• El índice global de democracia realizado por la revista inglesa arrojó un debilitamiento general en los sistemas democráticos del mundo durante la pandemia, siendo Latinoamérica la región más afectada. Allí, Cuba, Nicaragua y Venezuela fueron los países con peor puntaje de la lista

Durante el año 2021, el mundo entero experimentó una caída en los niveles de estabilidad de sus sistemas democráticos. Esto de acuerdo al más reciente reporte del Índice de Democracia Global, publicado por la unidad de inteligencia de la revista inglesa The Economist (EIU). De los 167 países evaluados, América Latina resultó ser la región con el mayor retroceso político, donde Venezuela obtuvo la puntuación más baja. Seguido figuran sus dos mayores aliados locales: Cuba y Nicaragua.

La EIU utilizó para su estudio una escala de 0 a 10, siendo lo más bajo para regímenes autoritarios y lo más alto para democracias plenas. Allí se emplearon cinco criterios de evaluación: el pluralismo en elecciones, el funcionamiento del gobierno, la participación política, la cultura democrática y las libertades civiles.

Bajo este sistema, Venezuela obtuvo apenas 2,11 puntos de 10, lo que sitúa al país en el puesto 151 mundial. Su puntaje es incluso más bajo que el de Cuba (2,59) y Nicaragua (2,69), lo que haría al régimen de Nicolás Maduro el más autoritario del continente, de acuerdo con The Economist.

América en problemas

Estudio de The Economist: Venezuela se posiciona como el régimen más autoritario de América Latina
Foto: EFE/Referencial

Al ver el mapa desarrollado por la EIU, América Latina no está tan mal en comparación a regiones como África y Asia, donde predominan los regímenes autoritarios. Sin embargo, lleva ya seis años consecutivos de decrecimiento en sus índices democráticos. No obstante, en 2021 registró la caída más acelerada desde la creación del índice en 2006, con una reducción de 0,56 puntos en la media regional. “El débil compromiso de la región con la democracia ha permitido que prosperen los populismos antiliberales. Tener un calendario electoral ocupado no siempre hizo avanzar la causa de la democracia”, señala el reporte.

Leer más  #TeExplicamosElDía | Martes 5 de julio

Ejemplo de esto se ve en Chile, antes considerado uno de los países más estables y democráticos de la región. En esta edición fue degradado a “democracia frágil”, con 7,92 puntos, debido a la crisis política tras el estallido social y la polarización en torno a sus elecciones de noviembre de 2021. Cita las tensiones luego de que Keiko Fujimori desconociera los resultados que declaraban ganador a Pedro Castillo en las presidenciales de Perú; también el asesinato del presidente de Haití, Jovenel Moise, y la inestabilidad política posterior. 

En la evaluación, el país con mejor puntuación fue Uruguay, con 8,85 puntos, siendo el Estado con mayor democracia de Latinoamérica y el número 13 del mundo. Le sigue Costa Rica, con 8,07. Dentro del rango de las democracias frágiles, destacan Trinidad y Tobago (7,16), Jamaica (7,13) y Brasil (6,86). Si se incluye a todo el continente americano, el país más democrático es Canadá, que ocupa el puesto 12 mundial con 8,87 puntos.

Por otro lado, existen varios países que fueron clasificados como “sistemas híbridos”, al tener una puntuación menor de 6. Entre estos están: Paraguay (5,86), El Salvador (5,72), Ecuador (5,71) y México (5,57). Otros como Bolivia (4,65) y Guatemala (4,62) casi rozan en el autoritarismo, mientras Haití (3,48) sí entra en esta categoría, aunque todavía lejos de Cuba, Nicaragua y Venezuela.

Leer más  Siete datos curiosos de la Declaración de Independencia de Venezuela

Fenómeno mundial

Foto: EFE

De acuerdo con la EIU, más de un tercio de la población mundial vive bajo sistemas autoritarios, y solo un 6,4 % goza de democracias plenas. Un porcentaje que en los últimos dos años se ha visto comprometido debido a las medidas tomadas por algunos países durante la pandemia de covid-19.

El reporte advierte que la puntuación promedio global bajó de 5,37 a 5,28, lo que representa la disminución más significativa desde la crisis económica de 2010. “Por segundo año consecutivo, la pandemia fue la mayor fuente de presión sobre la libertad democrática en todo el mundo. A través de bloqueos y restricciones de viaje, las libertades civiles se suspendieron nuevamente tanto en las democracias desarrolladas como en los regímenes autoritarios”, señala.

El país mejor valorado de la investigación fue Noruega, que ocupó el primer lugar con 9,75 puntos. En general, otras naciones nórdicas como Finlandia y Suecia también obtuvieron un resultado sobresaliente, ocupando el tercer y cuarto lugar respectivamente. Nueva Zelanda, que en 2021 fue considerado como uno de los mejores países para vivir por The Economist, se lleva el segundo puesto. Esto en gran parte por su manejo exitoso de la pandemia.

En el fondo de la tabla está Afganistán, que desde el retorno al poder del régimen talibán cayó al último puesto, con apenas 0,32 puntos. Le siguen Myanmar, Corea del Norte y Congo. 

Leer más  #TeExplicamosElDía | Miércoles 6 de julio 

Factor de preocupación

Estudio de The Economist: Venezuela se posiciona como el régimen más autoritario de América Latina
Foto: Cortesía

La crisis política e institucional de los últimos días de la presidencia de Donald Trump parecen poco a poco quedar en el pasado, pues Estados Unidos subió 0,07 puntos durante el primer año de Joe Biden en la Casa Blanca. Aun así, con 7,85, ocupa el puesto 26 de la lista, por debajo de Chile. 

La Unión Europea no parece estar en una situación mejor. Aunque su media es mayor a 7, solo cinco países superaron este valor: Dinamarca (9.09), Países Bajos (8,88), Alemania (8,67), Reino Unido (8,10) y Austria (8,07). Un fuerte contraste respecto a Ucrania, que actualmente mantiene un régimen híbrido, en gran parte por las tensiones militares que sostiene con Rusia, país con puntuación de 3,24 en la lista de los autoritarismos. En Asia, solo Japón y Corea del Sur poseen democracias sólidas, mientras China crece económicamente, pero no en garantías, con solo 2,21 puntos.

The Economist advierte que el panorama para 2022 no es alentador. Países como Canadá actualmente atraviesan dificultades como la huelga de camioneros y las protestas antivacunas, mientras China sigue consolidándose como una potencia mundial. Sobre este último punto, la revista cree que en una década podría superar a Estados Unidos como la primera economía global. Un escenario que, dado su desempeño actual, puede poner en jaque a las democracias occidentales en el futuro.

Noticias relacionadas