• Mientras miles de ucranianos huyen hacia otros países buscando refugio de la guerra por la invasión rusa, organismos internacionales y por los derechos humanos han denunciado un trato desigual hacia las personas de distintos orígenes | Foto principal: referencial / Getty Images.

De acuerdo a la Oficina de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur), luego de una semana de la invasión rusa a Ucrania, hay al menos un millón de desplazados hacia otros países como Polonia, Rumanía, Eslovaquia, Hungría, Moldavia y Bielorrusia. En medio del proceso de evacuación de civiles, surgieron denuncias sobre casos de racismo y discriminación.

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) denunció el jueves 3 de marzo episodios de racismo hacia personas de origen africano y asiático residentes de Ucrania. Instó también a los países de la zona a promover medidas para protegerlos de ataques xenofóbicos. “Es vital que garanticen que todas las personas, sin importar su etnia, religión o cultura, reciban el mismo trato y protección”, indicó el portavoz Stéphane Dujarric.

470.000 personas, la cantidad de ciudadanos extranjeros que la Organización Internacional de Migraciones (OIM) está tratando de atender por el conflicto bélico en Ucrania.

António Guterres, secretario general del organismo, se mostró “conmocionado por los casos de racismo, acoso y discriminación” de las personas de distintos orígenes que tratan de salir de territorio ucraniano. Además, el director general de la Organización Internacional de Migraciones (OIM), António Vitorino, expresó que: “está alarmado por los informes creíbles y verificados de discriminación, violencia y xenofobia contra ciudadanos de terceros países que intentan huir de Ucrania”.

Foto: Getty Images.

Durante los últimos días, la ONU y las organizaciones dedicadas a la atención a migrantes han registrado las denuncias de ciudadanos africanos por ser discriminados al tratar de abandonar Ucrania. Hombres, mujeres y niños de distintas nacionalidades enfrentan problemas graves al tratar de “dejar zonas del país afectadas por el conflicto, cruzar las fronteras a países vecinos y buscar asistencia vital”.

Las denuncias de racismo y las trabas en las fronteras de Ucrania

Domingos y Mário, dos estudiantes de medicina portugueses, estuvieron retenidos en la frontera de Ucrania con Polonia durante varios días, según reporta Euro news. La denuncia de sus familiares en televisión colaboró a que la diplomacia portuguesa ayudara a que los jóvenes pudieran entrar a territorio polaco.

Foto: Getty Images.

Otros estudiantes del Congo e India denunciaron situaciones similares en la ciudad ucraniana de Lviv, a 70 kilómetros de Polonia. “Los militares y agentes de seguridad que están allí te dicen: ‘Te quedarás aquí, tú que huyes de la guerra. Te quedarás aquí y lucharás con nosotros. No se van a ir, sobre todo los negros’”, dijo Jacques Kabea, un joven estudiante congoleño, reseña Euro news.

Osarumen, su familia y otros migrantes fueron desalojados de un autobús que cruzó la frontera por órdenes del conductor y de los militares, quienes les dijeron que “no se aceptaban negros”. En el bus también iban otros migrantes, que igualmente fueron expulsados.

En todos mis años como activista, nunca había visto algo así. Cuando miro a los ojos de quienes nos rechazan, veo un racismo lleno de ira; quieren salvarse a sí mismos y están perdiendo su humanidad en el proceso”, señaló a el diario The Independent Osurumen, un nigeriano que vive en Kyev desde 2009.
Foto: Getty Images.

BBC pudo recolectar también otros testimonios de estudiantes de origen somalí y nigeriano que viven en Kiev. “Le estaba suplicando. El funcionario me miró a los ojos y me dijo ‘solo ucranianos. Eso es todo. Me dijeron que siendo negra debía caminar”, contó Jessica, una estudiante nigeriana.

Un problema arraigado en la sociedad europea

Dymytro Kuleba, ministro de Exteriores de Ucrania, reconoció públicamente el trato desigual entre nativos ucranianos blancos y extranjeros de otras nacionalidades que huyen de la guerra en el país. A través de su cuenta en Twitter, señaló el 1° de marzo que “todos deben tener las mismas oportunidades” y que “no escatima esfuerzos en resolver el problema”.

Foto: Getty Images.

Mientras los extranjeros de distintos orígenes esperan que su situación mejore para que puedan huir a países como Polonia, pasan horas de frío, hambre y no se les deja abordar trenes o buses. “No hay forma de evitar preguntas sobre racismo profundamente arraigado en las políticas migratorias europeas cuando vemos cuán diferentes son las restricciones de los gobiernos nacionales y las élites de la UE ante las personas que intentan llegar a Europa”, indicó la investigadora sobre migración, Lena Karamanidou, reporta France 24.

Como respuesta ante los casos de racismo, discriminación y xenofobia, la Unión Africana, así como países como Suráfrica y Nigeria se pronunciaron y pidieron a los países que respeten el derecho internacional y apoyen a los que huyen de la guerra, sin distinciones. Las complicaciones para los no nativos en Ucrania ha mantenido a una parte de las personas estancadas en el país, sin poder salir, a pesar de querer, por las limitaciones raciales.

Las denuncias no solo se extienden a los gobiernos, también a los periodistas y militares. La alta comisionada para los Derechos Humanos de la ONU, Michelle Bachelet, instó a los países que acogen a los desplazados por el conflicto bélico en Ucrania durante el Consejo de Derechos Humanos de este jueves, que la bienvenida que se les da a los ucranianos se debe extender a todos los que huyen de la guerra, “independientemente de su nacionalidad, etnia o estatus migratorio”.

Noticias relacionadas