 sesiones de pronunciación, gracias a las 120 horas de trabajo voluntario de profesores anglosajones.

Soporte “entre pares”: fortalecimiento grupal a través del programa de apoyo y bienvenida entre pares con el objetivo de apoyar y ayudar a navegar el proceso de migración, por medio de la orientación que le facilite el proceso de transición, adaptación, empoderamiento a la vida en EE UU más rápida y seguro posible para avanzar.

Este programa “es un soporte emocional en un ambiente protegido donde nadie se va a sentir juzgado por la nostalgia, duelo o dolor migratorio por el que esté pasando. Es un espacio seguro, enfocado en la migración forzada de venezolanos en un salón cerrado con no más de 20 personas. Iniciamos con una psicólogo y en este momento tenemos tres profesionales (de la salud mental)“, enfatiza Meléndez.

Con 18 encuentros durante 2021, en 38 horas de encuentros grupales y 40 horas de terapias de sesiones individuales, más de 200 venezolanos han recibido asistencia psicológica.

Integración comunitaria: actividades recreacionales y culturales para integrar y fortalecer las conexiones entre venezolanos, así como mantener los vínculos y raíces con el país de origen.

Este programa permite que los venezolanos radicados en Nueva York y sus alrededores establezcan contacto con sus similares.

“Se sienten en familia, son bienvenidos. Desde 2017 realizamos una cena navideña, ese año tuvimos 200 platos. Desde ese año hasta el presente hemos servido más de 1.100 platos navideños. Nos sentimos en familia, construyendo comunidad. Recibimos donaciones de empresas privadas que donaron comida, no dinero. Esperamos poder mantenerlo en el tiempo“, explica Meléndez.

La fundadora de VIA explica que ve con cada vez más frecuencia venezolanos viviendo en refugios, que llegan a Nueva York y sus alrededores sin un abrigo para protegerse del voraz invierno.

“Por eso cada vez que se acerca la temporada pedimos donativos de abrigos. En 2019 pudimos donar 150 chaquetas gracias en la iglesia episcopal Trinity World Street, en 2020 (durante la pandemia) se entregaron 75 y este año nuestra meta es poder donar 100 más“, acota.

El Programa de Asistencia Humanitaria de VIA ha permitido dar ayuda financiera de emergencia, comida, transporte y ropa a decenas de venezolanos. Desde 2020 han podido dar Metrocards (tickets para el tren de NY) prepagadas, ropa, bolsas de comida y obsequios.

Alcance comunitario: promoción y activismo para aumentar la visibilidad de los venezolanos en EE UU, a fin de lograr políticas migratorias que permitan darle protección internacional a la comunidad.

Recientemente VIA lanzó una campaña “Refugiados sin estatus, somos más que un número“ enfocada en visibilizar cómo los venezolanos solicitantes de asilo se mantienen en un limbo legal mientras esperan por su solicitud. Bajo este lema, la organización busca continuar trabajando con grupos que promueven el TPS y DED.

Adicionalmente, VIA  forma parte del WES Global Talent Bridge Group que busca la aprobación del “Improving Opportunities for New Americans Act“, un proyecto para lograr credenciales de personas migrantes y refugiados por el Departamento de Trabajo, con el propósito de romper con las barreras que limitan las oportunidades de empleo de estas comunidades.

VIA destaca que solo a través de una sólida legalidad de estado de inmigración se puede lograr la integración de los migrantes y refugiados.

Construcción de puentes: estrecha colaboración con organizaciones locales organizaciones, instituciones e individuos a través del apoyo mutuo, la colaboración, remisión e intercambio de información, y identificación de los servicios que ofrecen para cumplir con los necesidades de la comunidad.

En 2021, VIA se convirtió en una agencia de asistencia de la Departamento de Salud del estado de Nueva York. Hasta ahora ha podido ayudar a 19 personas y familias a solicitar un seguro médico, comprender su opciones de cobertura e inscribirse en un plan que sea adecuado para ellos.

Vulnerabilidades de la comunidad venezolana

Foto cortesía

VIA cuenta con 30 voluntarios que han ido sumándose progresivamente, en 2020 eran 12. Su meta para el año 2022 es crecer un 50 % con personas que compartan su espíritu y filosofía de ayudar a los venezolanos que fueron forzados a emigrar.

Meléndez explica que el perfil de los migrantes venezolanos de los últimos años tienen dos características comunes: desesperación y desinformación. Recuerda -basada en su experiencia- que el asilo no es fácil, “quienes solicitamos asilo y no hemos recibido respuesta migratoria estamos en un limbo: somos refugiados sin estatus“.

A diferencia de los primeros años de trabajo de la organización, ahora ven con frecuencia mayores vulnerabilidades económicas, físicas y psicológicas de los venezolanos que están emigrando, producto de las condiciones que les toca enfrentar antes de llegar a territorio estadounidense (recorrido por las fronteras de Latinoamérica, bajo presupuesto, desconocimiento sobre el sistema migratorio estadounidense, entre otros).

Hasta septiembre de 2021, más de 39.500 venezolanos habían cruzado por la frontera entre México y EE UU. En 2020, la cantidad de connacionales aprehendidos alcanzó 4.520 personas, en solo un año hubo un aumento de 775 %, de acuerdo con cifras oficiales del Departamento de Seguridad Nacional.

Sobre Venezuela, la fundadora de VIA tiene un gran temor, “que nos convirtamos (Venezuela) en un negocio, un país que se acostumbre a vivir de las ayudas humanitarias y una comunidad internacional que se acostumbre a dar fondos para ello. Los venezolanos estamos solos“.

A pesar de ello, no duda en regresar a Venezuela (cuando las condiciones lo permitan) “tocará reconstruir el país. Muchos estaríamos dispuestos a hacer nuestra parte para poner en práctica todo lo que hemos aprendido estando afuera. Necesitamos fortalecer la sociedad civil, en donde entendamos que tenemos derechos pero también deberes“.

Noticias relacionadas