• Desde mayo de 2020 hasta diciembre de 2021 el Ejecutivo británico asistió a numerosas reuniones sociales que de acuerdo con imágenes filtradas, estuvieron plagadas de licor y no se cumplieron las restricciones ni medidas de bioseguridad decretadas por la pandemia. Foto: EFE

El primer ministro británico, Boris Johnson, está actualmente bajo la lupa mediática debido al escándalo de las numerosas fiestas que celebró durante el confinamiento para contener la pandemia por covid-19 que se estableció en Reino Unido entre 2020 y 2021. Mientras que la mayoría de los ciudadanos británicos debían estar aislados en sus hogares, miembros del gobierno y el personal de Downing Street, se reunían con alcohol y queso, según reseñó la prensa de esa nación. 

El escándalo ha generado indignación en la población británica, incluso los líderes de los partidos de oposición como el Laborista y el Liberal Demócrata pidieron la renuncia de Johnson. Al igual que varios parlamentarios, hasta del propio partido de gobierno, solicitaron la salida del primer ministro. 

Algunos medios de Reino Unido señalan que el responsable de las filtraciones sobre las fiestas es Dominic Cumming, quien era asesor de Boris Johnson y uno de los “cerebros” de la campaña del Brexit, quien se vio obligado a abandonar Downing Street en noviembre de 2020 debido a un enfrentamiento con la esposa del primer ministro.

Las claves para entender la polémica del partygate que involucra a Boris Johnson
Foto: EFE

Para entender mejor de qué trata el partygate, el equipo de El Diario reunió varias ideas para tratar de explicar un poco la situación de las más de 10 fiestas que se llevaron a cabo desde mayo de 2020 hasta diciembre de 2021.

Las primeras imágenes filtradas y las fiestas 

Cada día que pasa la situación escala en reveladores detalles, pero al parecer el punto de partida está en que a mediados de 2021 el diario The Sun reveló una fotografía y un video del que era el secretario de Salud británico, Matt Hancock besando a Gina Coladangelo, asesora de la misma cartera de gobierno. La imagen tenía fecha de mayo del mismo año, cuando aún seguían vigentes las restricciones contra el covid-19 .

Leer más  BID confirmó la destitución de su presidente Claver-Carone: ¿quién será el nuevo encargado del organismo?

La publicación de la foto y el video causó la renuncia del ministro de Salud y la filtración de nuevas fotos en las que aparecen funcionarios de Downing Street en otras reuniones y fiestas. Aunque las imágenes aparecieron sin orden en específico, el medio BBC Mundo aseguró que una de las reuniones se llevó a cabo incluso en mayo de 2020. En una de ellas se ve al primer ministro en el jardín de la residencia oficial tomando vino junto a otros funcionarios. 

En diciembre de ese mismo año también hubo varias fiestas, de acuerdo con las imágenes, en donde varios funcionarios compartieron entre ellos comida y bebida. Justo cuando Reino Unido atravesaba una situación en la que registraba más de 400 muertes diarias por coronavirus.

La negación de Boris Johnson

Las claves para entender la polémica del partygate que involucra a Boris Johnson
Foto: EFE

En una de las fotos filtradas, con fecha del 15 de diciembre de 2020, se ve al primer ministro resolviendo un acertijo tradicional de las celebraciones británicas de fin de año junto a otras personas en una misma habitación y sentadas todas en la misma mesa.

Tras la difusión de las primeras informaciones, Johnson negó inicialmente que se hubieran realizado dichos encuentros, poco después dijo que no había participado en ellos. Luego, admitió que estuvo presente en los actos cuando entregó personalmente disculpas en el Parlamento el 12 de enero de este año.

Quiero pedir disculpas. Sé de los extraordinarios sacrificios que millones de personas han hecho en los últimos 18 meses. Soy consciente de la rabia que sienten hacia mí y hacia mi gobierno cuando piensan que las reglas no se cumplieron en Downing Street”, expresó Johnson en ese momento.

