• Desde la mañana, agentes policiales vestidos de civil y seguidores del régimen castrista mantienen sitiadas las casas de los principales líderes de la manifestación, así como de periodistas y activistas. Fuertes contingentes resguardan el malecón de La Habana, punto al que aspiraba llegar la marcha

El día llegó, y el régimen castrista cumplió su amenaza en Cuba. El lunes 15 de noviembre La Habana despertó con un fuerte despliegue policial y militar con el fin de evitar la Marcha Cívica por el Cambio, convocada ese día por el grupo opositor Archipiélago. La represión comenzó el mismo domingo, cuando sus organizadores denunciaron la presencia de patrullas en los alrededores de sus casas. Actualmente muchos de ellos siguen sin poder salir, mientras otros han sido detenidos o golpeados en el intento.

El fundador de Archipiélago, Yunior García, aseguró en redes sociales que ante la posibilidad de un escenario como el del 11 de julio de 2021, cuando los manifestantes fueron reprimidos violentamente con cientos de detenidos y heridos, marcharía solo hasta el malecón. Afirmó iría vestido de blanco y con una flor de ese mismo color, que ya se convirtió en el símbolo de esta nueva jornada de protestas. No obstante, este lunes el cerco policial se intensificó en toda su calle para impedir su salida.

Así, con su rosa blanca, el dramaturgo fue capturado en una fotografía en recostado de la ventana de su apartamento. Las rejas asemejan los barrotes de una prisión, mientras simpatizantes del régimen de Miguel Díaz-Canel colgaron del techo del edificio una enorme bandera cubana que a medias le tapa la vista. La imagen recorrió rápidamente las redes sociales junto a cientos de mensajes de apoyo para el opositor.

La convocatoria se extendió más allá de la capital cubana a diferentes ciudades, donde también se reportaron arrestos, desapariciones forzosas y asedios a los hogares de los opositores. Principalmente activistas, periodistas y personalidades del mundo artístico y académico. Fuera de la isla también tuvo su réplica a través de organizaciones de su diáspora, que organizaron encuentros en más de 60 ciudades de todo el mundo.

Protestas en Cuba: La militarización, arrestos y asedios a opositores marcaron la jornada del 15 de noviembre
Protestas en Cuba. El apartamento de Yunior García fue tapado con una bandera de Cuba por seguidores del oficialismo. Foto: EFE

Encierro forzoso

La protesta del 15 de noviembre se anunció con antelación por los diferentes grupos disidentes, remarcando su carácter pacífico. De acuerdo con García, su intención es rechazar las violaciones de derechos humanos en Cuba y pedir la liberación de los presos políticos. También exigen garantías democráticas para superar el sistema que desde hace 63 años controla el país.

Pero García no es el único preso en su casa. En la mañana del lunes, un grupo de oficialistas se reunió fuera de la casa de la activista Saily González Velazquez, en Santa Clara, en el centro de la isla. Gritaban consignas e insultos contra la dirigente del Archipiélago y pretendían no dejarla salir a marchar. Fue objeto de un acto de repudio, práctica común del régimen castrista. Consiste en utilizar a ciudadanos (o a veces a policías vestidos de civil) para que increpen violentamente a opositores para similar un acto de rechazo popular.

Leer más  Murió Olivia Newton-John, la actriz que protagonizó Vaselina

Da mucha verguenza que hayan tantas personas dispuestas a defender lo indefendible, que siguen gritando consignas que no significan absolutamente nada. Esto simplemente demuestra que tenemos mucho por lo que luchar para devolverles la dignidad a esas personas que están allá afuera (de su casa) también”, comentó en un video por Facebook Live.

Familiares de Andy García Lorenzo, joven preso el 11 de julio en Santa Clara, también sufrieron un acto de repudio. Vestidos todos de blanco, encararon a la turba con tambores y cantaron desde la puesta el tema Queremos libertad. Poco después Pedro López, padre del activista Jonatan López Alonso (cuñado de García), fue retenido por los cuerpos de seguridad.

Protestas en Cuba: La militarización, arrestos y asedios a opositores marcaron la jornada del 15 de noviembre
Protestas en Cuba. Familiares de Andy García protestan frente a su casa en Santa Clara. Foto: Cortesía

Represión extrema

La organización de derechos humanos Cubalex registró alrededor de 48 actos de hostigamiento en toda Cuba durante las horas previas al 15 de noviembre. También reportaron la desaparición forzosa de ocho activistas, así como múltiples detenciones, entre ellas la del líder del Foro Antitotalitario Unido (Fantu), Pedro Albert Sánchez, quien tiene 12 días sin saberse de él. 

