• Skeilly Castellanos, psicóloga educacional y especialista en Trastorno de Espectro Autista (TEA), explicó para El Diario que las personas con autismo tienden a verse afectadas por el ruido de los fuegos artificiales debido a que varios de ellos sufren de alteraciones del procesamiento sensorial auditivo

Se acercan las celebraciones de la Navidad y de Año Nuevo, unas fechas en las que no faltan los fuegos artificiales y la pirotecnia. Aunque para algunas personas suele ser un bonito espectáculo, para los niños y niñas con Trastorno del Espectro Autista (TEA) el sonido de las explosiones representa algo aterrador.

Efeméride. Cada 2 de abril se celebra el Día Mundial sobre la Concienciación del Autismo. Resolución aprobada por la ONU en el 2008.

Skeilly Castellanos, psicóloga educacional y especialista en TEA, confirmó para El Diario que al menos 90 % de los niños dentro del espectro autista sufren de alteraciones del procesamiento sensorial auditivo. Por ello, son más propensos a verse afectados por el sonido de la pirotecnia. 

“Muchas veces los niños y niñas dentro del espectro del autismo tienen una mayor sensibilidad a algunos sonidos. Los ruidos, que no necesariamente son muy fuertes pero que ellos perciben muy altos o muy desagradables, les pueden ocasionar reacciones en las cuales se desbordan conductualmente porque no saben cómo manejar o expresar esa incomodidad que sienten”, explicó la especialista. 

Castellanos argumentó que las reacciones conductuales tienden a aparecer cuando el niño o la niña no está familiarizado con el sonido y este lo toma por sorpresa; generando una sensación desagradable para ellos.

Tipos de TEA

1.- Autismo: trastorno que comienza a manifestarse, generalmente, durante los primeros 3 años de vida. Algunos síntomas que se hacen notables son: nula o escasa comunicación verbal, poca sociabilidad y tendencia a estar solitario. No muestra interés por identificar objetos.

2.- Síndrome de Rett: este trastorno comúnmente solo se presenta en niñas y se caracteriza por una personalidad agresiva. Quienes lo padecen, llegan a sufrir un proceso degenerativo y progresivo del sistema nervioso que se manifiesta en forma de alteraciones en la comunicación, cognición y motricidad. Aparece alrededor de los 2 primeros años de vida.

3.- Síndrome de Asperger: este es el tipo de TEA más difícil y más tardío de diagnosticar porque las personas no presentan ningún tipo de discapacidad intelectual ni rasgo físico que lo identifique. El déficit se percibe en las habilidades sociales y de comunicación.

4.- Síndrome de Heller: suele aparecer durante los 2 primeros años de vida, aunque en ocasiones hasta pasados los 10 años. También afecta áreas como el lenguaje, función social y motricidad. Además, el comportamiento de estas personas es agresivo y repentino.

5.- Trastorno generalizado del desarrollo no especificado: es una etiqueta que utilizan los especialistas en aquellos casos en los que los síntomas clínicos son demasiado heterogéneos como para ser incluidos en alguno de los otros tipos.

Fuente: Universidad Internacional de Valencia, España.

Las reacciones conductuales no son un capricho

La psicóloga apuntó que los niños y niñas con autismo pueden tener diversas reacciones conductuales ante los sonidos que les desagradan; en este caso, a los fuegos artificiales, pero también a objetos como aspiradoras, licuadoras o taladros. Detalló que con las diferentes conductas lo que buscan es aislarse, esconderse o salir, de alguna manera, del lugar donde está el ruido que les molesta.

Dependiendo del nivel de autismo pueden ponerse irritables, pueden llorar o gritar. Sin embargo, son múltiples las respuestas que podrían tener ante una incomodidad sensorial de este tipo”, añadió.

La especialista en TEA resaltó la importancia de entender que los niños y niñas con este padecimiento no tienen las reacciones conductuales “por capricho o necedad”. Por el contrario, el procesamiento que ellos están teniendo del estímulo auditivo es “muy fuerte y desagradable para su cerebro”.

¿Qué medidas se pueden aplicar para las fiestas decembrinas? 

Castellanos indicó que una medida que puede ayudar a regular los comportamientos de los niños y niñas con TEA ante la pirotecnia, es exponerlos paulatinamente al estímulo de estos sonidos, para que comprendan que no les va a hacer ningún daño. 

Leer más  ¿Quién es Carlos Malpica, la figura del chavismo que EE UU removió de la lista de sancionados?

“Hay que conversar con ellos y explicarles que esta situación va a pasar debido a la época en la que estamos. También los padres, o los adultos responsables de estos niños y niñas, pueden buscar en la computadora videos de fuegos artificiales y ponerlos con un volumen moderado que poco a poco pueden ir incrementando. Esto va a ayudar a que se vaya acostumbrando”, recomendó.

Resaltó que es importante implementar este tipo de medidas de la mano del terapeuta ocupacional de confianza, para que la integración sensorial sea la más adecuada. De igual forma, aseguró que las personas deben asesorarse con el especialista sobre lo que deben hacer en el caso de que el niño o niña presente una reacción conductual negativa.

Lo fundamental es que los padres estén preparados para cualquier situación y así puedan brindarle a los niños y niñas que padecen de TEA una celebración de las fiestas decembrinas en familia y sin inconvenientes. 

Noticias relacionadas