Pero además, a las imágenes se sumaron los detalles entregados a distintos medios británicos sobre reuniones con consumo de alcohol; incluso en la noche previa a la ceremonia fúnebre del príncipe Felipe, el 9 de abril de 2021. De ahí el mensaje de disculpas enviado directamente al Palacio de Buckingham el viernes 14 de enero. 

Leer más  Economistas piden al régimen que aclare cómo trabajarán las aduanas tras la reapertura de la frontera

La reacción de ciudadanos y políticos 

El líder de la oposición, Keir Starmer, exigió enfáticamente la renuncia de Boris Johnson ante la ola de datos que se revelaron de las fiestas en Downing Street. El político sentenció que todo ha sido una muestra del “modo gravísimo” en que Johnson “ha degradado la oficina del primer ministro”.

“Se acabó la fiesta, primer ministro. La única duda que queda por resolver es si serán los británicos quienes lo echen o su propio partido, o si usted, como la última cosa decente que puede hacer, va a renunciar”, añadió. 

Por su parte, el periodista Chris Bishop, publicó una columna en el diario Eastern Daily News, en la que aseguró que tuvo que despedirse desde lejos de sus padres que fallecieron por covid-19 justo dos semanas antes de que Johnson acudiera a las fiestas. 

“Lo que más me molesta de todo esto es que, mientras casi todos los demás hacían sacrificios a diario, aquellos cercanos a las altas esferas del gobierno actuaban como si las pautas no aplicaran para ellos”, señaló Bishop.

Asimismo, una ciudadana de 35 años de edad le comentó a BBC Mundo que: “Es repugnante, después de todo. Nos dicen que no podemos hacer esto o que no podemos hacer aquello. Que no podemos llevar a nuestros hijos y luego ellos pueden tener reuniones sociales con quien quieren, cuando quieren”.

Las claves para entender la polémica del partygate que involucra a Boris Johnson
Imagen referencial de Getty Images

Se abrió una investigación 

Sue Gray, secretaria permanente del gabinete de gobierno, fue la persona elegida para llevar a cabo la investigación que se ordenó con el fin de conocer más detalles de las fiestas y establecer si alguna de las reuniones infringió de alguna manera la ley.

Leer más  Vuelos Venezuela - Colombia: autoridades de ambos países esperan por permisos para reactivar la ruta
Las claves para entender la polémica del partygate que involucra a Boris Johnson

De acuerdo con The Sun, Gray, que ahora es una de las figuras más reconocidas del gobierno, investigó previamente al alto ministro del Ejecutivo, Damian Green en 2017, provocando la renuncia del funcionario luego de que ella descubriera que había violado el código ministerial. 

La investigación sobre el partygate es interna y Gray cuenta con el apoyo de abogados del departamento legal del gobierno. Además se pidió a los ministros, asesores especiales y funcionarios públicos que cooperen con el proceso.

De acuerdo con medios británicos, Gray podría publicar un reporte preliminar de 25 páginas la última semana de enero.

Para la editora política de la BBC, Laura Kuenssberg: “algunos de los aliados de Johnson sugieren que el informe de Sue Gray podría terminar convirtiéndose en un lastre (para Johnson) tras sus explicaciones públicas el pasado miércoles (12 de enero). Aunque no signifique su salida inmediata; lo cierto es que pone sobre la mesa algo que antes era impensable: que el periodo de Boris Johnson en el poder podría acabar pronto”. 

Lo cierto es que solo queda esperar los resultados de la investigación para saber si efectivamente la posibilidad de que Johnson deje el cargo se hará realidad. De acuerdo con la última media de encuestas electorales, el Partido Laborista (opositor) subió su popularidad hasta el 41,5 % consiguiendo su mayor ventaja desde hace nueve años. 

Con un resultado así sería probable una mayoría absoluta laborista. Los conservadores siguen a la baja, su popularidad se ubica en 31 %, según los medios británicos atribuyen estas cifras al escándalo del partygate.

Noticias relacionadas