José Daniel Ferrer Cantillo, hijo del líder opositor y prisionero político José Daniel Ferrer, se encuentra desaparecido desde la mañana luego de ser detenido a pocas cuadras de su casa.

La periodista Yoani Sánchez también denunció este lunes un asedio contra la redacción del portal informativo independiente 14ymedio. Aseguró que alrededor del edificio se apostaron militantes y jubilados del Partido Comunista Cubano (PCC), así como miembros de los Comités de Defensa de la Revolución (CDR). Indicó que entre ambos grupos habría también agentes de cuerpos de seguridad.

En un video publicado también en redes sociales, el sacerdote católico Alberto Reyes alertó que la Oficina de Asuntos Religiosos le prohibió participar junto a dos compañeros en la marcha cívica en la ciudad de Camagüey. Dijo que los amenazaron con prisión si instigaban a sus feligreses a salir a la calle. “Si ser detenidos es el precio por ser coherentes con la predicación del evangelio, pues así sea”, manifestó.

Detenciones 

Hasta ahora no hay una lista precisa de la cantidad de detenidos que ha dejado hasta el momento la jornada. En redes sociales se informa de manera dispersa el arresto de algunos activistas. De otros se desconoce su paradero debido a la lenta conexión a Internet en la isla. 

Uno de los detenidos más conocidos de la jornada sería la de Rafael Santos Regalado, tuitero quien hace un mes exacto también había sido aprehendido por la Policía Nacional Revolucionaria (PNR). Un médico internista de nombre Reinier Ávalos también habría sido arrestado en la provincia de Holguín. Un representante del gremio, de nombre Alexander Pupo Casas, difundió la noticia en un video. Advirtió que de no tener noticias de su compañero, encabezará la marcha junto al personal de salud de la ciudad de Buenaventura.

Leer más  Llegó una nube de polvo del Sahara a Venezuela: ¿qué estados afectará?

La presidente de la organización Damas de Blanco, Berta Soler, y su esposo, el ex preso político Ángel Moya, fueron arrestados mientras se dirigían a la marcha en La Habana. Entre otros dirigentes opositores en la misma situación está el miembro del Movimiento Ciudadano Reflexión y Reconciliación, Juan Alberto de la Nuez Ramírez y el historiador Manuel Cuesta Morúa, vicepresidente del Consejo para la Transición Democrática.

De acuerdo con el portal CiberCuba, en la tarde detuvieron al miembro de Archipiélago Julio Ledón Iglesias en la ciudad de Bauta. También la historiadora del arte Carolina Barrero, quien llevaba meses sitiada en su casa. 

Apoyo internacional

Protestas en Cuba: La militarización, arrestos y asedios a opositores marcaron la jornada del 15 de noviembre
Manifestación en apoyo a los opositores cubanos en Madrid, España. Foto: EFE

Aunque en las calles de La Habana los cubanos corrieron riesgo, sus compatriotas en el exilio se encargaron de representarlos fuera de la isla. Uno de los principales puntos de encuentro fue Miami, Estados Unidos, históricamente el destino de miles de balseros y su mayor núcleo de migrantes. Allí la Comisión Justicia Cuba instaló un centro de información para verificar y difundir cualquier foto o video de la represión castrista. En paralelo, decenas de cubanos con banderas de su país y de Estados Unidos se reunieron en la calle 8 del emblemático barrio La Pequeña Habana. Desde allí repetían en español la consigna “No están solos”.

Otra importante manifestación ocurrió en Madrid, capital de España. Allí se conglomeraron más de 200 personas en la Puerta del Sol, entre cubanos, venezolanos y españoles críticos al comunismo. La estatua del oso que representa el símbolo de la ciudad lució una bandera de Cuba, mientras los manifestantes reclamaban una postura más dura del gobierno español ante lo que consideran una dictadura. El acto estuvo apoyado también por dirigentes de los partidos conservadores Ciudadanos y Partido Popular (PP), y del ultraderechista Vox.

