• Los corales, ubicados a 30 metros de profundidad, tienen formas similares a las rosas. Foto: Unesco

Una misión científica de apoyo de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) descubrió uno de los mayores arrecifes de coral del mundo en la costa de Tahití. Los buzos se encontraron con grandes corales que tienen formas similares a las rosas y se extienden a lo largo de tres kilómetros, a una profundidad de 30 metros. 

«Fue mágico presenciar los gigantescos y hermosos corales rosa que se extendían hasta donde la vista alcanza. Es como una obra de arte», expresó en un video de la Unesco Alexis Rosenfeld, fotógrafo francés y fundador de la campaña 1 Ocean que dirigió la misión de buceo. 

Los primeros indicios sugieren que la profundidad a la que se encuentra lo ha protegido del blanqueamiento que está causando el calentamiento global. Esta profundidad también es lo que caracteriza el hallazgo como extraordinario, ya que la mayoría de arrecifes de coral que se han registrado en el mundo solo descienden hasta 20 metros.

Foto: Unesco

Profundidades desconocidas 

La Unesco señaló en su portal web que el descubrimiento sugiere que existen muchos más arrecifes de gran tamaño, a profundidades mucho mayores de los 30 metros, un área que se conoce como “zona crepuscular” del océano. Un lugar, admitió el organismo, desconocido para ellos. 

La directora general de la Unesco, Audrey Azoulay, señaló que solo 20% del fondo marino del planeta está cartografiado.

Conocemos mejor la superficie de la luna que las profundidades del océano. Este notable descubrimiento en las costas de Tahití demuestra el extraordinario trabajo de los científicos que, con el respaldo de la Unesco, amplían nuestros conocimientos sobre lo que se esconde en el fondo marino”, destacó Azoulay.

La expedición responsable de esta exploración marina forma parte de la iniciativa de cartografía oceánica de la Unesco. Encontrar arrecifes de coral de este tamaño es significativo porque son una fuente vital de alimento para otros organismos; como tal, pueden ayudar a la investigación en torno a la biodiversidad.

Foto: Unesco

El arrecife está en perfectas condiciones

Los científicos apuntaron que el descubrimiento del arrecife es una buena noticia, pues sirve para creer que los que están a mayor profundidad pueden estar mejor protegidos del calentamiento global. 

«La Polinesia Francesa sufrió un importante blanqueamiento de los arrecifes coralinos en 2019; pero este no parece haberse visto afectado de forma significativa», indicó la doctora Laetitia Hedouin, del Centro Nacional de Investigación Científica de Francia y del organismo de investigación medioambiental Criobe, que estaba presente en la misión. 

Hasta el momento, muy pocos especialistas habían podido localizar, investigar y estudiar arrecifes de coral a más de 30 metros de profundidad. Sin embargo, los avances tecnológicos han permitido realizar sumergimientos de mayor duración a estas profundidades. 

En total, el equipo realizó inmersiones de unas 200 horas para estudiar el arrecife, y pudo presenciar el desove del coral. En los próximos meses el grupo de expertos tiene previsto más descensos para seguir investigando el arrecife.

Noticias relacionadas