Esta es una traducción hecha por El Diario de la nota How does Netflix’s ‘Rebelde’ reboot compare with the original? original de The Washington Post

Nota: Esta publicación analiza algunas de las relaciones entre los personajes de Rebelde original y los del reinicio de Netflix, pero evita los principales spoilers de la trama.

Hay un momento temprano en el reinicio de Rebelde de Netflix que lleva los muchos chistes autorreferenciales del programa a un nuevo nivel meta. Un estudiante nuevo, mirando una colección sagrada de uniformes en el casillero de trofeos de su escuela, declara que la exhibición, en honor a varios ex alumnos que formaron una banda icónica durante su tiempo en la prestigiosa Elite Way School (EWS), es “tan vergonzosa”. Un compañero de primer año entrante responde que “no cualquiera podría hacer lo que hizo”, y señaló que RBD, como se llamaba a la banda, llenó estadios y ganó innumerables discos de oro.

La observación es cierta en el universo de Rebelde, una querida telenovela mexicana adaptada de Rebelde Way de Argentina, y en la vida real. La serie de Televisa, que se estrenó en 2004, dio paso a un grupo de pop que encabezó las listas de éxitos y ayudó a impulsar al elenco del programa al estrellato. RBD lanzó nueve álbumes de estudio (incluyendo esfuerzos en portugués e inglés) y obtuvo nominaciones a los Latin Grammy en el proceso, agotó las entradas en grandes lugares y ganó comparaciones con Menudo, otro grupo legendario de pop latino. El grupo se disolvió en 2009, pero mantiene una base de seguidores leales que celebran con entusiasmo hitos como la llegada el año pasado de la música de RBD a los servicios de transmisión y una reunión de concierto virtual .

El reinicio está lleno de descaradas devoluciones de llamada a su predecesor y se hace eco de varios puntos importantes de la trama. Pero también hay algunas diferencias sorprendentes, que hemos desglosado a continuación.

Hay menos episodios, muchos menos

La primera temporada, que se lanzó esta semana, tiene ocho episodios ajustados, mientras que la original registra un total de 440 episodios en tres temporadas (larga incluso para los estándares de las telenovelas). Ese ajuste es típico de Netflix, que ha aumentado su producción de series más cortas con elementos de telenovelas como ¿Quién mató a Sara?  y Dark Desire (liderado por Rebelde/RBD alum Maite Perroni).

El tiempo de ejecución más corto significa que esta versión de Rebelde llega a todo: la música (incluidas varias versiones de RBD), la sociedad secreta que atormenta a los estudiantes, las relaciones y los triángulos amorosos necesarios, mucho más rápido que su material original.

Hay una nueva Colucci en EWS, pero Mia Colucci sigue siendo la It Girl

El reinicio no está interesado en reintroducir personajes, sino que se enfoca en establecer paralelos entre los de la televenola original, atesorados por los millennials y los Gen Z-ers en la cúspide, y la nueva clase. El nuevo grupo de estudiantes de música de Netflix — Jana (Azul Guaita), Esteban (Sergio Mayer Mori), Luka (Franco Masini), Andi (Lizeth Selene ), Guillermo alias “Dixon” (Jerónimo Cantillo) y MJ (Andrea Chaparro) — están ansiosos para ser aceptado en el MEP (Programa de Excelencia Musical) y competir en la batalla de las bandas.

El apellido de Luka, Colucci, es inmediatamente reconocible para sus compañeros de estudios y fanáticos del original. El snob estudiante de primer año es sobrino de la vocalista de RBD Mia Colucci (Anahí), quien gobernó los pasillos de EWS como una It Girl increíblemente rica y elegante propensa al dramatismo. (Uno de los momentos clásicos y más dignos de meme de Mia la encontró proclamando “qué difícil es ser yo” — ¡ qué difícil es ser yo! — después de descubrir una carta enviada de forma anónima que supuso que era ántrax o una declaración de amor).

El reinicio establece rápidamente el estatus aún legendario de Mia cuando un estudiante de último año se da cuenta de que MJ lleva una pegatina de estrella en la frente (una marca registrada de la alumna de EWS) y le dice a la estudiante de primer año que debería renunciar a su “sueño de convertirse en la próxima Mia Colucci”. 

