¡No vendas tus bitcoins!

Sí. Puede que suene como una orden. Pero hoy realmente quiero hacerte un llamado a tu consciencia inversionista.

Muchos de los que hemos llegado al criptomundo lo hicimos seducido por las increíbles ganancias que una criptomoneda nos puede dar.

Sobran casos de personas que han multiplicado su inversión en un par de días o que en un año han visto crecer su dinero hasta 10 veces.

Eso es muy probable que ocurra en el criptomundo. Pero también puede pasar lo contrario: perder en cuestión de días todo tu dinero o ver angustiosamente cómo tu patrimonio se viene abajo mes a mes.

Básicamente esto pasa porque estás poniendo tu dinero en criptomonedas con una visión cortoplacista: buscan generar altas expectativas en poco tiempo y luego desaparecen o no logran sostener su propuesta de valor con los años.

Muchas criptomonedas tienen estas visiones, y a algunos, que les gusta especular con ellas (como los traders), han aprendido a sacar una buena tajada de esa volatilidad.

Sin embargo, esto no pasa con bitcoin (BTC). La criptomoneda madre tiene el proyecto más sólido en toda la corta historia del criptomundo y una visión a muy largo plazo.

Ganancias a largo plazo

La primera vez que escribí sobre Bitcoin por este medio, indiqué que su precio estaba sobre los $62 mil. Hoy (cuando escribo esta nueva nota), el mismo BTC se encuentra en menos de $44 mil.

Si fuiste de los que compró en aquel momento (motivado por los números), hoy seguramente estás cuestionando tu inversión y hasta pensando en vender tus bitcoins “para no perder más plata”.

Leer más  Juez estadounidense negó casa por cárcel a la exenfermera de Chávez

Sin embargo, quiero advertirte algo antes de que tomes tu decisión (porque finalmente tú eres quien decide sobre tu dinero en el criptomundo).

No es la primera vez que bitcoin sufre estos bajones en sus precios. De hecho, a la criptomoneda la han “matado” más de 400 veces, justo cuando su precio se viene abajo.

Incluso un sitio web se ha dedicado a monitorear “el obituario de bitcoin” durante sus años en el mercado. Puedes ver cada uno de los asesinatos aquí. 

Pero para el pesar de muchos detractores, bitcoin siempre se ha recuperado tras cada una de sus “muertes”. La criptomoneda creada por Satoshi Nakamoto ha sido el activo con mejor rendimiento en la última década. Así de simple. 

Desde 2011 hasta 2021, bitcoin ha promediado una ganancia anual para sus inversores de 230 %.

¿Por qué no deberías vender tus bitcoins?

Bitcoin ha tenido esta tendencia alcista incluso cuando en los años 2014 y 2018 cerró con números negativos. O cuando sufrió esa estrepitosa caída en 2021, al pasar de poco más de $63 mil en abril a menos de $32 mil en julio.

Como inversión, bitcoin es un proyecto muy sólido a largo plazo. El comportamiento de su precio así lo ha demostrado hasta ahora. Y aunque el pasado no es determinante para el futuro en inversiones, BTC tiene suficientes argumentos para recuperarse una y otra vez de cualquier caída.

Leer más  Lo que se sabe de Salvador Ramos, autor del tiroteo en una escuela de Texas

Ya te he dicho que BTC es el activo digital más honesto en la historia. Es descentralizado, es escaso, cada vez más difícil de conseguir y una solución muy efectiva a los problemas del dinero fiat (el dinero que usamos por decreto de un Estado).

Por eso, quienes entendemos bitcoin estimamos que su valor (nuestra percepción individual) no se corresponde todavía a su precio (acuerdo colectivo del mercado). En palabras simples, estamos convencidos de que su precio será mayor que el actual.

Y creemos que esto seguirá manifestándose al menos hasta que se cree la última unidad de bitcoin, que se estima que ocurra en el año 2140. ¿Y cuánto podría costar un BTC en ese entonces? Aquí te dejo algunas estimaciones.

Escaso y descentralizado

La escasez de bitcoin es fundamental para comprender su valor. Es la primera moneda de suministro finito. No habrá más de 21 millones de BTC. Así está definido en su código, y eso es inalterable.

Pero como si esto fuera poco, el mismo código de bitcoin establece que aproximadamente cada cuatro años ocurrirá una reducción a la mitad en la emisión de nuevos bitcoins.

Este proceso, que se conoce como halving, es el causante de que bitcoin, no solo ya sea escaso, sino que cada vez se produzca más lentamente. Es decir, será más difícil acceder a nuevos bitcoins.

De ambos fenómenos (escasez y halving) están conscientes los grandes inversionistas de bitcoin y otras criptomonedas: Las populares “ballenas”

Leer más  Hallaron el cuerpo de Everliz Valentina Vega, la venezolana que había desaparecido en una playa de Florida

Las ballenas tienen el capital suficiente para concentrar cientos de miles de BTC en su wallet. Por eso, esperan que personas inexpertas y desinformadas vendan en momentos cuando el precio está bajo para ellos comprar nuevas unidades en “oferta” y acumular aun más bitcoins.

Finalmente el precio de este activo depende de la oferta y la demanda: cuando más personas quieren comprar, el precio sube, y cuando son más los que quieren vender, el precio baja.

No vender tus bitcoins bajo ninguna circunstancia no es solo una acto de convicción frente a un activo muy valioso, sino que se ha convertido en una forma de custodiar su descentralización.

Recuerda que la descentralización en bitcoin no solo se da en la custodia de su información (miles de computadores guardando la misma copia del libro contable), sino en la tenencia de la moneda: muchas personas teniendo una porción modesta de la criptomoneda para evitar que grandes inversionistas puedan mover el precio a su antojo. 

Si vendes tus bitcoins cuando el mercado baja, otros inversionistas más astutos aprovecharán tu poca convicción y miedo para incrementar su capital con la tenencia de más unidades del llamado nuevo oro digital.

¿Y tú qué harás? ¿Venderás tus bitcoins o aprovecharás de comprar más ahora? 

¿Quieres aprender más sobre el criptomundo? Te invito a ver todos mis contenidos, cursos y clases en mi cuenta de Instagram @ellobofelix o en mi sitio web www.ellobofelix.com

Artículos relacionados del autor