En toda América Latina también hubo actos de respaldo a los disidentes cubanos. En Argentina, un grupos de expatriados manifestó frente a la Embajada de Cuba en Buenos Aires, acción que también se repitió en las sedes diplomáticas de Ciudad de México y Santiago de Chile. Además hubo marchas en otros puntos en ciudades como Santo Domingo (República Dominicana), San José (Costa Rica); o en Europa, en Bruselas (Bélgica) y Lisboa (Portugal). En la embajada cubana de Bogotá, Colombia, se registró un enfrentamiento entre exiliados y militantes de grupos del partido Comunes (rama política de las desmovilizadas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, FARC). En el hecho resultaron golpeados periodistas de la cadena Telemundo.

Contra el régimen

A la par que las manifestaciones en varias ciudades del mundo, diversas personalidades expresaron su apoyo a la marcha cívica. También aprovecharon para condenar los actos de repudio contra Yunior García y demás activistas, así como la falta de derechos civiles en Cuba.

Uno de los más sonados fue el cantautor cubano Pablo Milanés. El ícono de la nueva trova cubana se pronunció en su cuenta oficial de Facebook, donde rechazó el sitio sufrido por García y apoyó la causa de la plataforma Archipiélago. “Me da vergüenza que gente de mi raza se preste a ser como los cazadores de cimarrones de su propio suplicio y dolor. Los están utilizando. ¡Despierten!”, escribió. Milanés, quien por décadas fue defensor de la revolución cubana a pesar de haber estado en un campo de concentración en 1966, dedicó a la marcha cívica su tema Flores del futuro.

Otro músico que se mostró a favor de las protestas fue René Pérez Joglar, mejor conocido como Residente. El ex integrante de Calle 13 aseveró que las jornadas que se viven en Cuba tienen el espíritu de las de otros países como Colombia o Puerto Rico, donde se trata de una ciudadanía cansada que exige una mejor calidad de vida. También opinó que al ritmo que sigue la represión, eventualmente llegará el fin del régimen instaurado por el difunto Fidel Castro. “Todo aquel que prometió libertad y oprime a su pueblo va pa’ abajo”, escribió en Twitter.

Leer más  ¿Cuáles son los riesgos de usar WhatsApp Plus?

Desde los actos en Madrid, el filósofo y escritor español Fernando Savater también alzó su voz contra el sistema cubano. Declaró que Europa ha tenido una posición bastante tibia respecto al régimen de Díaz-Canel, y que la gente debe tener cuidado con partidos como Podemos, ideológicamente cercanos al castrismo y chavismo. En esa misma línea, dijo que los jóvenes deben recibir desde temprano educación política, para que “huyan de esa trampa mortal de la libertad que es el comunismo”.

Miedo a la protesta

Protestas en Cuba: La militarización, arrestos y asedios a opositores marcaron la jornada del 15 de noviembre
Protestas en Cuba. Foto: EFE/Referencial

Del lado del régimen de Miguel Díaz-Canel, los argumentos para justificar el despliegue de seguridad extremo en La Habana son unos presuntos ejercicios militares. No obstante, el gobernante cubano también se refirió a la Marcha Cívica por el Cambio. La consideró un acto financiado por Estados Unidos para desestabilizar y crear violencia en la isla.

Por ese motivo, el alto mando del régimen instó a sus seguidores a mantenerse en la calle junto a los militares, apoyando la aplicación de los actos de repudio contra los activistas que consideren “fascistas”. CiberCuba informó de manera extraoficial que para el asedio al apartamento de Yunior García, miembros del PCC difundieron rumores en el barrio La Coronela de que el dramaturgo pretendía atacar un preescolar y una escuela primaria durante la marcha.

Mientras tanto, el grupo Archipiélago rechazó tajantemente los hechos violentos contra sus miembros, y contra los ciudadanos que intentan salir a las calles. “Condenamos la instrumentalización de la población cubana por parte de un régimen de oprobio que no hace más que enfrentar a cubano contra cubano. Eso se tiene que acabar. Todos los cubanos tienen los mismos derechos”, indicaron en un comunicado.

Pese a la extrema represión, diferentes plataformas disidentes mantienen en pie sus planes de marchar. También sostienen una nueva convocatoria para el 20 de noviembre, con la que esperan lentamente volver a atizar el espíritu de protesta en los cubanos. Al igual que en las jornadas de julio de 2021, la sed de cambio político puede más que los linchamientos.

Noticias relacionadas