La abeja reina definitiva del reinicio (apodada una “nueva Mia” menos talentosa por un adversario) es Jana, una estrella del pop que intenta perder la etiqueta de un solo éxito que ha definido su carrera, en parte, porque fue facilitada por su famoso padre productor. Al igual que Luka, Jana tiene vínculos profundos con EWS: su madre, Pilar Gandía (Karla Cossío), asistió a Elite Way junto con Mia, pero no recuerda la escuela con cariño porque a menudo la intimidaban por ser la hija del director. (En otros personajes que regresan, la mejor amiga de Mia, Celina Ferrer, retomada en el papel por Estefanía Villarreal, ahora es directora de EWS).

La floreciente relación de Jana con Esteban ofrece otro paralelo ya que los dos tienen una atracción instantánea que se asemeja a la química que Mia compartió con Miguel Arango (Alfonso Herrera), un estudiante becado que se inscribió en EWS con la esperanza de vengar la muerte de su padre. Al igual que Miguel, Esteban tiene una beca y, sin que sus compañeros de clase lo sepan, intenta obtener información sobre su pasado del poderoso padre de un compañero de clase. (No de Jana, ¡vaya!)

Jana y Esteban, al igual que sus contrapartes, también tienen triángulos amorosos. MJ tiene sentimientos por Esteban, y Jana ingresa a EWS como la novia de Sebas (Alejandro Puente), un estudiante de último año snob. Ausente: las disputas incesantes que subrayaron las vibraciones de “lo harán-no-lo harán” entre Mia y Miguel en la primera temporada de Rebelde. ¡El reinicio simplemente no tiene ese tipo de tiempo!

También hay un paralelismo en la vida real entre las actrices detrás de Mia y Jana, como lo ilustra una foto que Guaita compartió de ella cuando era niña, vestida como Mia, posando junto a Anahí en el set de Rebelde. Manera de manifestar tus sueños, chico.

Los estudiantes son aún más multilingües

Rebelde era conocido por mezclar frases en inglés como “super lindo” en el diálogo predominantemente en español del programa, y el reinicio hace una referencia en broma a esto cuando una estudiante de último año llamada Emilia (Giovanna Grigio) explica, en un tono dudoso, que “a todos aquí les gusta más el inglés, suena más sofisticado”. Emilia, una nativa de Brasil becada, también agrega con frecuencia frases en portugués a sus comentarios cortantes. Mientras tanto, MJ es un estadounidense de primera generación y nativo de California, que habla inglés con frecuencia (a veces sin darse cuenta).

Las influencias musicales también son amplias. RBD era principalmente pop, pero tomaba prestados otros géneros como el rock, el R&B y el reggaetón, un género floreciente que recién comenzaba a emerger del underground a principios o mediados de los años 2000. El reinicio llega a la cima de la pujanza pop del reggaetón, y legítimamente incorpora mucho más del género y sus ramificaciones, incluida el trap latino. (¡Ddddixon, bebé!)

El programa es más inclusivo, hasta cierto punto

El programa tiene varios personajes LGBTQ prominentes que disfrutan de emocionantes romances como sus contrapartes heterosexuales, sin hacer de sus identidades la totalidad de sus historias. Eso encaja con el legado de RBD: en el apogeo de la fama de la banda en 2007, el miembro Christian Chávez se declaró gay después de que un sitio web de chismes publicara fotos de él casándose con un hombre en Canadá. La noticia fue particularmente controvertida en México, pero Chávez encontró apoyo entre sus compañeros de banda y sus fanáticos.

Pero la serie continúa al menos con una triste tradición de telenovelas: los personajes más prominentes son latinos blancos y mestizos, y el elenco más amplio del programa prácticamente no presenta afrolatinos. Eso no es representativo de México o América Latina, y es especialmente sordo dado todo el reggaeton y otras actualizaciones que el reinicio ha hecho en torno a la representación. Casi dos décadas después de su predecesor, es una oportunidad perdida de reflejar toda la diversidad de una cultura que continúa siendo tergiversada en la pantalla .

La Logia (la Logia) todavía existe

El reinicio hace un uso abundante de la sociedad secreta que persiguió a Miguel y otros estudiantes becados en la novela original. La Logia aparece en el primer episodio y las cosas se ponen angustiosas con bastante rapidez. Afortunadamente, la directora Celina (sin mencionar a Luka y Jana) tiene algunos conocimientos previos en ese departamento.

Traducido por Oswaldo González

Noticias relacionadas